apuesta estratégica

Landmark invertirá 700M en poner en valor todos los suelos que se ha quedado Santander

La nueva gestora culmina la estrategia de desagüe inmobiliario que ha llevado a cabo Santander con Testa y Metrovacesa. El objetivo del banco es quedar por debajo del 80% en 10 años

Foto: Ana Patricia Botín. (E. Villarino)
Ana Patricia Botín. (E. Villarino)
Adelantado en

Landmark, la gestora de suelos que ha creado Banco Santander con sus propios adjudicados, acaba de echar a rodar como unidad independiente, un hito que supone completar el ejercicio de saneamiento inmobiliario del banco, que ya dio salida a miles de pisos con Testa, mientras que los suelos con posibilidad de promoción se llevaron a Metrovacesa.

La culminación de esta estrategia de desagüe es Landmark, sociedad a la que se han transmitido los 4.500 millones de euros brutos que el banco sigue teniendo en 4.000 suelos, la mayoría de ellos pendientes de tramitación para conseguir ser urbanizables.

A diferencia de la estrategia que diseñó con Quasar, megaproyecto de venta de todos los activos tóxicos de Popular a Blackstone, en esta ocasión, la entidad presidida por Ana Botín ha preferido no vender a descuento (los 30.000 millones brutos de Qasar se traspasaron valorados en 9.700 millones netos) y crear una unidad especializada en la gestión de estos activos para llevarse parte de esa mejora

Alberto Quemada.
Alberto Quemada.

Pero este objetivo exige una inversión estimada de hasta 700 millones de euros, según afirman fuentes conocedoras. Esto no significa que Santander o Landmark vayan a tener que poner ahora esta cifra sobre la mesa, sino que prevén necesitar movilizar este dinero para cumplir su plan de negocio de los próximos 10 años.

De hecho, de esta cifra, solo unos 100 millones requerirán ser aportados en capital en una primera fase, ya que van ligados al arranque de los proyectos, mientras que los otros 600 millones están ligados a la urbanización de los terrenos, estadio que ya permite vender suelos o participaciones con la ganancia que se ha marcado la filial en su plan de negocio

Esta hoja de ruta, además, contempla que todos los años se van a tener ingresos superiores a las cifras de inversión estimada, lo que permitirá a Landmark aprovechar este margen para llevar a cabo las inversiones previstas. Además, esta sociedad nace con la vocación de dar entrada a socios y llegar a diversos tipos de acuerdos, lo que diluirá estas estimaciones.

Alianzas para desconsolidar

La idea inicial de negocio, según las mismas fuentes, pasa por crear sociedades conjuntas ('joint ventures') con promotores locales para proyectos locales, y sellar acuerdos con inversores de mayor tamaño, tanto empresas como fondos, para crear vehículos conjuntos o para darles entrada en Landmark, entre otras opciones.

El abanico de posibilidades es amplio, ya que el equipo de Alberto Quemada, consejero delegado de Landmark, es consciente de que actualmente es muy difícil que un comprador pague por estos suelos el dinero que quiere el banco, pero también que la entidad no tiene vocación promotora, por lo que la salida de Santander vendrá de la mano de este tipo de alianzas.

Una política de desinversión que arrancará el próximo año, con el objetivo de que, al final del actual plan de negocio, la posición del banco esté por debajo del 80%. Una participación que, además, verá cómo cada año cambia de valor, porque Landmark prevé realizar una tasación de sus activos todos los años y su gran reto con la tasación de suelos es, precisamente, que cada año valgan más.

Para conseguirlo, la compañía está inmersa en una intensa campaña de fichajes con la vista puesta en pasar de una plantilla de 25 a 40 profesionales. Como adelantó El Confidencial, ha incorporado ya a José Córdoba, hasta ahora director de Promoción de Acciona, y a Pedro Rodríguez Agudín, responsable de Negocio Inmobiliario de Aelca, para su primera fila directiva.

El objetivo de Santander es empezar a reducir posiciones el próximo año y situarse por debajo del 80% del capital de Landmark dentro de una década

Aunque Landmark nunca ha querido desvelar ni los metros cuadrados ni la tipología y ubicación de sus suelos, las fuentes consultadas por El Confidencial aseguran que —en términos de valoración, que no de metros cuadrados— la mitad de la cartera debe ser finalista, más del 40% en gestión y menos del 10% rústico.

El problema es que la mayoría de los suelos finalistas son pequeñas parcelas, lo que ayuda a entender el interés de Landmark por llegar a acuerdos con promotores locales y por la venta directa.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios