EL CSD LOS DISPENSA DE AVALAR

Sánchez rescata a Bartomeu y Florentino de las pérdidas de Barça y Madrid por el virus

Josep María Bartomeu y Florentino Pérez han dormido esta noche más tranquilos pese a la inquietud que siempre supone la antesala de un clásico

Foto: Los presidentes de Real Madrid y FC Barcelona, Florentino Pérez (i) y Josep María Bartomeu. (EFE)
Los presidentes de Real Madrid y FC Barcelona, Florentino Pérez (i) y Josep María Bartomeu. (EFE)
Adelantado en

Josep María Bartomeu y Florentino Pérez han dormido esta noche más tranquilos pese a la inquietud que siempre supone la antesala de un clásico entre el Fútbol Club Barcelona y el Real Madrid. Según han confirmado fuentes oficiales, el Consejo Superior de Deportes (CSD) ha escuchado la petición de los presidentes de ambos equipos, junto con los del Athletic de Bilbao y del Club Atlético Osasuna, para que las pérdidas registradas en el último ejercicio fiscal 2019-2020 por el covid-19 no computen a la hora de aplicar la ley del Deporte de 1990. Una normativa que hubiera obligado a las juntas directivas a avalar con su patrimonio personal las cuentas de sus respectivos clubes.

Como adelantó en exclusiva El Confidencial el pasado 10 de junio, Barça, Real Madrid, Athletic y Osasuna, los únicos cuatro clubs del fútbol profesional que no son sociedades anónimas, solicitaron a Irene Lozano, presidenta del Consejo Superior de Deportes (CSD), una moratoria sobre la ley que se aprobó hace ahora 20 años y por la que la mayoría de los equipos de la Primera y la Segunda División pasaron de tener socios a accionistas.

Ya se ha declarado el trámite de urgencia en el Consejo de Ministros y se espera que el Real Decreto que active estas medidas se apruebe a finales de noviembre o principios de diciembre, según explican fuentes conocedoras de las deliberaciones. Estas misma fuentes aseguran que los clubes, para poder beneficiarse de esta exención, deberán justificar que las pérdidas están ligadas a la pandemia. Para ello se establecerá un sistema de auditoría y que todo deberá quedar objetivado.

Los azulgranas, los blancos, los rojiblancos y los rojillos fueron los únicos a los que se les concedió un régimen especial debido a su solvencia financiera, pero a cambio de cumplir con una regla según la cual sus directivos tienen que avalar con su patrimonio personal el 15% del presupuesto anual. Unas garantías que pueden retirar en el caso de que los clubes presenten beneficios recurrentes, como ha ocurrido hasta la fecha, pero que pueden entrar en vigor si registran pérdidas como ocurrió en la temporada pasada por los efectos del covid.

Pese a que el curso acabó a mediados de julio, una vez reiniciada la competición, detenida a mediados de marzo por el estado de alarma, el ejercicio fiscal de cada club terminó a 30 de junio, por lo que las entidades deportivas perdieron cerca de un tercio de sus ingresos. En el caso del Real Madrid, el club que preside Florentino Pérez calculó una caída de la facturación de 171 millones por el cierre del estadio, lo que se tradujo en menos ventas de camisetas, de entradas y la devolución de parte de los abonos y de los contratos de explotación de los palcos de empresas. Pese a ello, según cifras provisionales, la entidad deportiva ha cerrado el curso con unos beneficios de 320.000 euros gracias a la venta de Achraf al Milán por unos 40 millones. En la temporada precedente, las ganancias fueron de 38,4 millones.

Créditos ICO y al 10%

La cifra ha sido similar en la entidad azulgrana, que ha cerrado el año fiscal 2019-2020 con 855 millones de ingresos, frente a los 1.047 presupuestados, y unas pérdidas netas de 97 millones, según reconoce el propio club. El roto hubiera sido aún mayor si el Barça no hubiera traspasado a Arthur a la Juventus por 72 millones. En el caso del Barça esta decisión del CSD es particularmente importante debido al proceso electoral en el que está metido y a la moción de censura que se ha planteado contra Bartomeu. En el caso de prosperar, la nueva directiva tendría que asumir la regla del aval, de la que ahora le dispensa el Gobierno.

El problema será mayor esta temporada, pues los clubes seguirán sin contar con los ingresos de las taquillas, el 'merchandising' o los palcos

Por su parte, fuentes financieras indican que el Athletic de Bilbao se ha apuntado números rojos de 40 millones de euros, lo que ha impedido al club afrontar los fichajes de Javi Martínez (Bayern de Munich) o Fernando Llorente (Napolés), como le había pedido el entrenador. Todos los clubes han intentado compensar estos bruscos descensos con el recorte salarial aplicado a las plantillas profesionales de fútbol y baloncesto. Pero no han sido suficientes para evitar las pérdidas finales.

El problema será incluso mayor esta temporada que ya ha empezado porque los clubes siguen sin contar con los ingresos de las taquillas, del 'merchandising' y de los palcos, ya que todavía no se permite la vuelta de los aficionados a los estadios. Por ello, muchos de ellos han recurrido a préstamos urgentes para aliviar sus problemas de liquidez. El Barça y el Madrid han pedido 100 millones cada uno a la banca con garantía del ICO, es decir del Estado, para hacer frente a las nóminas de sus estrellas. Otros han recurrido a créditos a fondos de inversión oportunistas, que les están prestando a tipos de interés por encima del 10%.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios