REUNIÓN ANUAL DE LOS DIRECTIVOS Y EMPRESARIOS

Isidre Fainé, ante el 10-N: “Cuesta digerir un entorno de paro tan alto como el de ahora”

El presidente de la Fundación Bancaria la Caixa insiste para España en la necesidad de más reformas estructurales (la educativa y de la laboral)

Foto: Isidre Fainé, presidente de la Fundación Bancaria la Caixa.
Isidre Fainé, presidente de la Fundación Bancaria la Caixa.

A Isidre Fainé le cuesta "digerir" un entorno con una alta tasa de desempleo como la que sufre ahora España. Ese es uno de los principales retos que deberá resolver el Gobierno que saldrá de las urnas (o de los pactos electorales, más bien) a partir del 10-N.

El presidente de la fundación bancaria La Caixa también es el número uno de CADE (Confederación Española de Directivos y Ejecutivos), y en Málaga, en el XVIII congreso de esta organización, Fainé se mostró muy preocupado por la crisis política internacional: “En julio, pasamos por momentos muy difíciles”.

Advirtió de la “japonización” de Europa y alentó la apertura de “oportunidades” de espacios de negociación para abordar las reformas estructurales que España “necesita conforme a los estándares europeos”.

Fainé detalló algunas de estas reformas. A saber: la de la educación y la del mercado laboral. No dio más pistas, pero sí vaticinó que el entorno experimentará “cambios profundos”, como los relacionados con la innovación tecnológica, que cada vez serán “más rápidos y disruptivos”.

Sensación de peligro

“Nos invaden las dudas”. “No hay sensación de seguridad sin sensación de peligro”. Estas dos frases del directivo antecedieron a una pregunta, que en realidad fueron dos: “¿Qué debemos hacer?, ¿cómo lo vamos a hacer?”. “Hay que anticipar tendencias para construir nuestro futuro empresarial y saber ganar el futuro”, destacó.

Dibujó Fainé cuatro claves en esta línea: compromiso de los empleados, fiabilidad de las acciones, satisfacción de los accionistas y reconocimiento de la sociedad. “Cuando una empresa es fuerte en esto, será imbatible. Hay que ser conscientes de nuestras debilidades”.

Se apuntó a la teoría de Warren Buffett de intentar eliminar en las empresas el virus ABC. A, de arrogancia; B, de burocracia, y C, de complacencia

Recordó el presidente de la fundación bancaria La Caixa lo que aprendió en Harvard a mitad de la década de los ochenta: a ser más inteligente con el tiempo, en este desenfreno contemporáneo de constantes llamadas telefónicas, mensajes y “ahora con los wasaps”.

Se apuntó a la teoría de Warren Buffett de intentar eliminar en las empresas el virus ABC. A, de arrogancia: “Ese yo y yo; siempre sacando pecho”. La B, de burocracia: “Aquí con tal de no mojarse, se pasan la bola unos a otros”. Y la C, de complacencia.

“Vivimos en un mundo hiperconectado que no nos deja ni pensar, ni trabajar ni estar en paz, y finalmente nos deja insatisfechos. El estrés viene cuando uno dedica su tiempo a cosas que no valen la pena”, dijo Fainé antes de citar a Steve Jobs, quien repetía que como el trabajo ocupará “una buena parte” de tu tiempo, “habría que estar satisfecho amando lo que haces. Buscar sin tregua lo que te apasiona hasta que lo encuentres”.

El despegue del coche eléctrico

El presidente de Seat, Luca de Meo, vaticinó que en 2025 uno de cada cuatro coches que se vendan tendrá que ser eléctrico. Hoy, la proporción es del 1%. Esta fue una de las principales conclusiones de una de las mesas del congreso. 

Se habló del potencial económico de Málaga. Fernando Ramírez, director de Merlin Properties y dramaturgo de prestigio, insistió en la necesidad de crear un ecosistema para que los 'millennials' pudieran ver la ciudad como un buen lugar para trabajar y vivir. Y citó el caso de Lisboa, que con mano de obra barata, buen clima todo el año y bajos impuestos, ha conseguido atraer gran talento de toda Europa.

Talentoso y lleno de inteligencia (la cognitiva y la emocional) fue el discurso de Antonio Banderas, a punto de estrenar su Teatro del Soho, el Broadway malagueño. "Un buen empresario es el que se siente rico no por la cantidad de dinero que acumula sino por la cantidad de familias a las que hace posible una vida digna".

Antonio Garrigues Walker, a sus 85 años, destacó cómo la longevidad física va unida a la mental y cómo ahora mismo conviven cuatro generaciones. "Hay que aprender unos de otros", recordó. "Los niños que nazcan vivirán una media de 120 años", aventuró. 

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios