crisis del covid-19

Blackstone, Lazora, Neinor, Vía Célere… Los gigantes del ladrillo apuestan por el empleo

Las mayores inmobiliarias del país, tanto las ligadas al alquiler residencial como a la promoción de vivienda, han renunciado a aplicar ajustes de plantilla por la crisis del coronavirus

Foto: Las grandes inmobiliarias del país han renunciado a aplicar ERTE por el Covid.
Las grandes inmobiliarias del país han renunciado a aplicar ERTE por el Covid.
Adelantado en

Las mayores empresas del sector inmobiliario han dado un paso al frente y, en un momento en que la tasa de paro amenaza con llegar al 20%, según la estimación que hizo pública ayer el Fondo Monetario Internacional (FMI), han decidido apostar por el empleo y renunciar a realizar ajustes para compensar la caída de ingresos y actividad derivada del coronavirus.

Blackstone, el mayor casero de España, con 50.000 viviendas de su propiedad, ha oficializado este martes su compromiso al comunicar a sindicatos y trabajadores la decisión de mantener el empleo en Anticipa, Aliseda y Testa Home (que incluye a Fidere), sus tres grandes sociedades inmobiliarias, que juntas suman más de 1.000 puestos de trabajo.

El fondo ha tomado esta decisión “con el fin de contribuir a una rápida salida de la crisis económica generada por el impacto del Covid-19” y con el añadido de conservar también “el nivel de remuneración actual de sus empleados, a pesar de la caída significativa de la actividad a la que se enfrentan”. Una postura en línea con la del resto de gigantes del sector.

Lazora, que gestiona las viviendas de cerca de 7.000 inquilinos en toda España, también ha tomado la decisión de renunciar a aplicar ningún tipo de ERTE derivado de la crisis del coronavirus sobre su plantilla de 220 profesionales; guante que también ha recogido Vivenio, otro de los referentes del mercado del alquiler residencial.

Estas compañías han tomado la decisión de mantener las plantillas después de haber lanzado una batería de medidas para sus inquilinos en forma de moratorias, aplazamientos y rebajas del alquiler que lanzó de manera voluntaria y que después ha sido subrayada por el real decreto del alquiler del Gobierno. Unas medidas que suponen un golpe en sus cuentas debido a los problemas que, se espera, van a tener muchos españoles para poder hacer frente al pago de sus rentas.

Como muestra, el botón que ha dejado el Consejo de Ministros este mismo martes, al haber aprobado elevar el techo de gasto para activar una línea de hasta 1.200 millones de euros, dinero que irá dirigido a ayudar a las 450.000 familias que, se estima, necesitarán recurrir a esta ayuda para poder pagar el alquiler.

El negocio de la promoción y venta inmobiliaria también se enfrenta a un escenario complicado, debido al aumento del desempleo y la caída del consumo que se espera. De hecho, algunos informes hablan de caídas del precio de la vivienda del 8% en el próximo año y medio, recorte comparable al sufrido en 2008, el año en que estalló la burbuja inmobiliaria, y un fuerte parón de actividad durante todo este 2020.

Este escenario ayuda a comprender tanto el interés del Ejecutivo por imponer, vía real decreto, una moratoria hipotecaria como de las propias empresas, muchas de las cuales, antes de la iniciativa gubernamental, ya activaron medidas para ayudar a los compradores de sus hogares, como la suspensión del pago de las letras en las compras sobre plano mientras dure el estado de alarma.

Ahora, estas mismas compañías han decidido mantener también el empleo. Así, tanto Vía Célere, que suma 450 profesionales, como Neinor, que emplea a 270 profesionales, Aedas, que tiene 217 trabajadores, y Metrovacesa, con 180, han renunciado a aplicar ningún tipo de ajuste de empleo derivado por la pandemia del Covid, según han confirmado todas ellas a este medio.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios