abertis pagará 1.500 millones

Abertis y GIC unen fuerzas para comprar juntos a Goldman sus autopistas mexicanas

Las dos empresas, que pujaban por hacerse con la concesionaria mexicana RCO, han logrado imponerse en la puja con una oferta que, para la española, asciende a 1.500 millones

Foto: José Aljaro, consejero delegado de Abertis. EFE Chema Moya
José Aljaro, consejero delegado de Abertis. EFE Chema Moya

Después de tres años con el foco puesto en ellas, la concesionaria catalana Abertis ha conseguido hacerse con la cartera de autopistas mexicanas de Goldman Sachs. Para conseguirlo, la compañía ha unido fuerzas con GIC, brazo inversor del Gobierno de Singapur, junto a quien ha creado un consorcio que se ha hecho con estas carreteras.

En concreto, los nuevos peajes que se incorporarán a la cartera de Abertis son los controlados por la concesionaria RCO, donde Goldman controla el 70% del capital, mientras que el 30% está en manos de inversores y gestoras de fondos de pensiones mexicanos.

Con esta operación, Abertis pasará a controlar la compañía al adquirir el 50,1% de RCO por 1.500 millones de euros, operación que está sujeta a la aprobación de las autoridades regulatorias y que supone conceder al grupo azteca un valor de empresa de 5.000 millones de euros.

Abertis financiará la operación mediante una combinación de efectivo disponible y préstamos ya existentes y estima que el cierre del acuerdo se produzca durante el primer semestre de 2020 mediante una oferta pública de adquisición (opa), que como máximo incrementará la participación de Abertis y GIC en un 6%.

RCO es propietario de ocho autopistas que suman 876 kilómetros en total y conforman el eje vertebral de la región centro-occidente del país, conectando el principal corredor industrial, El Bajío, y sus dos mayores ciudades: Ciudad de México y Guadalajara.

Para Abertis, esta operación es un importante paso de cara a encontrar nuevas fuentes de ingresos, ante el próximo vencimiento del grueso de sus autopistas en España, con la AP-7 como principal pérdida.

De hecho, la compañía española estima que, si estos activos mexicanos hubieran estado integrados en sus cuentas de 2018, le habrían generado un ebitda (beneficio bruto operativo) de 375 millones.

"Esta compra supone una importante operación de crecimiento para el Grupo Abertis, con la entrada en un país que ofrece una apuesta por la colaboración público-privada. La operación ha sido posible gracias al apoyo de nuestros accionistas, Atlantia, ACS y Hochtief”, ha señalado José Aljaro, consejero delegado de la concesionaria española.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios