ANÁLISIS DE LA EBA

Caixa y Bankinter son los bancos que más se juegan en la recuperación del turismo

Las entidades españolas tienen un 12% de la cartera de empresas expuesto a los principales sectores ligados con el turismo, y un 3,6% si se compara con el crédito total

Foto: Playa de Benidorm. (EFE)
Playa de Benidorm. (EFE)
Adelantado en

La economía española se juega mucho en la reactivación del turismo, y eso bien lo saben los banqueros por la exposición al sector de sus balances. El crédito a empresas relacionadas con actividades turísticas alcanzó en diciembre el 12% de la cartera corporativa y el 3,6% del crédito total, según el análisis estadístico publicado este lunes por la Autoridad Europea de Banca (EBA, por sus siglas en inglés). Los 12 bancos españoles significativos tenían préstamos por un valor de 87.297 millones. En los tres últimos meses, de forma paralela con avales públicos a través del Instituto de Crédito Oficial (ICO), han sumado otros 10.524 millones, según los datos del Ministerio de Asuntos Económicos.

Esta última partida cuenta con garantías del Estado ante potenciales pérdidas de hasta el 80% en pymes y autónomos y el 70% en grandes empresas. Pero los préstamos concedidos hasta ahora a la industria turística, que venía suponiendo en torno al 13% del PIB español con récords anuales de llegada de turistas internacionales, se concedieron a pleno pulmón por parte de la banca en ciclo de crecimiento, terminado de forma abrupta por el coronavirus. La recuperación del turismo es clave para la supervivencia de las empresas, y también para evitar un incremento desordenado de la morosidad en la banca.

CaixaBank y Bankinter son los que tienen más interés en que la campaña turística sea lo mejor posible, dentro de las limitaciones y el pesimismo que ha provocado el coronavirus. También tienen posiciones destacadas Abanca, Bankia, Sabadell y BBVA. En concreto, la EBA recoge las cifras de los segmentos de acomodación y actividades de servicios de comida, en los que la banca se juega 35.385 millones; transporte y almacenamiento, en gran parte ligado al turismo aunque también a otras industrias, con 46.676 millones, y el segmento de arte, entretenimiento y actividades recreativas, con el que la banca tiene un saldo de crédito vivo de 5.236 millones.

Hay que tener en cuenta que los tres sectores tienen, a su vez, exposición a industrias no turísticas. Igualmente, otras actividades dependientes del turismo no se engloban aquí. Pero los datos de la EBA sirven de aproximación. Los bancos con el grueso de su negocio en España y con presencia repartida por todo el país son los más amenazados si hay una ola de morosidad por una eventual crisis turística. CaixaBank cuenta con el 14,95% de la cartera de empresas en estas actividades, que suponen el 5,25% del crédito total. Es el único banco en el que se supera el umbral del 5%, aunque Bankinter se queda muy cerca, con un 4,95% o el 13% del crédito corporativo.

En Abanca, el porcentaje es del 4,86%, mientras que en Bankia es del 4,61%. El banco parcialmente nacionalizado tiene el 17,2% de la cartera de empresas en préstamos a los segmentos más vinculados al turismo, lo que supone la ratio más alta en este sentido. Por su parte, Banco Sabadell cuenta con el 15% de la cartera de empresas o el 4,6% del saldo vivo de préstamos en compañías dependientes del turismo. En el otro lado de la balanza, muy por debajo de la media del 3,56%, están los bancos más regionales, como Ibercaja (1,29%) o Unicaja (1,97%).

Por países, la exposición de la banca española al turismo está en la media, con un 12% de la cartera de empresas. En la parte alta, están países muy dependientes del turismo, Chipre, Grecia o Eslovenia, con porcentajes superiores al 20%, mientras que en el lado opuesto se encuentran economías muy industrializadas y exportadoras, como Suecia, Dinamarca o Alemania, con ratios de entre el 5% y el 7%.

España sale peor en la fotografía si en estos 'rankings' se incluyen también créditos a empresas de comercio mayorista y minorista. En tal caso, suma un 30% de la cartera de préstamos corporativos, lo que le situaría en el séptimo lugar de los 27 sistemas financieros analizados, y el primero de entre los países con más PIB.

El resto del ejercicio de transparencia de la EBA deja con mal sabor de boca al sector financiero. El principal problema es que sigue figurando como el país con una ratio de capital más baja de Europa, a pesar de los esfuerzos hechos por las entidades para acercarse al 12% que exige el Banco Central Europeo. Aunque esta situación no es nueva, supone una mala noticia en un momento como el actual de cara a los mercados. Los bancos españoles también figuran como los segundos con más deuda soberana de su país en sus balances, por detrás de Francia.

Por contra, las entidades españolas salen mejor que muchas comparables en otras métricas importantes, como la calidad de activos y la rentabilidad. El ejercicio es especialmente duro con los bancos griegos, y en algunos campos con los italianos y portugueses, que como los españoles arrastran todavía problemas del pasado.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios