WiZink se desploma un 20% tras la sentencia del Supremo sobre la usura de sus tarjetas
  1. Empresas
LOS BONOS CAEN POR DEBAJO DEL 70% DE SU VALOR

WiZink se desploma un 20% tras la sentencia del Supremo sobre la usura de sus tarjetas

Los bonos del banco especializado en crédito al consumo caen por debajo del 70% de su valor nominal y frustra la posible venta por parte del fondo Várde Partners

placeholder Foto: WiZink Madrid (Reuters)
WiZink Madrid (Reuters)

WiZink, el banco español especializada en créditos al consumo y tarjetas de crédito, se ha desplomado en los mercados de capitales después de la sentencia del Tribunal Supremo que ha calificado como "usura" el tipo de interés que esta entidad financiera cobra a sus clientes en caso de impago. Los bonos de este grupo financiero, propiedad del fondo buitre Várde Partners, se hundieron este jueves casi un 20%, hasta cotizar por debajo del 70% de su valor nominal.

Esta fue la reacción de estos valores de renta fija emitidos por importe de 515 millones de euros por WiZink para financiar lo que fue el negocio de tarjetas de crédito del Banco Popular. La caída ha llevado a estos bonos al nivel más bajo desde que empezaron a cotizar después de que el pasado año llegaran a caer hasta el 80% de su valor tras las primeras sentencias a favor de los clientes por el cobro excesivo de comisiones.

Foto: Una persona camina frente a las oficinas centrales de Wizink, en Madrid. (Reuters)

Tras varios recursos, este miércoles, el Supremo decidió por unanimidad declarar nulo un contrato sobre las conocida como tarjetas 'revolving' de WiZink por usura, al tener un tipo de interés del 27% "La sala tiene en cuenta que el tipo medio del que se parte para realizar la comparación, algo superior al 20% anual, es ya muy elevado. Por tal razón, una diferencia tan apreciable como la que concurre en este caso, en el que el tipo de interés fijado en el contrato supera en gran medida el índice tomado como referencia, ha de considerarse como notablemente superior a dicho índice", expone en su auto.

El alto tribunal ha destacado, además, que hay que tener en cuenta que en este tipo de operaciones de crédito, el público al que suelen ir destinadas suele ser "particulares que no pueden acceder a otros créditos menos gravosos".

Las tarjetas 'revolving' son tarjetas de crédito en las que se dispone de un límite de crédito determinado que puede devolverse a plazos

En este sentido, añade que, dadas las propias peculiaridades del crédito 'revolving', "en que el límite del crédito se va recomponiendo constantemente, los intereses y comisiones devengados se capitalizan para devengar el interés remuneratorio y las cuantías de las cuotas no suelen ser muy elevadas, en comparación con la deuda pendiente, alargan muy considerablemente el tiempo durante el que el prestatario sigue pagando las cuotas, hasta el punto de que puede convertirle en un deudor cautivo", asegura en la sentencia.

Foto: Un cliente utiliza su tarjeta de crédito para pagar en una tienda de alimentacion. (Reuters)

El artículo 1 de la Ley de Usura, que data de 1908, determina como nulo cualquier contrato de préstamo, extensible a un crédito, en que se estipule un interés notablemente superior al normal del dinero y desproporcionado, habiendo motivos para estimar que ha sido aceptado por el prestatario a causa de una situación angustiosa, de su inexperiencia o de lo limitado de sus facultades mentales.

Las tarjetas 'revolving' son tarjetas de crédito en las que se dispone de un límite de crédito determinado que puede devolverse a plazos, a través de cuotas periódicas, pero su peculiaridad reside en que la deuda derivada del crédito se renueva mensualmente. Los intereses tan altos que finalmente se tienen que pagar han provocado una sucesión de demandas en los juzgados. Por eso, el fallo del Tribunal Supremo marca el devenir de las futuras sentencias por este producto.que ya ha pasado la primera factura a Värde.

Si, según los datos del Banco de España, el sector contaba al cierre de 2019 con un volumen récord de préstamos al consumo a través de tarjetas de 13.620 millones de euros, en el caso de Wizink, el monto de financiación se sitúa en torno a los 3.400 millones de euros.

La resolución del Supremo es un duro golpe para Värde, el propietario de la entidad, que ya había intentado sin éxito su venta después de que en 2018 comprase al Banco Santander el 49% del capital que no controlaba por unos 600 millones de euros. Värde y el Popular eran socios en Wizink desde 2014 y compartían la entidad online y el negocio de tarjetas de crédito y débito. Tras el acuerdo con el Santander, se hizo con la totalidad del capital para encargar posteriormente a Goldman Sachs la venta mediante una salida a bolsa por cerca de 2.500 millones.

WiZink, que a finales de 2018 firmó un ERE para la salida de unos 168 empleados (en torno al 14% de la plantilla entonces), obtuvo ese ejercicio un beneficio consolidado de 403,66 millones.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Tribunal Supremo Tarjetas de crédito Varde Partners Morosidad
El redactor recomienda