LA CNMC pide reducirlos un 15%

Los recortes a la cogeneración desatan la "tormenta perfecta" para la industria

Repsol, Cepsa, Viscofan, Nestlé, Seat... Todas estas empresas se sirven de esta forma de generar energía y su factura de la luz podría subir hasta un 20% con la nueva retribución

Foto: Factoría de Sniace en Torrelavega, antes de solicitar la liquidación. (EFE)
Factoría de Sniace en Torrelavega, antes de solicitar la liquidación. (EFE)
Adelantado en

Sniace, la empresa papelera cántabra que empezó a andar hace 80 años, cierra sus puertas definitivamente. Aunque hay varios motivos que han provocado la liquidación de la empresa, como el alto nivel de deuda o la subida del precio de la celulosa, la propia compañía destacaba uno muy concreto por encima de todos: la nueva tasa de retribución a la cogeneración de energía aprobada por el Ministerio de Transición Ecológica.

Por ello, el fantasma de Sniace ha hecho sonar las alarmas entre las empresas que usan la cogeneración. Este sistema de generar electricidad, que se produce al usar al mismo tiempo energía térmica y eléctrica, es empleado por todo tipo de compañías, incluyendo casi todas las papeleras (Viscofan…), químicas y petroleras, como Repsol y Cepsa, aunque también, en menor medida, olivareras, lácteas, de conservas y otras de todo tipo de sectores.

Entrada a la factoría de Sniace en Torrelavega. (EFE)
Entrada a la factoría de Sniace en Torrelavega. (EFE)

Empresas como Nestlé o Seat son también otros ejemplos de empresas que se sirven de la cogeneración. Según la Asociación Española de Cogeneración (Acogen), más del 20% del sector industrial español la utiliza. Por ello, según afirma esta plataforma, la decisión de subir la tasa de retribución afectaría a todas ellas.

La nueva tasa de retribución

El pasado 22 de noviembre, fue aprobado por el Consejo de Ministros el decreto ministerial de la nueva tasa de retribución para renovables y cogeneración, que debía renovarse tras concluir el ciclo de seis años de validez estipulado. La gran diferencia es que se recortarán casi 1.000 millones de euros (en concreto, 997,5 millones). Según la CNMC, la cogeneración cargaría con 430 millones de esa bajada.

En el Congreso, el Gobierno explicó que el motivo para acometer esta reforma es que hasta ahora “ha existido una sobrerretribución” en el sector, lo que las empresas niegan tajantemente, al menos, en el caso de la cogeneración. Esta propuesta fue votada favorablemente por todos los miembros de la Cámara a excepción del PP y de Vox, que se abstuvieron.

Las compañías consultadas por El Confidencial reconocen que habrá un impacto importante para ellas, pero no quieren hacer valoraciones porque “es demasiado pronto y aún se está midiendo el daño que puede hacer, porque va a ser muy diferente para cada tipo de empresa”. Acogen, asociación que defiende los intereses del sector, afirma que “las compañías que estén en el límite pueden sufrir situaciones como la de Sniace”.

Debido a la magnitud del recorte, la CNMC ha propuesto al ministerio que lo rebaje un 15%. Desde algunas empresas, comentan que, de no rectificar este recorte, llevarán el caso a los tribunales. Acogen, por su parte, ya ha presentado alegaciones, que espera que tengan respuesta este mismo mes de febrero.

“La tormenta perfecta”

“En ningún caso hay sobrerretribución,” explica el director general de Acogen, Javier Rodríguez. “De hecho, la orden ministerial tomó esta decisión considerando que el precio de mercado son 55 euros por MW, cuando en los últimos meses es de 40”.

Rodríguez explica que los negocios relacionados con la cogeneración vivirán una situación especialmente crítica porque “se ha producido una tormenta perfecta” en la que "mientras que las condiciones de mercado han caído en picado en los últimos meses, ahora se recibirá mucho menos por el recorte a la retribución". Los dos mercados que tiene esta energía “menguarán mucho de golpe”.

Factoría de Sniace en Torrelavega. (EFE)
Factoría de Sniace en Torrelavega. (EFE)

Además, añade que el problema en el caso de la cogeneración (frente a las renovables) se agrava porque “apenas recibe retribución a la inversión”. En este tipo de pagos es donde habría rentabilidad (del 7%) según Acogen, mientras que la retribución a las operaciones (el 94% de la que recibe la cogeneración) “solo cubren costes de mantenimiento, no dan rentabilidad”.

Según sus cifras, 600 industrias (que producen el 20% del PIB industrial de España) verán subir un 20% el precio de su energía. En esta situación, “las industrias en situaciones más comprometidas se verán afectadas con mucha fuerza [como el caso de Sniace], pero va a afectar a todas”.

Desde el Ministerio de Transición Ecológica, niegan la mayor y defienden su reforma alegando que garantiza una rentabilidad del 7,3%. Destacan especialmente que “las instalaciones cogeneradoras conocen con antelación los ajustes que se van a realizar en el siguiente periodo de regulatorio y pueden realizar su planificación con suficiente margen”.

La secretaria de Estado de Energía, Sara Aagesen, afirmaba poco tiempo después de la liquidación de Sniace que “se trata de un sistema regulado, avalado por la Comisión Europea y completamente predecible. La norma marca que todo ingreso por encima de lo estipulado como rentabilidad razonable queda fuera del límite normativo español y comunitario”. Por lo tanto, “de no hacer esta actualización, la rentabilidad real percibida sería superior al valor fijado por ley”.

A raíz de esto, recuerdan desde el ministerio que han tenido en cuenta la evolución pasada y futura del precio. Sin embargo, remarcan que “se traslada a los costes regulados de la factura de la luz, que pagamos todos los consumidores”.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios