IBEX INSIDER

Todo lo que los Joan Gaspart de Barcelona aún no han entendido

El mundo del dinero encierra claves de poder y de intereses que explican el sentido de muchas operaciones, movimientos y desenlaces. Ibex Insider ofrece pistas para entender a sus protagonistas

Foto:

Hace 10 días que se consumó la victoria de la corriente independentista para tomar el mando de la Cámara de Comercio de Barcelona. Indignados por la pérdida de poder que representa este organismo, los derrotados Carlos Tusquets, Enric Crous y Ramon Masià han renegado del resultado, deslizando entre dientes sospechas sobre el sistema de votación, sobre el recuento y sobre el apoyo recibido por la candidatura amparada por un organismo oficioso como la ANC. El asalto está consumado.

Con más de la mitad del exiguo 5% de participación, movilizados por el brazo civil del independentismo, el plan diseñado por Elisenda Palizude logró sus frutos. El nuevo presidente es Joan Canadell, propietario de la red de gasolineras (nueve) Petrolis Independents, un personaje destacado por su afán en llevar el discurso independentista al mundo de la empresa y sus instituciones. Y la Cámara de Comercio de Barcelona es una herramienta para construir su objetivo político.

Su llegada significa el adiós de Miquel Valls, un prohombre de la clásica burguesía catalana, que sale por la ventana sin poder ceder el testigo a uno de los suyos tras 17 años en el cargo. Y con él, otros muchos pares que han ocupado las instituciones satélites de la Cámara de Comercio, donde esa generación de empresarios asimilados al pujolismo (y sus derivadas posteriores) desplegó durante años su poder e influencia como si fueran una extensión de su propia compañía. Ahora, son los perdedores.

Un ejemplo claro lo encarna la figura del presidente del Consorcio de Turismo de Barcelona, el organismo creado por Pascual Maragall en 1993 para fomentar la imagen internacional de la capital catalana. Amparado por ayuntamiento y Cámara a medias, solo conoce un presidente desde su creación, Joan Gaspart (presidente de Husa), que tras 26 años al mando, motivo por el que empezaba a ser cuestionado incluso entre los suyos, será uno de los represaliados por el nuevo equipo de la ANC.

Esta colección de prebostes consideraba que su mundo institucional seguiría blindado al independentismo. Cualquier autocrítica o alternativa real ha brillado por su ausencia, como demuestra el hecho de que el candidato de Tusquets para el sillón de Turismo de Barcelona fuera nada menos que Jordi Clos (Derbi Hotels), vicepresidente del consorcio y casi tan veterano en el cargo como el propio Gaspart. En definitiva, un cambio para que todo fuera igual pese a la nueva situación de Cataluña.

Las réplicas de la victoria de la ANC llegarán a consejos como los de CaixaBank, Zona Franca...

Así las cosas, mientras el terremoto de la Cámara de Comercio de Barcelona cambia el escenario donde aún creía vivir (y mandar) esa vieja burguesía catalana, superviviente de un ecosistema político que ha desaparecido con la desintegración de CiU, las réplicas de la victoria de la ANC terminarán llegando a consejos de administración como los de CaixaBank, Zona Franca, Autoridad Portuaria, Esade, Ateneo, Asociación para el Progreso de la Dirección (APD)… donde tienen representación.

Primero fue la Fira, ahora la Cámara de Comercio... De momento, resisten Fomento del Trabajo, con Sánchez Llibre, y el Círculo de Economía, donde Juan José Bruguera prepara el terreno para su relevo a manos del pujante Javier Faus. Las viejas prácticas ya no funcionan. La logística del independentismo, capaz de sacar a un millón de personas a la calle con una vela, es imbatible. Y de seguir así, quién dice que no serán capaces de completar su hoja de ruta con La Caixa y el FC Barcelona.

Esta deriva fue identificada por otros líderes catalanes hace años. Ajenos o desencantados con el andamiaje convencional de la sociedad civil, impulsaron alternativas para canalizar sus inquietudes como empresarios. Su foco es más directo y transversal: Barcelona Global. Aunque hay nombres de siempre entre los socios (Cuatrecasas, Coello, Puig, Reig o Rodés), su propuesta aspira a capitalizar el único gran consenso colectivo: convertir la capital en un referente entre las grandes ciudades del mundo.

Gallardo busca pareja

Jorge Gallardo Piqué.
Jorge Gallardo Piqué.

La farmacéutica Almirall ha hecho de la familia Gallardo una de las sagas más ricas del país. Al margen del negocio capital, tienen intereses en el pujante negocio de la sanidad privada a través de Vithas. Sin embargo, su compañero de viaje en esta aventura, CriteriaCaixa, propietaria de un 20%, está de salida. Esa situación está dando pie a bastante ruido de fondo sobre potenciales candidatos a quedarse con esa participación, minoritaria y sometida a los intereses de la familia catalana. Bajo esa premisa, se antojan pocos candidatos equivalentes a la caja, de perfil financiero y pasivos. Ni un 'private equity' convencional ni otra familia del negocio (HM Hospitales) tienen fácil encaje en ese puzle accionarial. Siempre puede comprar Gallardo, pero igual no es el mejor pagador.

El escondite de Currás

Ricardo Currás.
Ricardo Currás.

Le gustaba vivir de alquiler y no tenía ademanes de consejero delegado del Ibex. Ricardo Currás, de formación matemático, hizo carrera en DIA como gran parte de la cúpula que terminó heredando la criatura lanzada y comandada por Javier Campo hace 40 años (1979). Con un perfil más de gerente que de tendero (como le gusta calificarse a Juan Roig), su carrera meteórica en la organización le permitió labrarse la confianza y adhesión de todo el equipo directivo, al que terminó ocultando su huida hacia adelante. Ahora, con sus últimos años de gestión en los tribunales y con los hombres de Mikhail Fridman al mando de la cadena de supermercados, su futuro pinta 'azuloscurocasinegro'. Sus antiguos colaboradores son los más animosos a la hora de exigir que rinda cuentas.

50 años, tres generaciones

Tomás Pascual.
Tomás Pascual.

Los emprendedores en la España tardofranquista dejaron una huella que aún pervive. Esta semana, Calidad Pascual celebró sus 50 años de historia. Antes conocida como Leche Pascual, en el fondo hablamos de un segoviano atrevido que rescató una vaquería de Aranda de Duero para montar desde allí uno de los primeros grupos alimentarios del país. Tomás Pascual se inventó muchas cosas, desde leche envasada en cartón a un primo forzudo, pero antes se inventó a sí mismo como empresario vendiendo bocadillos en la estación de tren de la capital ribereña. Pese a todas las dificultades, crisis mediante, sus hijos (cuatro) preservan el legado familiar del negocio, en el que ya se forman algunos integrantes de la tercera generación para el reto de coger el testigo.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios