EL GRUPO BRITÁNICO PIDE 2.000 MILLONES MÁS

MásMóvil se lanza con Goldman Sachs a la compra de Vodafone España por 6.000 M

La compañía dirigida por Meinrad Speinger, que capitaliza cerca de 3.000 M, ha decidido dar un golpe en la mesa en la tan esperada concentración del sector de las telecomunicaciones

Foto: Imagen: EC.
Imagen: EC.

Terremoto en el sector de las telecomunicaciones en España. Según han confirmado fuentes próximas a las conversaciones, MásMóvil se ha lanzado a la compra de la filial española de Vodafone por 6.000 millones de euros. Una operación que ha sido promovida por Goldman Sachs, financiador del cuarto operador del país. Por su parte, McKinsey ha elaborado el plan estratégico para calcular las sinergias de la posible integración, que alcanzarían los 2.000 millones.

La compañía dirigida por Meinrad Spenger, que capitaliza cerca de 3.000 millones de euros, ha decidido dar un golpe en la mesa en la tan esperada concentración del sector de las telecomunicaciones en España, inmerso en una cruenta guerra comercial por captar clientes a base de tirar los precios de los servicios. Según las mismas fuentes, el empresario austriaco, ayudado por Josep Maria Echarri, el número dos, ha mantenido conversaciones con la matriz de Vodafone en Reino Unido para sondear la compra de su filial española, que lleva años dando disgustos al grupo británico.

Para tal operación, que dobla en dimensión el valor actual de MásMóvil, Spenger ha conseguido el apoyo de Goldman Sachs, que se ha comprometido a financiar la transacción. Tampoco se descarta que pudiera tomar una participación en la adquisición, que se pagaría mediante una ampliación de capital y deuda procedente de un préstamo bancario. Para evitar un impacto dilutivo en el comprador, la compañía considera que la aportación del ebitda y los ahorros de costes, cifrados en hasta 2.000 millones, daría valor desde el primer momento.

Fuentes oficiales del banco estadounidense, cuya involucración ha sido confirmada por dos fuentes, han declinado hacer ningún comentario sobre esta información. Por su parte, fuentes oficiales de MásMóvil han indicado que no comentan "rumores de mercado" para añadir que ahora mismo no están inmersos "en ningún proceso de compra, fusión o 'joint venture' con Vodafone". Por su parte, el grupo británico niega "rotundamente que exista una negociación en curso con MásMóvil". Además, agregan que "aunque existiera una intención por parte de MásMóvil o sus accionistas en negociar la compra de Vodafone, no tenemos ningún interés en ello".

Acto de MásMóvil en la Bolsa de Madrid. (EFE)
Acto de MásMóvil en la Bolsa de Madrid. (EFE)

Las fuentes relacionadas con las negociaciones matizan que MásMóvil presentó la oferta no vinculante por la filial española por 6.000 millones en verano. Propuesta que fue rechazada por Vodafone, que ha pedido 8.000 millones. Esta valoración contrasta con los 7.200 millones que la compañía británica pagó en 2014 por ONO, lo que pone de manifiesto el deterioro de la subsidiaria. El pasado año, el grupo inglés aplicó un deterioro de 2.900 millones sobre su división nacional al reducir de forma sensible los flujos de caja esperados.

Vodafone España perdió 601,3 millones de euros en su último año fiscal (1 de abril de 2018-31 de marzo de 2019), lo que supuso triplicar los números rojos sufridos en el ejercicio precedente, cuando se apuntó unas minusvalías de 180,2 millones de euros. Estos malos resultados se debieron a la caída de los ingresos del 9%, hasta los 3.635 millones de euros. Un descenso provocado por la decisión de no ofrecer los partidos más importantes de la Liga de Fútbol y de la Champions League al considerar que no era rentable y el coste de las agresivas promociones con las que intentó minimizar las pérdidas de clientes al renunciar a ofrecer estas competiciones deportivas.

Pérdida de clientes y competencia

Tras estos números, Vodafone anunció un expediente de regulación de empleo (ERE) que afectó a 1.000 empleados, el 20% de la plantilla. Un ajuste para reducir costes y enderezar las cuentas, que no mejoraron en el primer trimestre del actual ejercicio fiscal. Entre abril y junio de 2019, la empresa británica registró un descenso del 10,3% de los ingresos, hasta los 1.082 millones. La filial española cerró con 11,3 millones de líneas móviles, 158.000 clientes menos, "en un periodo marcado por una alta agresividad comercial, el proceso de saneamiento y desconexión de líneas de bajo valor en la cartera y el impacto de grandes operaciones corporativas".

La compañía explicó que "estas cifras reflejan el impacto del reposicionamiento comercial del negocio llevado a cabo en el último año del marco competitivo", dominado por promociones agresivas, la decisión estratégica de salir del fútbol por su falta de rentabilidad y el empuje de proposiciones 'low cost'.

Los principales escollos para la integración serían el precio que exige el grupo inglés y los más que probables 'remedies' que impondría Bruselas

Según otras fuentes, el gran escollo a esta integración, además de que ambas partes se pongan de acuerdo en el precio, sería la postura de Margrethe Vestager, la comisaria europea de la Competencia. Vestager, que acaba de ser renovada en su cargo pese a que se daba por hecha su salida, siempre ha recomendado que en cada país haya al menos cuatro operadores nacionales, y la fusión de Vodafone y MásMóvil reduciría este número a tres. Otras fuentes indican que, como Euskaltel ha lanzado un plan para extender su red a nivel nacional, en realidad ya habría cuatro competidores, por lo que esta irrupción de la compañía vasca facilitaría la operación.

En cualquier caso, se da por hecho que Europa pondría penalizaciones o 'remedies' a la potencial integración, ya que la suma de ambas compañías crearía un gigante con más de 18 millones de clientes móviles.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
25 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios