Es noticia
Menú
Pepe Jeans entra en la UCI y negocia un nuevo rescate de hasta 100 M con la banca
  1. Empresas
AMPLÍA EL ERTE PARA SUS CASI 4.000 EMPLEADOS

Pepe Jeans entra en la UCI y negocia un nuevo rescate de hasta 100 M con la banca

La empresa de moda, que en julio del año pasado consiguió refinanciar su deuda, pasa una delicada situación por el cierre de las tiendas y amplía el ERTE a sus 3.000 empleados

Foto: Fachada de una tienda de Pepe Jeans en Barcelona. (Reuters)
Fachada de una tienda de Pepe Jeans en Barcelona. (Reuters)

Nueve meses después de alcanzar un acuerdo con la banca para salir de una situación delicada por la caída de las ventas, Pepe Jeans ha vuelto a lanzar un SOS a sus acreedores para poder hacer frente al cierre de las tiendas motivado por el coronavirus. Según indican fuentes próximas al grupo textil con sede en Barcelona, la compañía propiedad de la marca del mismo nombre y de la lujosa Hackett ha contactado con la banca para negociar una nueva línea de crédito, a la vez que ha ampliado su expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) a la práctica totalidad de la plantilla y ha prescindido de varios directivos relevantes.

Estas fuentes aseguran que la línea de crédito de la que se está hablando podría ascender hasta los 100 millones de euros, de los que, una vez firmada, la empresa podría disponer para ir haciendo frente a sus necesidades de liquidez. Otras fuentes apuntan que el importe efectivamente dispuesto podría ser menor. Desde la compañía admiten que están en contacto con las entidades financieras, si bien aseguran que no hay en estos momentos ninguna una solicitud formal de préstamo por esa cantidad.

Marcella Wartenbergh, la consejera delegada de Pepe Jeans que relevó al fundador en septiembre de 2019, solicitó el pasado 1 de abril al Ministerio de Trabajo la ampliación del primer ERTE, que fue pedido el 19 de marzo. Este segundo se extenderá hasta que el Gobierno levante las restricciones a la movilidad, por lo que la empresa lo ha extendido a prácticamente los 3.000 empleados que el grupo tiene en España.

Foto: Fachada de una tienda de Pepe Jeans en Barcelona. (Reuters)

“Como es sabido por todos, recientemente procedimos al cierre temporal de las tiendas y puntos de venta del grupo en toda Europa. Considerando la salud y la seguridad de todos nuestros equipos como nuestra prioridad”, aseguraba en un mensaje interno a la plantilla la consejera delegada, a través del cual les adelantaba que este nuevo ajuste afectaba también, además de al personal de tienda y logística, a los equipos de oficina y 'showrooms'.

Wartenbergh explicaba en dicho correo electrónico: “Estamos seguros de que de este modo podemos seguir garantizando que nuestro negocio siga funcionando en base a las prioridades. Es importante velar por los intereses de cada uno de vosotr@s y garantizar nuestro futuro como grupo”. Pero, junto con estas medidas de índole laboral, Pepe Jeans también ha pedido en paralelo una ayuda urgente a la banca consistente en una línea de crédito de 100 millones de euros para atender los pagos a proveedores y los alquileres de las tiendas.

La compañía, que en España tiene las licencias para la distribución en exclusiva de las marcas Tommy Hilfiger y Calvin Klein, refinanció en julio del pasado año los 230 millones de euros de deuda que arrastraba y que no conseguía pagar con normalidad por la caída de las ventas y la entrada en pérdidas, tal y como adelantó El Confidencial. Un esfuerzo de los bancos que fue acompañado por una aportación de 25 millones de euros por parte de los dos mayores accionistas, el millonario libanés Mikati y L Capital, el fondo de Louis Vuitton Môet Hennessy (LVMH).

placeholder Tienda de Pepe Jeans en Barcelona. (Reuters)
Tienda de Pepe Jeans en Barcelona. (Reuters)

Pero el cierre forzoso de sus más de 350 tiendas por el riesgo del Covid-19 ha puesto de nuevo a Pepe Jeans en una situación muy complicada. La empresa necesita con urgencia esos 100 millones de los acreedores, encabezados por BBVA y Santander, para superar esta crisis, porque de lo contrario correría un grave riesgo de tener que protegerse mediante un preconcurso voluntario.

Esta cantidad representa un 43% de su deuda actual, por lo que la petición supone una carga muy pesada para el 'holding' de moda. La compañía ya ha informado de que, debido al desplome de la facturación, no va a poder cumplir con sus obligaciones bancarias actuales, lo cual, según fuentes cercanas a las conversaciones, le va a suponer una advertencia de PwC, su auditor, sobre la continuidad de sus negocios.

Fuentes próximas a Pepe Jeans confían en que no se llegue a este escenario extremo, pero el futuro a corto plazo dependerá de por cuánto tiempo sigan las tiendas cerradas y de que la banca abra el grifo por segunda vez en menos de un año. Mientras tanto, la empresa ha relevado al director de Recursos Humanos, Jean Blandin, y ha sufrido la marcha del director de Ventas, Sergio Romero, que llevaba en el grupo casi 30 años.

Nueve meses después de alcanzar un acuerdo con la banca para salir de una situación delicada por la caída de las ventas, Pepe Jeans ha vuelto a lanzar un SOS a sus acreedores para poder hacer frente al cierre de las tiendas motivado por el coronavirus. Según indican fuentes próximas al grupo textil con sede en Barcelona, la compañía propiedad de la marca del mismo nombre y de la lujosa Hackett ha contactado con la banca para negociar una nueva línea de crédito, a la vez que ha ampliado su expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) a la práctica totalidad de la plantilla y ha prescindido de varios directivos relevantes.

Pepe Jeans ERTE Rescate Banca
El redactor recomienda