MESA REDONDA EL CONFIDENCIAL-CUATRECASAS

Sáenz de Santamaría: un Brexit duro será una "yincana burocrática" para las empresas

El Brexit no deja indiferente a nadie, mucho menos a las empresas españolas. En un escenario de incertidumbre constante, los expertos nos dan las claves de supervivencia para nuestras compañías

¿Cómo minimizar el impacto de un Brexit duro en las empresas españolas? ¿En cuánto puede afectar al crecimiento económico del país? ¿Subirán los aranceles? Si no hay acuerdo, a partir del 1 de noviembre el escenario de relaciones del Reino Unido, convertido entonces en un tercer país, cambiará por completo y las incertidumbres jurídicas, fiscales, comerciales y laborales se prolongarán mucho más allá del día D. Para abordar este desafío, que lleva ya un trienio castigando a los mercados, El Confidencial y Cuatrecasas organizaron un encuentro en el que participaron Soraya Sáenz de Santamaría, socia de la firma de abogados y exvicepresidenta del Gobierno de Mariano Rajoy; Pedro Llorente, consejero del área laboral de Cuatrecasas y exsubsecretario de Empleo y Seguridad Social; Javier Gándara, presidente de la Asociación de Líneas Aéreas (ALA) y director general de easyJet; Joaquín Casasús, director general de la gestora Abante Asesores, y, Jaime Montalvo, director internacional de la Cámara de Comercio de España.

El tejido empresarial español está abordando planes de contingencia ante diferentes escenarios y dos tercios de las compañías ya tienen una hoja de ruta, según diversos estudios consultados por la Cámara de Comercio de España, pero está por ver cómo de efectiva es. “El problema de un Brexit duro es que va a obligar a las empresas a adaptarse a la situación en varias ocasiones”, señaló Sáenz de Santamaría, quien añadía que “ahora se preparan para la salida, pero serán tiempos complicados hasta que se clarifique este periodo transitorio”. En su opinión, “nos hemos acostumbrado a convivir con que va a pasar algo sin saber qué es y nos hemos habituado a que cada cierto tiempo nos acercamos al precipicio. Esto nos ha relajado y es un problema”.

Soraya Sáenz de Santamaría, socia de Cuatrecasas y exvicepresidenta del Gobierno de España.
Soraya Sáenz de Santamaría, socia de Cuatrecasas y exvicepresidenta del Gobierno de España.

Reino Unido es el tercer destino de las exportaciones españolas. Las 10.000 empresas que venden en las islas, la mayoría pymes, se juegan cerca de 40.000 millones de euros, según datos del ICEX, siendo las de automoción las de mayor peso, con casi el 31%, seguidas de las de productos de origen vegetal (13%) y las de la industria química (7,3%). Sin olvidar que, a nivel turístico, Reino Unido es el principal emisor de visitantes en España.

Un Brexit duro afectará a las exportaciones, que se encarecerán por la depreciación de la libra y las barreras arancelarias

“No están acostumbradas a trámites y regulaciones aduaneras o de otro tipo”, reconoció Montalvo, que advirtió de que una salida sin acuerdo “va a provocar una recesión en el Reino Unido que afectará a nuestras exportaciones, ya que se encarecerán por la depreciación de la libra y por las barreras arancelarias”. Esto se traducirá en “una reducción de décimas en nuestra economía”. No obstante, a su juicio, los obstáculos más problemáticos no son los aduaneros, sino los técnicos, como licencias, autorizaciones, certificaciones o registro de marca, ya que será necesario tramitarlos nuevamente para no perder la protección del nombre comercial en el Reino Unido.

“El listado de todo el control aduanero que se exige es una yincana burocrática”, corroboró Sáenz de Santamaría repasando algunos de los mismos. “Creo que se impondrá la razón, porque la ciudadanía lo va a exigir”, añadió Gándara, citando un ejemplo claro con el 'e-commerce'. “¿Será ahora más caro y tardará más un pedido que venga del Reino Unido? Es impensable”.

Un momento del encuentro.
Un momento del encuentro.

El reto: navegar con la incertidumbre

Para la socia de Cuatrecasas, el reto principal para las empresas es “estar preparadas para la gestión de la incertidumbre”. En su opinión, aquellas que hayan sido capaces de anticiparse a los riesgos y de analizar los escenarios desde el punto de vista jurídico y económico “navegarán mejor en un escenario muy incierto, en el que nadie sabe lo que va a pasar y que está llamado a prolongarse en el tiempo de forma amplia”.

Existen dos riesgos fundamentales, según Llorente. De un lado, la adaptación a la nueva regulación, que va a afectar “a todas las áreas” de una empresa; de otro, a nivel operativo. “Lo recomendable es que una empresa que exporta o tiene presencia física en Reino Unido tenga una 'checklist' de lo que supondrán todos los cambios que se avecinan, a nivel laboral o fiscal, y adaptarse lo más rápido y seguro posible”.

Javier Gándara, presidente de la Asociación de Líneas Aéreas (ALA).
Javier Gándara, presidente de la Asociación de Líneas Aéreas (ALA).

El sector de la aviación es un mercado que está “más impactado”, ya que la regulación no se rige por la Organización Mundial del Comercio y, de no haber acuerdo, caería en un “limbo”. Habría que tener “un acuerdo de cielos abiertos para que todo fuese como hasta ahora y los ciudadanos pudiesen elegir entre una amplia oferta”, señaló el responsable de la Asociación de Líneas Aéreas y de la filial española de la británica easyJet, que ha trasladado parte de su flota a Austria para amortiguar el impacto. Según explicó, los dos aspectos más sensibles y en los que las aerolíneas llevan más de dos años preparándose son la propiedad y control de las compañías y el acceso al tráfico aéreo.

Respecto al sector financiero, Casasús aseguró que Reino Unido está muy avanzado en materia de financiación de la economía real, y aunque ahora “va a perder ese privilegio, estamos lejos de ser competitivos en este sector y será difícil ser una alternativa”. A escala de inversiones, el Brexit lleva tiempo notándose en los mercados y su impacto “está subiendo por el incremento de la incertidumbre”, especialmente en compañías expuestas al país y en empresas británicas de menor tamaño y con una actividad más local. A su juicio, “si finalmente la salida no es tan dura, quizás haya una oportunidad en los sectores que hasta ahora han sufrido más: las aerolíneas, los sectores más exportadores al Reino Unido y la banca”.

¿Qué pasará con la libertad de movimiento?

Según el consejero del área laboral de Cuatrecasas, hay tres frentes en los que poner luz tras el régimen transitorio: trabajadores, Seguridad Social y migración. En su opinión, conviene no olvidar la importancia del término de “reciprocidad” de las medidas a uno y otro lado de la frontera y de la enorme incertidumbre de los expatriados. Llorente explicó que, de forma no oficial, se empieza a hablar de que “les gusta el sistema australiano”, que consiste en una especie de carné por puntos profesional, por el que se establece una puntuación por idioma, habilidades, talento en profesiones deficitarias y cualificadas, etc.

Pedro Llorente, consejero de Cuatrecasas y exsubsecretario de Empleo y Seguridad Social.
Pedro Llorente, consejero de Cuatrecasas y exsubsecretario de Empleo y Seguridad Social.

En definitiva, incertidumbre, burocracia y prevención son los conceptos que más se repitieron en la mesa redonda. Está por ver qué ocurre a partir del 1 de noviembre, fecha en la que el Reino Unido tendrá que abandonar la UE si no hay acuerdo.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios