cinco contra cinco

Vocento, una casa rota: la mitad del consejo votó a favor de cesar a Luis Enríquez

La votación para cesar a Luis Enríquez como consejero delegado se saldó con un empate de cinco votos a favor y cinco votos en contra, entre ellos el del propio Enríquez

Foto: Junta General de Accionistas 2019 de Vocento
Junta General de Accionistas 2019 de Vocento

La guerra de Vocento sigue sin víctimas, pero todavía no ha terminado. El pasado miércoles, el consejo de Administración mantuvo una nueva y tensa reunión en la que volvió a ponerse sobre la mesa el cese de Luis Enríquez como consejero delegado. La votación, una vez más, se saldó sin una mayoría clara pero evidenció la profunda fractura del consejo: cinco votos a favor y cinco votos en contra.

Según apuntan fuentes de Juan Ignacio Luca de Tena 7, cuartel general del grupo, los cinco consejeros que votaron a favor de la salida de Enríquez fueron Santiago Bergareche, Enrique de Yarza, Gonzalo Urquijo, Gonzalo Soto y las hermanas Luca de Tena, representadas por Soledad Luca de Tena. A favor de su permanencia, la familia Ybarra (que tiene tres votos), Carlos Delclaux y el propio Enríquez. Cinco contra cinco, empate. Si Enríquez no hubiese participado en la votación, habría sido cesado.

Luis Enríquez, CEO de Vocento, en una imagen de archivo. (EFE)
Luis Enríquez, CEO de Vocento, en una imagen de archivo. (EFE)

La división es total y las mismas fuentes apuntan a que las espadas siguen en alto, por lo que se prevé que los próximos meses sean igual de movidos. Este miércoles, tras la celebración del consejo, la compañía envió un escueto comunicado para "salir al paso de las informaciones que en los últimos días han cuestionado la continuidad del CEO" en el que señalaba que Enríquez cuenta con el apoyo de los Ybarra y del consejo, obviando los resultados de la citada votación y la fuerte fractura que arrastra la cúpula desde hace años.

De forma paralela, el resto de accionistas sigue la evolución del conflicto e incluso alguno ha decidido tomar partido. Es el caso de Francisco García Paramés, presidente de Cobas Asset Management, tal y como adelantó El Confidencial. El conocido gestor cuenta con un 5% del capital y hace unos días hizo llegar a todos los consejeros una carta en la que manifestaba su preocupación por el conflicto interno y tomaba partido. "Apoyamos al consejero delegado dado el gran trabajo que ha realizado en los últimos ocho años en un entorno muy complicado", señala Paramés. "Esperamos, por tanto, que el consejo mantenga la confianza en él para permitir que complete su labor en el grupo. Creemos que así se defienden mejor los intereses de los accionistas, incluidos los que representamos".

Hasta hace unos días, la salida de Enríquez se daba por hecha y él mismo se lo había traslado a su entorno más cercano. De hecho, la Comisión de Nombramientos y Retribuciones ya había acordado elevar al consejo el nombre de Iñaki Arechabaleta, director general de Negocio, como candidato a consejero delegado, tal y como adelantó este diario. Las fuentes consultadas añaden que existía un compromiso de que tras la salida de Bergareche de la presidencia el pasado 1 de enero, Enríquez haría lo propio el 30 de junio. Un pacto incumplido que ha levantado ampollas entre algunos consejeros y que no cambia ni una coma del plan de los rebeldes, que todavía necesitan un voto más para descabalgar a Enríquez.

El Confidencial se ha puesto en contacto con Vocento, que ha declinado comentar esta información y se ha remitido al comunicado enviado el pasado miércoles por la noche.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios