Abanca vende a CarVal Investors parte de sus hipotecas tocadas por la crisis
  1. Empresas
PROYECTO EUME

Abanca vende a CarVal Investors parte de sus hipotecas tocadas por la crisis

La entidad gallega coloca una cartera de 250 millones en hipotecas problemáticas al fondo norteamericano, uno de los que más activos estuvieron en España antes del covid

placeholder Foto: El Ceo de Abanca, Francisco Botas (i), el presidente Juan Carlos Escotet (en la pantalla) y el director financiero, Alberto de Francisco. (EFE)
El Ceo de Abanca, Francisco Botas (i), el presidente Juan Carlos Escotet (en la pantalla) y el director financiero, Alberto de Francisco. (EFE)

Abanca ha tenido unas Navidades ajetreadas. La entidad presidida por Juan Carlos Escotet ha protagonizado la última operación bancaria de 2020 y la primera de 2021. A la primera emisión de bonos subordinados (AT1) de este ejercicio, anunciada la semana pasada, se suma un acuerdo al que llegó 'in extremis' en 2020: la venta de una cartera de 250 millones en hipotecas refinanciadas al fondo norteamericano CarVal Investors, según fuentes financieras consultadas por este medio. Ni Abanca ni CarVal hicieron comentarios.

Esta operación es una de las que se negociaron en los últimos días de 2020 con el objetivo de que compute en las cuentas de ese año, que se presentarán en las próximas semanas.

Abanca puso a la venta esta cartera a mediados del año pasado, en un proceso competitivo conocido como Proyecto Eume. Las fuentes consultadas señalan que hubo momentos en que pareció que la operación no iba a llegar a buen puerto, por todas las incertidumbres que ha habido sobre el mercado hipotecario durante 2020: pandemia, perspectivas inmobiliarias, regulación, sentencias judiciales y okupas.

Foto: De izda. a dcha., Víctor Iglesias (Ibercaja Banco), Gregorio Villalabeitia (Kutxabank), Manuel Menéndez (Liberbank), Juan Carlos Escotet (Abanca) y Manuel Azuaga (Unicaja Banco). (EC)

Los créditos incluidos en el Proyecto Eume están al corriente de pago, aunque con algún retraso durante los últimos 12 meses. Este tipo de préstamos refinanciados se incluye habitualmente dentro del 'Stage 2' que fija el Banco Central Europeo (BCE), para riesgo normal bajo vigilancia especial, que exige adelantar pérdidas a las entidades. Este factor, unido al posible deterioro de estas hipotecas por la crisis del covid-19, llevó a Abanca a acelerar su venta el año pasado.

La entidad gallega contaba en junio con créditos inmobiliarios —con algún tipo de colateral ligado al ladrillo— por valor de 18.850 millones, de los que 461 millones estaban en vigilancia especial y 625 millones, en dudoso. La morosidad de Abanca está en el 2,6%, una de las más bajas de España, con cifras más altas en pymes y autónomos —5%— y consumo —4%—.

Año sacrificado

El grupo controlado por Escotet ganó 143,4 millones hasta septiembre, un 62% menos que el año anterior, debido a las mayores provisiones derivadas del covid-19. Como otras entidades, Abanca ha intentado adelantar pérdidas a las cuentas de 2020 y sanear su cartera de créditos para llegar más limpia a 2021.

La venta de los 250 millones supone además el regreso de uno de los fondos más activos de los últimos años. CarVal protagonizó grandes operaciones en 2019, como la compra de créditos de Sabadell, Blackstone y BBVA, valorados en su conjunto en más de 5.000 millones de euros. Este fondo norteamericano tiene un perfil financiero, por lo que suele acudir a este tipo de operaciones de la mano de un especialista en el sector, que es el que se encarga de gestionar la cartera y recuperar los créditos.

placeholder El presidente de Abanca, Juan Carlos Escotet. (EFE)
El presidente de Abanca, Juan Carlos Escotet. (EFE)

Junto al Proyecto Eume, se cerraron otras operaciones en el último tramo de 2020, como dos carteras de Sabadell que se adjudicaron Lone Star y KKR; una de CaixaBank, que compró Tilden Park, y una de Chenavari, con antiguos créditos de Bankia, que se quedaron Metric y Albatris.

Aun así, el año se ha cerrado con un frenazo considerable frente a años anteriores. Los bancos españoles desaguaron 10.000 millones en activos problemáticos en 2020, frente a los 21.000 millones del año anterior, según un informe de PwC. Las perspectivas apuntan a un 2021 parecido a 2020 y un 2022 considerablemente mejor.

Bancos españoles Noticias de Abanca Juan Carlos Escotet
El redactor recomienda