TRAS LA AVENTURA CON VISTA CAPITAL

Santander vuelve al capital riesgo y ficha al exCEO del Grupo Timón (Polanco-Pérez)

La entidad crea un vehículo con 1.100M para invertir en capital riesgo y deuda privada de medianas empresas que dirigirán dos gestores provenientes de Qualitas Equity Partners

Foto: La presidenta de Banco Santander, Ana Botín. (EFE)
La presidenta de Banco Santander, Ana Botín. (EFE)
Adelantado en

Banco Santander vuelve al capital riesgo. Tras su aventura con Vista Capital, la sociedad gestora de ‘private equity’ creada junto a Royal Bank of Scotland y desaparecida en 2015, la entidad presidida por Ana Botín ha decidido volver a este segmento de las inversiones en empresas de mediana capitalización. Según confirman fuentes financieras, el grupo va a crear un vehículo dotado con al menos 1.100 millones de euros que será dirigido por un equipo de gestores provenientes de Qualitas Equity Partners, la firma de capital riesgo liderada por Íñigo Olaguibel y Eric Halverson y vinculada históricamente a las familias Polanco y Pérez, fundadoras del Grupo Prisa.

El plan de Santander para crear el vehículo está muy avanzado, hasta el punto de que el banco está a la espera de las autorizaciones de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) para constituir la sociedad a través de la cual se iniciará la actividad. Según la mismas fuentes, el vehículo contará con un fondo de 900 millones de euros que se invertirán en forma de deuda privada de pequeñas y medianas empresas. Pero, además, Santander se compromete a invertir directamente y en su propio nombre en un fondo de capital riesgo que dispondrá de 175 millones adicionales. La participación del banco en ese fondo sería del 40%, unos 70 millones de euros. Para el 60% restante se buscarían nuevos inversores.

El objetivo de Botín es ampliar la gama de productos que el grupo financiero ofrece a las compañías de tamaño medio, más allá de las tradicionales opciones de créditos, préstamos, líneas de circulante o 'confirming' que tienen la gran mayoría de los bancos nacionales.

Los responsables del destino de los 1.100 millones que va a desembolsar Santander van a ser Borja Pérez Arauna y Borja Oyarzábal, dos directivos fichados de Qualitas Equity Partners, la firma de ‘private equity’ creada en su día por los Polanco y los Pérez. De hecho, Pérez Arauna es hijo de Francisco Pérez, el histórico socio de Jesús de Polanco, y fue hasta 2017 consejero delegado del Grupo Timón, la sociedad patrimonial de ambas familias que controla el 7,6% del Grupo Prisa.

Santander, por su parte, es el principal acreedor del Grupo Prisa, la compañía de medios de comunicación de la que el banco tiene el 4% del capital. Los ejecutivos del nuevo vehículo de inversión tendrán independencia a la hora de decidir en qué empresas invierten, pero se someterán a los criterios de riesgo y código de conducta de la entidad financiera, que va a crear un comité de dirección para monitorizar la evolución del acuerdo.

Banca y capital riesgo

CaixaBank y Sabadell ya tienen vehículos parecidos para invertir en pequeñas empresas de reciente creación y con potencial de recorrido, lo que se conoce como ‘venture capital’. Pero sus apuestas hasta el momento son moderadas si se comparan con la iniciativa del Santander, ya que el primero tiene una sociedad con 154 millones —Caixa Capital Risc, financiada por Criteria, el 'holding' de La Caixa— y el segundo dispone de un fondo de 100 millones constituido en 2016.

Esta es la segunda incursión del Santander en el mundo del capital riesgo. La primera fue a través de Vista Capital, la sociedad participada a medias con Royal Bank of Scotland que fue fundada a mediados de los noventa y que fue una de las grandes referencias de este sector destinado a grandes fortunas, aseguradoras y clientes de banca privada. Un vehículo a través del cual la entidad financiera invirtió más de 700 millones de euros en una veintena de compañías, como Parques Reunidos, Superdiplo, Miquel y Costas e Indas.

Vista Capital fue cerrada en 2015 por los dos socios fundadores debido a las presiones regulatorias del Banco Central Europeo (BCE), que penalizó las inversiones de este tipo al exigir más provisiones a las entidades financieras. La decisión de volver a este segmento se debe, según las mismas fuentes, a la estrategia de ampliar la gama de productos que se ofrecen a los clientes, empresas e inversores de banca privada, ante la prolongación del escenario de tipos de interés negativos.

Grandes familias

Qualitas Equity Partners inició su actividad en 2003 con un primer fondo de 150 millones, que principalmente procedía de la fortuna de los Polanco y de los Pérez, pero ahora el peso de la familia ya no es mayoritario. Al contrario, entre los inversores más destacados se encuentran apellidos como los Riberas, dueños de Gestamp, los Urrutia, accionistas históricos de Iberdrola, o los Fluxá, propietarios del grupo hotelero Iberostar.

En estos últimos 15 años, el 'private equity' ha invertido 3.000 millones de euros entre deuda y capital en múltiples sectores y geografías, según sus datos oficiales. Uno de sus mayores éxitos fue la creación de Q-Energy, su brazo destinado a las energías renovables desde el cual promovieron Fotowatio. Una empresa de plantas solares que en 2015 vendieron al grupo saudí Abdul Latif por 1.000 millones. Tuenti, la red social comprada por Telefónica, fue otra de sus inversiones más rentables, si bien el fondo también sufrió pinchazos como el de la azulejera Azuvi o la murciana Hormigones Forte.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
14 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios