PROYECTO ORDESA

Ibercaja vende 600 millones en créditos tóxicos a Marathon para cumplir con el BCE

La entidad aragonesa acelera su plan de saneamiento para cumplir con los objetivos del regulador. Esta operación supone traspasar un tercio de sus créditos problemáticos

Foto: Logo de Ibercaja.
Logo de Ibercaja.

Ibercaja Banco sella la segunda mayor venta de activos tóxicos en toda la crisis. La entidad aragonesa ha llegado a un acuerdo para vender 600 millones en créditos problemáticos al fondo norteamericano Marathon, según fuentes financieras consultadas por El Confidencial.

La operación conocida como Proyecto Ordesa —por el parque nacional de los Pirineos— supone el traspaso de casi la mitad —un 40%— de los créditos impagados ligados a la actividad inmobiliaria que tiene Ibercaja, y una quinta parte de los activos problemáticos (NPA, por sus siglas en inglés). El asesor del banco está siendo Alantra.

La entidad ha confirmado a la CNMV esta información, detallando que tendrá un efecto positivo en capital y negativo en resultados, por 25 millones.

Con esta venta, Ibercaja bajaría su ratio de NPA sobre activos del 8,8% de finales de marzo al 7,2%. Hace un año era de casi el 12%. La meta que están marcando el Banco Central Europeo (BCE) y el mercado es que las entidades bajen del 5% a medio plazo. A este ritmo, Ibercaja lo lograría en 2020. En su plan estratégico, presentado a comienzos de 2018, la entidad presidida por José Luis Aguirre se fijó un objetivo en este apartado de bajar los NPA hasta el 6,5%, del que se quedaría cerca con año y medio de adelanto.

Avanzar en esta meta es clave para Ibercaja. Esta es una de las variables en que se fija el mercado a la hora de cribar entidades, junto a la eficiencia, los ingresos y el capital. El BCE y los inversores insisten tanto en ello porque los activos tóxicos son uno de los lastres que impiden el despegue de la rentabilidad, junto a los bajos tipos de interés.

Salida a bolsa

Más allá de los objetivos propios o regulatorios, la entidad aragonesa tiene claro que el camino para salir a bolsa pasa por mejorar su perfil de riesgo y la rentabilidad. 'A priori', la entidad tiene hasta finales de 2020 para que su principal accionista, la Fundación Ibercaja, baje del 50% del capital. El principal camino para ello es la oferta pública de venta (OPV), que podría ir acompañada de una ampliación de capital.

"El plazo legal es ese, no nos hemos hecho ningún planteamiento porque pensamos que, antes de esa fecha [finales de 2020], habrá una oportunidad para salir a bolsa para que la Fundación Ibercaja alcance ese porcentaje [inferior al 50%, desde el 87% actual]", explicó Aguirre la semana pasada en unas jornadas organizadas por la APIE y la UIMP. Aun así, en el sector financiero se cree que podría pedir una prórroga si los mercados siguen cerrados para entonces, como publicó 'Cinco Días'.

Mejorar los números no es solo clave para salir a bolsa, también lo es para cubrir el colchón anticrisis (Mrel), que en su caso tiene que llegar al 20,55% en 2023.

La venta del Proyecto Ordesa se suma a otras del pasado como el Proyecto Goya, que vendió a Oaktree en 2015 —700 millones—; el Proyecto Cierzo, de 600 millones, vendido a Intrum a final del año pasado, y el Proyecto Fleta, de 500 millones, cerrado en 2016 con Bain Capital.

Para Marathon, esta compra supone confirmar su regreso a España. Este fondo fue uno de los primeros en aterrizar en la crisis para comprar activos no estratégicos de los bancos, pero había reducido su intensidad en los últimos años. Recientemente, compró a CaixaBank un complejo de 17.557 metros cuadrados en Madrid.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios