El futuro de la salud pasa por la tecnología

"La IA ayuda a los médicos a mejorar los diagnósticos"

Entrevista con Kees Wesdorp, responsable global de negocio de la división de Diagnóstico de Precisión de Philips, donde integra tecnologías en la imagen médica para diagnósticos más precisos y rápidos

Foto: Kees Wesdorp, responsable global de negocio de la división de Diagnóstico de Precisión de Philips.
Kees Wesdorp, responsable global de negocio de la división de Diagnóstico de Precisión de Philips.

La tecnología es una herramienta fundamental para el avance de la medicina. Contar con mejores y más avanzadas máquinas es solo uno de los aspectos que explican hasta qué punto se pueden mejorar procesos y diagnósticos en el ámbito médico. El uso de nuevas alternativas como la inteligencia artificial o el trabajo en remoto deberían ayudar a combatir dos de los grandes males a los que se enfrentan los sistemas de salud de medio planeta: la falta de medios y de personal que provoca largas listas de espera y retrasos en las consultas.

Kees Wesdorp es el responsable global de la división de Diagnóstico de Precisión de Philips, un departamento donde se integran los equipos de imagen médica, seguimiento, trabajo en laboratorio, genómica o análisis de datos con un fin: proporcionar una visión de futuro clara y precisa con un tratamiento predecible para cada paciente. Un departamento que trabaja en emplear tecnologías que podrían parecer futuristas para aplicarlas ya mismo en hospitales y centros de salud de todo el planeta.

El Confidencial se ha puesto en contacto con Wesdorp para conocer algunas de las últimas novedades de la compañía en el sector médico. Una de ellas, bautizada como Radiology Operations Command Center, pone en contacto a radiólogos y técnicos expertos con centros remotos que no tienen recursos tan especializados para optimizar el diagnóstico de un paciente. Otra, llamada Radiology Workflow Suite, engloba una serie de herramientas pensadas para acompañar al paciente en todo el proceso que va desde que se le cita para hacerse una radiografía, por ejemplo, hasta el seguimiento que se da pasado el tratamiento inicial.

PREGUNTA. Philips es una compañía conocida en todo el mundo por ser pionera en la adopción del CD, por su trabajo en iluminación o en imagen. ¿Qué ha llevado a la compañía a enfocarse en el sector de la salud?

RESPUESTA. Han pasado dos cosas. La primera: hace tiempo que trabajamos en esta área. Décadas. Ya estábamos ahí con la invención de las radiografías y nos dimos cuenta de que una de nuestras fortalezas era la imagen médica así como el 'software'. La segunda, como dice nuestro CEO, Frans van Houten, es que una compañía tiene que renovarse. Debe ver dónde puede tener un mayor impacto para sus clientes y, quizá, despedirse de ramas de su negocio que están mejor cubiertas por otros actores. Es una cuestión de estar más centrados en menos áreas pero con un mayor impacto.

Wesdorp aboga por emplear nuevos modelos de negocio en el sector de la imagen médica.
Wesdorp aboga por emplear nuevos modelos de negocio en el sector de la imagen médica.

P. Usted dirige el área de diagnóstico de precisión. ¿Nos podría explicar con más detalle a qué se dedica esa división?

R. ¿Qué pasaría si, cada vez que visitas un hospital, recibieras un diagnóstico preciso y correcto? Eso no sucede siempre porque hay un grado asumido de ineficiencia. Queremos transformar los momentos relevantes de una historia médica, como una visita porque tienes una molestia en el pulmón, en una ruta con resultados predecibles para cada paciente.

Hemos reducido esta idea a cuatro puntos muy concretos. El primero, ofrecer mejores equipos de diagnóstico por imagen con mayor capacidad de detectar enfermedades, pero que también sean más sencillos, más baratos y más sostenibles. En segundo lugar hemos optimizado los flujos de trabajo para poder diagnosticar de forma más rápida y reducir la lista de espera. El tercer aspecto es la integración de los diagnósticos para tener una visión 360º del paciente con información de diferentes fuentes (diagnóstico por imagen, genética, resultados de laboratorio, constantes vitales) que facilite la correcta toma de decisiones. Por último, en función de todos los datos disponibles acumulados podremos ayudar al médico a elegir el tratamiento idóneo prediciendo el resultado clínico de cada alternativa para cada paciente de una forma personalizada.

P. ¿Contamos ya con esa tecnología?

R. Algunas de las soluciones indicadas se están empezando a utilizar ya en distintos centros. La expectativa es que la adopción de este tipo de soluciones utilizando inteligencia artificial y modelos predictivos se expanda de forma rápida por todo el mundo. Nuestra misión es ayudar y mejorar la vida de las personas, así que nuestras soluciones deberían mejorar la calidad y el acceso a la salud.

P. Pero por lo que explica puede parecer que se va hacia un modelo de salud a dos velocidades, en el que aquellas personas con más medios podrán acceder a estos tratamientos punteros.

R. Creemos que estas herramientas deberían ser para todos. Es cierto que un escáner que cuesta 800.000 euros no se lo puede permitir cualquier sistema de salud. Por este motivo también trabajamos para que muchas de las nuevas soluciones de software sean compatibles con equipos ya instalados: la idea es poder actualizar esos equipos para mejorar el rendimiento.

El Hospital Virgen del Rocío de Sevilla cuenta con algunas de las tecnologías de Philips para acelerar los diagnósticos de pacientes.
El Hospital Virgen del Rocío de Sevilla cuenta con algunas de las tecnologías de Philips para acelerar los diagnósticos de pacientes.

Incluso si tienes los medios, puedes encontrarte con otros problemas. Pongamos que instalas un escáner en una zona rural. ¿Cómo puedes formar al personal? Con una herramienta como la nuestra se puede ayudar a profesionales con poca experiencia o sin conocimientos previos, especialmente cuando sabemos que hay problemas de falta de profesionales.

P. Uno de los retos con los que se encuentran los centros médicos es la obsolescencia de las máquinas. Hablamos de trabajar en mejores diagnósticos, pero, en muchas ocasiones, eso no es posible si no se cuenta con tecnología de última generación. ¿Cómo se puede combatir ese problema?

R. Tenemos que ofrecer modelos de negocio más avanzados para reemplazar los sistemas de manera eficiente. Que sea rentable cambiar una máquina antigua para ofrecer una recién estrenada o reacondicionada. También podemos ofrecer las máquinas como un 'renting' o 'leasing', para asegurar que esas máquinas estarán siempre actualizadas.

P. Por sus palabras, parece que Philips también se plantea operar como una firma que ofrece soluciones de servicios.

R. Esta es una industria que avanza muy despacio. Pero ya no es sostenible comprar un escáner. Lo ideal es contar con un marco que permita cambiar piezas concretas, como si fuera el motor de un coche, y actualizarlo vía software. Ese es el futuro. Es mucho más eficiente en términos económicos y ambientales.

"Es un acelerador [la tecnología], un medio para resolver más diagnósticos, más complejos, y para ayudar a una mano de obra cada vez más saturada"

P. Hablemos de inteligencia artificial, que es uno de los puntos fuertes de su catálogo. ¿Hasta qué punto estamos dejando ya nuestra salud en manos de los ordenadores?

R. La inteligencia artificial no va a acabar con el papel de los profesionales médicos, pero les va a ayudar. Mucho. Es una oportunidad fantástica para atajar los problemas de fatiga que tienen hasta el 45% de profesionales de la radiología, que deben trabajar revisando miles de imágenes cada día. Es un acelerador, un medio para resolver más diagnósticos, más complejos y para ayudar a una mano de obra cada vez más saturada.

P. ¿El factor humano todavía va a jugar un papel importante en la sanidad?

R. En todos los pasos de nuestro sistema es necesaria la intervención humana: desde preparar las imágenes hasta realizarlas, interpretarlas, reportar los resultados, compartir la toma de decisiones u ofrecer un tratamiento. La IA te avisa de tu cita, pero cuando llegas al hospital hay una persona que te atiende y los escáneres todavía los manejan personas. Aunque las imágenes cada vez sean más inteligentes, será necesario que las examine siempre un radiólogo, que cada vez se asemejará más a un analista de datos.

P. La pandemia ha tenido un impacto severo en cómo nos relacionamos con la sanidad. El aumento de las visitas por videoconferencia ha sido un ejemplo. ¿Cree que todavía estamos lejos del día en que la tecnología permita aliviar la presión hospitalaria para mitigar los efectos de situaciones como la actual?

R. Esta pandemia está siendo terrible, tanto por su impacto personal como por el laboral. Si hay algún efecto positivo es el empujón que ha dado a la transformación digital. Nos hemos dado cuenta de que trabajar en remoto es posible y algunas herramientas, como las que tenemos, permiten lograr entornos seguros en los hospitales con el mínimo contacto humano.

Uno de los proyectos en los que trabaja Philips aboga por ofrecer control remoto en los escáneres para facilitar que siempre sean utilizados adecuadamente.
Uno de los proyectos en los que trabaja Philips aboga por ofrecer control remoto en los escáneres para facilitar que siempre sean utilizados adecuadamente.

Pero podemos hacer mucho más. He leído en la prensa local que en Holanda se han rebajado las enfermedades diagnosticadas en un 40%. O nos hemos vuelto muy sanos o es que no vamos al médico. Obviamente, es lo segundo. Y es un problema. Tardar un año en detectar un cáncer o un problema de corazón reduce las posibilidades de supervivencia de manera dramática.

P. Para finalizar, y si no me equivoco, Philips ha desarrollado en los últimos años varios proyectos estratégicos en España. ¿Qué nos puede compartir al respecto?

R. Así es. Uno se ha desarrollado en Galicia, donde hemos puesto en marcha un programa en el que se han renovado 75 equipos y se han actualizado otros 44 existentes, para combatir la obsolescencia de los equipos sin tener que hacer un gran desembolso inicial. De esta forma, en Galicia cuentan con uno de los parques tecnológicos más avanzados, pudiendo hacer diagnósticos más ágiles y precisos a la vez que se reducen las listas de espera. También en Andalucía contamos con una solución regional que gestiona de forma digital hasta 10 millones de estudios radiológicos al año, repartidos en 94 hospitales y 1.600 centros de atención primaria. Esto implica que más de 19.000 médicos tienen acceso a informes e imágenes para hacer los diagnósticos correctos.

Empresas