El juez del caso ACS-Iberdrola impide a Globalvia entrar en el consejo de Itínere
  1. Empresas
por conflicto de interés

El juez del caso ACS-Iberdrola impide a Globalvia entrar en el consejo de Itínere

El juzgado 1 de lo mercantil de Bilbao ha fallado que Globalvia es competidora de Itínere y, por tanto, avala lo ocurrido en la junta general de 2018, cuando se le vetó entrar en el consejo

placeholder Foto: Audasa, una de las concesiones de Itínere.
Audasa, una de las concesiones de Itínere.

Revés judicial para Globalvia. La concesionaria acaba de ver cómo el juzgado de lo mercantil número 1 de Bilbao, en un fallo del pasado jueves al que ha tenido acceso este medio, ha echado por tierra sus pretensiones de poder entrar en el consejo de administración de Itínere y ocupar los tres sillones que solicitó hace dos años, en la primera junta general a la que acudió ya como accionista de referencia de la compañía de autopistas.

Entonces, la empresa dirigida por Javier Pérez Fortea había adquirido un 23,8% del capital a Abanca de manera directa y otro 16,2% propiedad de Kutxa indirecto, ya que la entidad vasca estaba presente en Itínere a través de la sociedad Arecibo, donde compartía accionariado con Citi Infraestructuras (ahora Corsair) y donde la entidad estadounidense tenía la voz de mando.

Foto: Audasa, una de las concesiones de Itínere.

En diciembre de 2018, un mes después de que Corsair y Arecibo impidieran que la junta general de Itínere permitiera la entrada de Globalvia en el máximo órgano de administración, esta acudió a los tribunales para anular este veto y poder inscribir sus acciones en el libro de registro de socios, que tampoco se había permitido llevar a cabo. Al tener Itínere su sede en Bilbao, fue a la Justicia vizcaína a la que acudió, y el caso cayó en el mismo juzgado y con el mismo juez que resolvió que ACS e Iberdrola eran competidoras y, por tanto, que la constructora dirigida por Florentino Pérez no podía estar en el consejo de la eléctrica.

Durante los dos años que ha durado este procedimiento, tanto Itínere como Arecibo han modificado su posición inicial y han mostrado su disposición a recoger en el libro los títulos de Globalvia, pero se han opuesto con decisión a darle entrada en el consejo por considerar que se trata de una compañía rival, argumento que se ha visto respaldado por el juez, que ha apelado a la sentencia del Supremo que avaló la consideración de ACS e Iberdrola como competidoras.

placeholder Sede corporativa de Globalvia.
Sede corporativa de Globalvia.

En esta ocasión, considera que “las pruebas practicadas en el juicio han demostrado que Globalvia e Itínere son competidoras en el mercado de las autovías. En la actualidad, ambas compañías intervienen en este mercado relevante gestionando sus propias concesiones, y en el futuro es razonable pensar que competirán por las que salgan al mercado”, recoge el fallo.

Desde Globalvia, se intentó defender lo contrario sobre la base, por una parte, de que Itínere carece de presencia internacional, mientras que ella tiene el 60% de su inversión bajo gestión fuera de nuestras fronteras, y de que la actividad de Itínere en los últimos años había mermado notablemente y se había limitado a gestionar sus autopistas, sin incorporar nuevas, con lo que si no concurre a procesos, difícilmente van a tener un conflicto de interés. Todos ellos argumentos que el juez, tras la vista celebrada la semana pasada, ha considerado estériles para anular la decisión de la junta de 2018, llegando a este rápido pronunciamiento.

Foto: Audasa, una de las concesiones de Itínere.

Desde la asamblea de hace dos años que dio origen a este fallo, ha habido varios hitos en la guerra que enfrenta a Globalvia y Corsair por el control accionarial de Itinere. El más relevante ha sido el arbitraje que la concesionaria ganó y que anulaba el pacto al que se acogió Corsair para forzar a Sacyr a venderle su 15,5%, en vez de traspasárselo a Globalvia, que de este modo habría logrado la mayoría del capital.

La heredera de Citi, en cambio, ha visto inclinarse la balanza a su favor en el juzgado de primera instancia número 82 de Madrid, donde la jueza ha considerado que la venta por parte de Sacyr a Corsair es válida. El tercer gran frente resuelto desde entonces es el referente al arbitraje que había abierto Kutxabank para salirse de Arecibo y hacer así directa su participación, proceso que ha ganado Globalvia como heredera de posición de la entidad vasca. Todos estos procesos están recurridos, algo que previsiblemente también ocurrirá con el nuevo fallo de Bilbao.

Foto: Audasa, una de las concesiones de Itínere.

En el terreno empresarial, el aspecto más relevante desde entonces ha sido la compra por parte de APG, fondo que está ahora detrás de Itínere, de la concesionaria portuguesa Brisa, compañía que opera en el mismo negocio que Itinere —en el mercado, se está expectante por saber si los planes del gigante holandés contemplarían una futura integración con Itínere—.

En la asamblea del pasado junio, Globalvia disparó directamente hacia esta compra y preguntó sobre cómo justifica el consejo de Itínere que su dueño esté en dos concesionarias al mismo tiempo, si no ve ahí un conflicto de interés mientras a ella se le veta la entrada en el consejo, pregunta de la que no obtuvo respuesta.

Revés judicial para Globalvia. La concesionaria acaba de ver cómo el juzgado de lo mercantil número 1 de Bilbao, en un fallo del pasado jueves al que ha tenido acceso este medio, ha echado por tierra sus pretensiones de poder entrar en el consejo de administración de Itínere y ocupar los tres sillones que solicitó hace dos años, en la primera junta general a la que acudió ya como accionista de referencia de la compañía de autopistas.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Globalvía Itínere Kutxabank Acciones
El redactor recomienda