ibex insider

Dónde está el peligro con los chollos del Ibex y el futuro de los Solchaga

El mundo del dinero encierra claves de poder y de intereses que explican el sentido de muchas operaciones, movimientos y desenlaces. Ibex Insider ofrece pistas para entender a sus protagonistas

Foto:

Antes de que la ola del cambio de ciclo sea una realidad, más de una compañía del Ibex y otras cotizadas menores están a tiro de oferta. Y por lo general, quienes están en disposición de comprar son fondos de capital riesgo y no compañías rivales. Buscan empresas sin accionista de referencia o con dueño en dificultades, penalizadas por el sector donde operan o por estructuras financieras que ahogan su cuenta de resultados. Por eso, perfiles como los de Neinor, Applus o Nueva Pescanova son algunos de los nombres más repetidos bajo esa premisa de inversión, ahora que excluir compañías del parqué vuelve a ser un patrón de inversión a la orden del día.

El gran dinero está cada vez más lejos del parqué. Hace unos días, Telepizza confirmó que su futuro inmediato pasa por dejar de cotizar, tal como desea su accionista de referencia, el fondo de capital riesgo KKR. Un breve viaje de ida y vuelta, tras regresar a bolsa en primavera de 2016, después de casi una década en manos privadas, precisamente por la exclusión que sufrió a manos de otro gigante del ‘private equity’ como Permira. Un camino muy parecido al protagonizado por Parques Reunidos, a la que el fondo EQT quiere sacar de bolsa (hace 15 años, hizo lo mismo Advent), o por la chocolatera Natra, a manos de la firma Investindustrial.

Como si se repitieran los prolegómenos de 2007, los fondos de capital riesgo acumulan capacidad de inversión para afrontar operaciones de forma indiscriminada, es decir, coticen o no las compañías. La burbuja del dinero caliente no está en bolsa. Ahora, quienes acumulan buena parte de la liquidez del sistema son estos fondos privados, como recogen las estadísticas de la firma de análisis Prequin. Todo lo ocurrido durante el año pasado ha llevado al sector a cifras récord, tanto por volumen de inversión (400.000 millones) como por número de operaciones (5.000), en parte gracias al tirón de su rentabilidad, que a cinco años supera ya a la de los ‘hedge funds’.

El gran dinero está cada vez más lejos del parqué. Hace unos días, Telepizza confirmó que su futuro inmediato pasa por dejar de cotizar

Por todo lo descrito, no es una anomalía el interés por controlar una compañía cotizada en dificultades como DIA, ni que fondos con decenas de miles de millones de activos bajo gestión se hayan quedado con varios de los negocios de OHL o sean accionistas de referencia de Naturgy, compañías hasta hace poco controladas por dinero familiar (fundadores) o paraoficial (bancos y cajas de ahorros). Por no hablar del saneamiento del balance de la banca, que ha corrido a cuenta del dinero aportado por gigantes como Apollo, Cerberus, Blackstone, Bain o Fortress, por citar algunos de los más activos. Ellos son los nuevos guardianes del gran dinero.

Tecnología, salud, gran consumo, inmobiliario… hasta educación. Cualquier sector puede ser susceptible de inversión, igual que su capacidad para captar dinero es cada vez mayor, como demuestran los 20.000 millones de dólares del último vehículo de Blackstone. El contexto global suma a favor de esta deslocalización en los recursos, pues con el precio del dinero en mínimos históricos y con las compañías públicas penalizadas por situaciones del mercado, todos los estímulos suman a favor del modelo de capital riesgo, donde 'a priori' existe la alineación de intereses perfecta entre inversor, gestor y ejecutivo. Y así será hasta que deje de valer.

Dos veces ricos

José Esteban Conesa Alcaraz.
José Esteban Conesa Alcaraz.

Van camino de repetir hazaña, solo una generación después y repitiendo fórmula. La familia murciana Conesa Alcaraz ha levantado un gigante del transporte desde Alhama de Murcia en poco más de 20 años, crisis mediante. En realidad, con PrimaFrío han replicado el modelo de Paconsa, el líder que vendieron por más de 45 millones de euros en 2003 al fondo de inversión que entonces lideraba Ana Botín. Una quiebra después (a los dos años de la venta) y tras aventuras millonarias ruinosas en el sector inmobiliario, la familia gestiona cinco centros logísticos (500.000 m2) y una flota de 2.000 camiones. Y, de nuevo, los millones llaman a su puerta.


Hotelero en ciernes

Javier Águila.
Javier Águila.

Descubrió su vocación trabajando como joven consultor de McKinsey y ejecutivo de Carlyle, pero apostó todo su crédito profesional para convertirse en hotelero. Javier Águila tiene entre manos convertir una marca recién creada como Alua en un operador de referencia en el Mediterráneo. Ahora lo hace de la mano de KKR, a quien vendió una parte de su proyecto para pasar a formar parte del gigante turístico Apple Leisure Group (ALG), del que es presidente para Europa y consejero del 'holding' mundial. Una carrera meteórica para alguien que tiene casi 40 años recién cumplidos y es ajeno al mundo de las grandes sagas hoteleras.


Heredar o vender

Carlos Solchaga, padre de Miguel Solchaga.
Carlos Solchaga, padre de Miguel Solchaga.

Es uno de los despachos económicos con más solera de Madrid. Lo fundaron hace 20 años Carlos Solchaga, todopoderoso ministro de Felipe González, y Pepe Recio, ex alto cargo de BBVA y exconsejero económico de Andalucía. Consolidado como consultora estratégica, ambos socios afrontan la resolución del futuro de Solchaga & Recio Asociados, una vez que ellos comienzan a estar en edad de ir recogiendo velas. Este desenlace tiene ocupado a Miguel Solchaga, hijo del exministro y primer ejecutivo de la firma, que en los últimos meses se ha visto con varias consultoras internacionales para ver si tiene sentido algún tipo de operación.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios