informe pericial

Popular: los peritos del Banco de España sellan el informe que dirá si hubo estafa

Los dos inspectores del Banco de España concluyen el análisis más esperado por los inversores que perdieron su dinero en Popular y por los imputados

Foto: Sede del Banco de España. (EFE)
Sede del Banco de España. (EFE)

El caso Banco Popular se acerca al momento más importante desde su intervención exprés en junio de 2017. Los dos inspectores del Banco de España encargados de su informe pericial ya han concluido su trabajo, que podría ver la luz pública en los próximos días, según fuentes judiciales consultadas por El Confidencial.

Este informe será el que marcará si hubo o no estafa en la polémica ampliación de capital de 2016, de 2.500 millones; si se falsearon las cuentas de la entidad financiera bajo la presidencia de Ángel Ron, y los motivos que llevaron al grupo a la resolución ya bajo la batuta de Emilio Saracho.

Mandato exprés

La pericial de Banco Popular se puso en marcha en febrero del año pasado, con el mandato de examinar "si el folleto y documentación en que se asentó la ampliación de capital llevada a cabo por el Banco Popular en 2016 y la información contable en ella expresada ofrecía la imagen fiel de la entidad y estaba libre de cualquier tipo de manipulación o deformación".

El encargo lo dio el año pasado el juez Fernando Andreu, al que ha sucedido José Luis Calama tras su marcha a la Sala de lo Penal de la Audiencia. El nuevo magistrado de instrucción de la Audiencia recoge el aprendizaje de Andreu en el caso Bankia, que aplicó al arranque de la investigación de Popular. Así, decidió acotar y acelerar al máximo el caso desde el principio para evitar los cinco años de instrucción de Bankia.

Ángel Ron, en su última rueda de prensa como presidente de Banco Popular, en 2017.
Ángel Ron, en su última rueda de prensa como presidente de Banco Popular, en 2017.

La pericial del caso Bankia provocó un terremoto financiero y judicial en 2015, que derivó en una fianza de 800 millones para la entidad, Rodrigo Rato y otros tres imputados. El informe terminó también 'contagiando' al Supremo con una sentencia que facilitó que todos los pequeños inversores que habían perdido dinero en 2012 lo recuperaran con intereses, tras la solución ofrecida por el equipo de José Ignacio Goirigolzarri.

En el caso Banco Popular, el sentido del informe todavía es una incógnita. El Banco de España seleccionó a dos inspectores —Santiago Jesús Ruiz-Clavijo y Pablo Hernández Romeo—, considerados próximos a la cúpula. No como los del caso Bankia, que, según fuentes próximas al regulador, se ofrecieron voluntarios y fueron admitidos en un error de cálculo del entonces director de Supervisión.

El informe pericial de Popular podría estar ya en manos del juez Calama, que debe decidir si el documento recoge ya todo lo que se pidió o tiene que pedir alguna ampliación a los dos inspectores del Banco de España.

Junto al análisis de la ampliación de capital, los dos inspectores tenían el mandato de investigar las cuentas de 2015 y 2016; la reexpresión de las cuentas de Ron de 2016 por parte del equipo de Saracho; los ajustes llevados a cabo por Santander tras la toma de control; las cifras de solvencia de Popular durante sus últimos años en solitario; la venta de participadas, y los sueldos y créditos a la cúpula.

Más allá del análisis que hayan hecho los dos inspectores, la documentación aportada por el BCE y la CNMV supone un mal precedente para los imputados, al detectar irregularidades contables en forma de créditos mal provisionados, sobre todo ligados al ladrillo.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios