INFORME DE A&M

Las empresas necesitan 218.000 millones para sobrevivir al parón del covid-19

Empresas industriales y de servicios auxiliares afrontan las mayores tensiones de tesorería. La necesidad de financiación podría superar en un 67% a la ofrecido por el Gobierno

Foto: Centro financiero de Madrid, durante el confinamiento. (EFE)
Centro financiero de Madrid, durante el confinamiento. (EFE)
Adelantado en

Todas las cifras muestran las tensiones que están padeciendo las empresas por el parón económico. El Instituto de Crédito Oficial (ICO) ha aprobado hasta el momento avales por 13.400 millones, que cubren en parte la demanda de más de 40.000 millones recibida por los bancos de empresas, pymes y autónomos. Pero esto es solo la punta del iceberg. Las cifras que maneja internamente la banca apuntan a posibles necesidades de liquidez de en torno a 218.000 millones de euros, un 17,5% del producto interior bruto (PIB) y un 67% por encima de los 130.000 millones puestos sobre la mesa por el Gobierno y la banca para rescatar la economía a través de las líneas ICO.

Así figura en un informe distribuido entre las grandes entidades financieras por la consultora norteamericana Alvarez & Marsal. Los expertos han estudiado distintos escenarios de necesidad de liquidez: por caída de ventas (25%), por salarios a pagar (dos veces el de 2019) y por potenciales tensiones de tesorería (entre 12 y 18 meses) durante la tormenta económica provocada por el coronavirus. La consultora cree que el cálcula que más se amolda a la realidad es la de tensiones de tesorería, lo que daría lugar a necesidades de 215.000 millones. Pero hay otros escenarios que elevan la cifra hasta 325.000 milllones cuánto podrían pedir a los bancos.

Se trata de un escenario extremo e incierto, que dependerá de cómo evolucione la crisis provocada por el covid-19 y cómo sea la recuperación. Nadie sabe lo que va a ocurrir en los próximos meses. Pero pone sobre la mesa números poco halagüeños que hacen una idea de la envergadura de la crisis que está formándose. Teniendo en cuenta estas estimaciones, las empresas podrían acudir al sector financiero en busca de 218.000 millones, algo por encima de las posibilidades de muchas.

El informe criba la necesidad y capacidad de financiación por sectores. Las empresas industriales son las que más liquidez requieren, 70.080 millones, seguidas de las de comercio minorista (34.401 millones), transporte y almacenaje (19.079 millones) y 'holdings' y sociedades de cartera (16.030 millones).

Margen de maniobra

Las que afrontan peor esta crisis —mayor potencial de déficit de liquidez— son las industriales (31.672 millones), 'holdings' y sociedades de cartera (15.753 millones) y constructoras (4.657 millones). Estos son los sectores donde más compañías pueden caer por tensiones de liquidez, al perder gran parte de sus ingresos, y no tener mayor capacidad de endeudamiento. Por contra, las que más 'sobradas' irán durante los próximos meses serán las energéticas, con un excedente sobre su capacidad de financiación de 24.741 millones, seguidas de inmobiliarias (17.743 millones) y tecnologías de la información (13.241 millones).

La banca española llega con margen a esta nueva crisis, con una morosidad del 4,8% en febrero y una tasa de capital en máximos históricos, del 12,2%, que ofrece más margen para absorber potenciales pérdidas.

El Gobierno y el sector financiero han sido conscientes desde el principio de que la falta de liquidez era una de los principales urgencias en esta crisis. Por ello, una de las primeras grandes medidas económicas anunciadas por Pedro Sánchez fueron los avales del ICO para las empresas. El Gobierno ha puesto sobre la mesa hasta 100.000 millones, de los que ya ha desbloqueado 40.000 millones. Como una parte de estos créditos tienen que avalarla los bancos (30% de media), el dinero puesto en circulación puede ser de 130.000 millones.

Las entidades están haciendo diversos análisis a la hora de distribuir los avales del Gobierno y su propia financiación. El principal, es si la empresa en cuestión tiene un problema puntual o presenta pocas papeletas de sobrevivir a la recesión del covid-19. La segunda lectura es si la necesidad de liquidez es razonable o desorbitada. El tercer paso es determinar si el riesgo es asumible, con o sin el apoyo del ICO, o si ni con esas se puede salvar la compañía. La banca se encuentra en un momento de máxima capacidad para abrir el grifo del crédito. Y, aun así, puede ser insuficiente.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios