Solo queda un 35% de las discotecas

Los bares cierran y la fiesta se apaga en España por Tinder, Glovo y el 'éxodo rural'

2.424 bares que cierran cada año mientras que los restaurantes se sitúan año a año en máximo de establecimientos. Los expertos creen que algo está cambiando en los españoles

Foto: Un bar, vacío. (Foto: iStock)
Un bar, vacío. (Foto: iStock)

Después de la siesta y la fiesta, ir de cañas al 'Bar Pedro' y tomarte, además, unas tapas, es prácticamente una tradición en España. Sin embargo, las cifras apuntan a que, a excepción de los primeros, esto cada vez es menos así. 2.000 bares se cierran al año en España y los datos del 2020 solo han confirmado esta tendencia. Por su parte, el consumo de alcohol diurno aumenta año a año, al tiempo que se cierran locales de ocio nocturno.

Los analistas y las patronales creen que esta tendencia trasciende la situación económica del país, con la crisis no hubo cambios significativos. Estos expertos y representantes del sector creen que, realmente, se trata de un cambio cultural y demográfico en los españoles, que habrían cambiado sus tradiciones y hábitos, además de ser más mayores. España cada vez es menos un país de bares y fiesta y más de comida domicilio, quedarse en casa y ligar por internet.

La 'España Vaciada' de bares

2.424 bares menos al año son la prueba de que algo está pasando. A pesar de que la hostelería española aumenta su facturación el último año un 3,1%, son los restaurantes, en máximos, los que tiran del carro de la hostelería. Aunque hubo una leve subida hace 5 años, cuatro años seguidos de caída confirman que la causa no era la crisis económica.

A pesar de ello, España está lejos de ser un país con pocos bares. Se trata del país con más densidad de bares por persona del mundo (259 por cada establecimiento). El factor fundamental que dan desde Nielsen es la despoblación de muchas partes de la península. Cantabria, Galicia, Castilla-La Mancha y Castilla y León son las que más bares están cerrando.

Pero desde Nielsen explican hay otro factor importante, que tal vez "los españoles están pasando de ser 'parroquianos' del bar de toda la vida a ser consumidores, siendo la comida el elemento diferencial".

Ese cambio de paradigma explica que los bares tradicionales cierren sus puertas y el número de restaurantes despegue. De hecho, este último año han tocado techo, marcando un máximo histórico en establecimientos, siendo por primera vez en su historia más de 70.000 por todo el país.

La era de la comida a domicilio

También reconocen que, hoy en día un plan de tarde muy común es quedarse en casa a ver Netflix o ver el último partido de tu equipo de fútbol, y, para picar algo encargas un Glovo o un Deliveroo. Según Esther Rivera, responsable de hostelería de Nielsen "este cambio de hábitos está sucediendo y está transformando al sector". Está ocurriendo porque "el consumo diurno se está consolidando y ahora está más presente el salón de casa".

Prueba de ello es el éxito del 'delivery' o comida a domicilio. Actualmente, este sector supone ya más de 2.400 millones para el PIB español y, independientemente de la trayectoria de empresas como Glovo, Just Eat y Uber Eats, son innegables los avances de este canal para consumir. Más de la mitad de los españoles han recurrido a él según Kantar y el 7% de las comidas que venden los restaurantes lo hacen a través de ellos.

Envejecen los 80's, se acaba la fiesta

Aunque si los bares poco a poco pierden su estatus en España, aún están lejos de vivir una situación como la de la noche. Los locales nocturnos cierran de forma masiva desde el comienzo de la crisis. Ahora mismo ya solo queda un 35% de las discotecas que estaban abiertas en 2008.

Sin embargo las caídas no han parado a medida que la economía repuntaba. Entre el 2015 y el 2018, el sector perdió un 10% de los locales hasta quedarse solo en 17.233 establecimientos en toda España. La gran culpable de esta cifra es la 'discoteca del pueblo'. Los clásicos locales que servían a la juventud de poblaciones y ciudades pequeñas cada vez ven menos sentido (y rentabilidad) a su existencia a medida que su juventud se marcha a las grandes capitales y se reduce la población.

Sin embargo, en las grandes capitales la tendencia no se invierte. Muchas discotecas urbanas cierran sus puertas y el motivo, según la patronal del ocio nocturno, España de Noche, se debe a tres factores fundamentales: el envejecimiento de la sociedad española (y más de los 'baby boomers'), la España vaciada y que las nuevas generaciones viven la noche de forma menos intensa.

Vicente Pizcueta, portavoz de la asociación, explica que "en los años 80 la oferta de ocio nocturno se disparó no solo por el aumento de la población joven, sino porque hubo una revolución en libertades que llegó al ocio. La oferta era un poco sobredimensionada y desde entonces va bajando".

En aquel entonces, según explica, "había dos o tres locales en cada pueblo" y "esos son los establecimientos que no han parado de cerrarse". Explica esto porque defiende que el sector está viviendo en los últimos años una leve recuperación (factura más en los últimos años) debido a que "la subida del IVA en 2012 fue letal para el sector, en ese momento cerraron 600 locales, y en 2016 se volvió a bajar, haciendo subir al sector".

Sin embargo, Pizcueta cree que hay un problema que va más allá de la demografía, la sobreoferta de los 80 y los impuestos. "Cada vez hay más ocio digital, y en los hogares" por lo que, un cambio en la actitud de los españoles también estaría detrás de la continua caída en el número de locales.

Los españoles cada vez abogan menos por salir de fiesta y cada vez son más de quedarse en casa. Queda ya poco de aquella generación que durante los 80 y los 90 era dueña de la noche.

Menos fiesta, más Tinder

En estos cambios en la socialización también sería clave el auge de aplicaciones de citas como Tinder o Badoo, que en los últimos años han entrado en la vida de los españoles con mucha fuerza y, ante la perspectiva de encontrar el amor en a golpe de clic, sería menos apetecible buscarlo en una discoteca o en un pub.

En los últimos años, más de 4,35 millones de españoles se han creado una cuenta de Tinder, Badoo y el resto de empresas del sector, frente a los 2,3 millones de usuarios que eran solo dos años atrás. Según Statista, además, en ese periodo de tiempo sus ingresos han subido de 13 millones de euros hasta los 17 millones.

El éxito de este tipo de plataformas en España es innegable. El país ibérico es el tercero del mundo (en relación con la población) que más descarga estas Apps, según datos de Google. Por ello ha sido la segunda aplicación que más ingresos ha sacado de España solo por detrás de Netflix, dato que defiende Hootsuite.

Y hablando de Netflix, prueba de que los jóvenes españoles cada vez son más de quedarse en casa viendo series, o salir durante el día a restaurantes, es que el consumo de alcohol durante la noche ha caído de forma importante. Según los datos de Nielsen, el consumo antes de las 9 de la noche se ha consolidado en el 90% del total.

Las consumiciones más suaves como son la cerveza han subido de forma importante hasta ser un 54% del total, mientras que las bebidas alcohólicas en su conjunto han caído un 7%. Por su parte, tampoco es un buen momento para los 'cubatas' y es que tanto el consumo de refrescos como el de bebidas alcohólicas de alta graduación se ha contraído un 5%.

España ha cambiado de hábitos y ya cada vez hay menos bares, menos pubs y menos discotecas. El futuro es, cada vez más, a la luz del sol y con comida más que bebida. Cada vez hay menos Pacha y menos Bar Paco y más cenas, comidas en restaurantes y sobre todo, tardes en casa, encargando todo a través de una App.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
22 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios