no renueva en el consejo

Fainé prescinde de García-Bragado, su mano derecha en Criteria Caixa

Alejandro García-Bragado, actual vicepresidente del mayor 'holding' bancario e industrial de España, deja su puesto tras ser uno de los hombres de confianza del veterano presidente

Foto: El presidente de Criteria Caixa y de la Fundación Bancaria la Caixa, Isidre Fainé. (EFE)
El presidente de Criteria Caixa y de la Fundación Bancaria la Caixa, Isidre Fainé. (EFE)
Adelantado en

Cambios relevantes en la Caixa. Alejandro García-Bragado, vicepresidente primero de Criteria Caixa, el 'holding' financiero e industrial de la Fundación Bancaria la Caixa, no ha sido renovado. La salida del directivo fue aprobada en el último consejo de administración de Criteria Caixa, celebrado la pasada semana de forma telemática. La noticia fue confirmada a cierre del mercado del lunes en un hecho relevante a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), después de que lo avanzase El Confidencial.

Fuentes oficiales de Criteria Caixa y de la fundación explican que su no renovación se debe al proceso de desconsolidación del 'holding' de CaixaBank, tal y como le aconseja el Banco Central Europeo (BCE) y como sucedió recientemente con la salida de Marcelino Armenter del consejo de CaixaBank.

Fuentes próximas al directivo aseguran, sin embargo, que en la salida de quien hasta ahora ha sido mano derecha de Isidre Fainé han influido las divergencias en la gestión del que es el mayor inversor de España, con participaciones relevantes en CaixaBank, Telefónica, Naturgy, Cellnex y Aguas de Barcelona, entre otras. La caída en bolsa de algunas de estas grandes apuestas, agravada estos meses por el desplome de los mercados por culpa de la pandemia de covid-19, se ha traducido en unas minusvalías latentes de más de 5.000 millones de euros.

Abogado del Estado desde 1974, García-Bragado era, además de vicepresidente, miembro de la comisión ejecutiva de Criteria Caixa, desde su constitución en marzo de 2019. Asimismo, desde finales de 2016 es también consejero de CaixaBank, de la que el 'holding' es el mayor accionista, con el 39% del capital, asiento que mantendrá de momento.

Precisamente, por su incorporación al consejo del banco cotizado presidido ahora por Jordi Gual, tuvo que dejar su puesto de vicepresidente y vicesecretario de la Fundación Bancaria la Caixa cuando el BCE exigió a la antigua caja separar la gestión y desconsolidar su participación, motivo por el cual tuvo que reducir su paquete, que llegó a rondar el 50%. En CaixaBank, ejerció como secretario del consejo de administración de mayo de 2009 a diciembre de 2016 y como secretario general de julio de 2011 a mayo de 2014.

La no renovación

En esta línea, fuentes oficiales indican que su salida se enmarca en el proceso de cumplimiento de la normativa de buen gobierno del BCE y que a ella contribuye el vencimiento de su mandato, que expiró el pasado 30 de junio. Según esta doctrina, los que estaban en CaixaBank no pueden seguir en Criteria, y lo mismo sucede a la inversa. En esa fecha, también expiraba el mandato de otros consejeros relevantes, como Javier Godó (vicepresidente segundo), Víctor Grifols y Juan José López Burniol, que sí han conservado su asiento tras ser reelegidos en sus cargos.

Fuentes próximas al directivo hablan de divergencias en cuanto a la gestión de la cartera de Criteria Caixa, tesis de la que se desmarcan las fuentes oficiales. Una de las operaciones que supervisó García-Bragado estando en CaixaBank como secretario del consejo y en la Fundación Bancaria la Caixa como vicepresidente fue la venta de las participaciones del banco al grupo. Concretamente, el 9,01% del banco mexicano Inbursa (GFI) y el 17,24% del chino Bank of East Asia (BEA), por un total de 2.651 millones de euros, a cambio de 642 millones de euros en efectivo y acciones propias de CaixaBank valoradas entonces en 2.009 millones.

García-Bragado fue de los pocos miembros de la fundación bancaria que se opusieron a dicho intercambio de acciones, que posteriormente fue denunciado mediante una querella por abuso de mercado, administración desleal y delitos societarios en la Audiencia Nacional por un grupo de accionistas de CaixaBank. Una acción judicial admitida a trámite y que provocó la imputación del abogado del Estado y de otros miembros de la ejecutiva.

Varios directivos de Criteria también han puesto objeciones a la apuesta de la Caixa por Telefónica, de la que controla más de un 6%. CaixaBank tiene una participación histórica de un 5%, pero en 2018 Criteria inició también su entrada en la operadora de telecomunicaciones, hasta alcanzar el 1,2%, en una señal de respaldo a la gestión de su presidente, José María Álvarez-Pallete. Sin embargo, la caída en bolsa de la 'teleco' se ha traducido también en pérdidas latentes.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios