MESA REDONDA EL CONFIDENCIAL-IECISA

Flexibilidad y poder de elección: las claves para tener trabajadores felices

El impacto de la pandemia del covid-19 ha puesto de manifiesto algunos aspectos esenciales en el mercado de trabajo. La flexibilidad y la tecnología serán clave a medio plazo

Han pasado cerca de tres meses desde que la pandemia del covid-19 obligó a cientos de miles de personas a encerrarse en sus casas. Un encierro que, en muchos casos, no comportó una interrupción sino una modificación de la jornada laboral. Muchos empleos de oficina pasaron a realizarse desde casa gracias al teletrabajo, que, junto a otras innovaciones, se antoja importante en el devenir de la experiencia laboral de los años venideros. Una experiencia a la que habrá que sumar la flexibilidad como un elemento esencial para potenciar la felicidad del trabajador.

Para poner de manifiesto cuáles son los cambios que se están dando en el entorno laboral y cuáles tendrán todavía mayor peso a corto y medio plazo, El Confidencial y la consultora tecnológica Iecisa, representante de los servicios profesionales de Apple en España, organizaron un seminario web en el que participaron Tatianna Ruggiero, gerente de Channel Marketing para Emeia de Jamf; Xavier Escales, fundador de AlwaysPeopleFirst, y Sergio Torres, director de la línea de negocio de Workplace Innovation and Transformation de Iecisa.

Sergio Torres, director de la línea de negocio de Workplace Innovation and Transformation de Iecisa.
Sergio Torres, director de la línea de negocio de Workplace Innovation and Transformation de Iecisa.

El mercado de trabajo estará dominado a medio plazo por 'millennials' y 'centennials'. Ese es el titular que asoma después de observar algunos datos aportados por Xavier Escales: “Serán un 75% de la fuerza laboral en 2025”, aseguró. Sergio Torres recordó que ambas generaciones comparten un rasgo común: “Lo quieren todo”. Así, la pregunta —sencilla pero de respuesta complicada— que dominó el debate fue cómo aprovechamos la tecnología para ofrecer la mejor experiencia de trabajo a esos empleados.

Una primera aproximación a este punto pasa por poner la experiencia de usuario en el centro de todo este proceso. “La primera impresión es la que cuenta”, apuntó Tatianna Ruggiero que, además, señaló cómo ha cambiado este proceso en apenas 20 años. “En mi primer trabajo, pasé mi primer día con un miembro del departamento de IT aprendiendo a poner en marcha todo el equipo. Cuando empecé en mi empresa actual, gracias a las capacidades del software y el hecho de que el departamento de IT fue capaz de enviarme todo lo necesario a distancia, ya que me encontraba en una oficina fuera de Europa, fue posible estar trabajando al 100% desde el primer día”, explicó.

Flexibilidad y elección

La elección es uno de los factores clave, a juicio de los ponentes, a la hora de aumentar la satisfacción del empleado. Y este es un factor significativo si nos atenemos a algunas de las cifras mostradas por Escales que indican que un 70% de los españoles no está satisfecho con su trabajo y un 60% no recomendaría su empresa a sus amigos. ¿Cómo se puede dar la vuelta a la tortilla? Que el 80% de los empleados que deciden entre dos ofertas iguales se decante por la más flexible arroja algo de luz al asunto.

Tatianna Ruggiero, gerente de Channel Marketing para Emeia de Jamf.
Tatianna Ruggiero, gerente de Channel Marketing para Emeia de Jamf.

“La elección es importante. No solo hablamos de flexibilidad en los horarios sino en otros parámetros. Por ejemplo, dar a escoger qué tipo de ordenador quiere para su día a día”, asintió Torres. Es un proceso en el que participan los departamentos de IT, pero también los de recursos humanos u operaciones. “Con esto, lo que hago es empoderar al empleado, aumentar su compromiso y hacerlo mucho más productivo y eficiente”, aseguró. ¿Qué pasa si esa libertad de elección implica un aumento de los costes? “Cumplir los sueños de mis empleados no es caro. Incumplirlos, sí”, señaló.

Ante la dificultad de suplir a un personal cualificado que cada vez escasea más y que no se puede dejar perder por aspectos tecnológicos —una idea que no se puede circunscribir en exclusiva a un ordenador—, Ruggiero remarcó la idea de la importancia de retener el talento. “Piensa en un empleado que tiene una máquina que funciona mal. Eso dificulta su capacidad de trabajo y aumenta su descontento. Tanto el 'hardware' como el 'software' son importantes”, señaló.

"La tecnología da valor porque facilita los procesos. Pero lo importante es la persona y lo que le rodea" (Sergio Torres)

En plena pandemia, la toma de decisiones ha tenido que ser rápida, coordinada y, sobre todo, ágil, para que ningún empleado se quedara atrás desde casa. Ruggiero sugirió la adopción de las llamadas soluciones MDM ('software' de manejo de dispositivos) para que de esta manera, si la empresa opta por una solución tecnológica para comunicarse en tiempo real, todos los empleados puedan tener acceso a esos recursos al mismo tiempo y de la forma correcta.

Potenciar el compromiso

Aumentar la felicidad del trabajador en su puesto de trabajo es una decisión estratégica. A juicio de Escales, permite potenciar cuatro factores que fomentan el compromiso del trabajador: “Aprovechar sus fortalezas, sentirse valorado, saber que sus opiniones se tendrán en cuenta y que tendrá reconocimiento en caso de éxito”. Pero la tecnología no tiene una varita mágica para acabar de un plumazo con todos los problemas. Escales afloró otra cifra interesante: el 70% de los trabajadores ha experimentado durante los meses de encierro algún síntoma de cansancio, como el estrés o la ansiedad.

Xavier Escales, fundador de AlwaysPeopleFirst.
Xavier Escales, fundador de AlwaysPeopleFirst.

Un último punto importante, recordó Torres, es no fiarlo todo a la digitalización. "No todas las empresas necesitan ahora mismo un plan para dar este paso, sino que lo importante es conocer las necesidades de cada firma", afirmó y puso de ejemplo un plan de Iecisa ejecutado en siete jornadas laborales, a lo largo de tres semanas, en el que se decide qué pasos se tienen que tomar. “Lo primero es conocer las necesidades de los empleados, escucharlas. Tras esas siete jornadas, puedo decirte si debes dar el paso, porque será un éxito, o si no estás preparado a nivel tecnológico porque no puedes cumplir los sueños y expectativas de tus trabajadores. En ese caso, hay que optar por otras facetas”.

Tanto Ruggiero como Torres recordaron que, en última instancia, la tecnología y los procesos sirven a un mismo fin: las personas. “La tecnología da valor porque facilita los procesos. Pero lo importante es la persona y lo que le rodea”, zanjó Torres.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios