operación frustrada

Abanca intentó abrir negociaciones con Liberbank a finales de 2018

Directivos del grupo gallego contactaron con Menéndez tras enterarse de las negociaciones con Unicaja, en diciembre. Tras el portazo, Escotet recurrió a los grandes accionistas

Foto: Juan Carlos Escotet, presidente de Abanca. (EFE)
Juan Carlos Escotet, presidente de Abanca. (EFE)

Juan Carlos Escotet llegó dos meses tarde a la 'puja' por Liberbank. Los problemas en Venezuela de Banesco, la matriz de Abanca, y la subasta de Banco Caixa Geral hicieron que el grupo gallego no se enganchara a la operación hasta que Liberbank y Unicaja ya tenían en marcha la fusión. Fue entonces cuando directivos de Abanca contactaron con Manuel Menéndez, consejero delegado de Liberbank, para entrar en la operación, según fuentes financieras consultadas por El Confidencial.

El ofrecimiento no fue bien recibido, a tenor de los acontecimientos posteriores, aunque ninguna de las dos entidades quiso aclararlo. Desde el entorno de estos grupos solo se hace referencia a “contactos informales” y “periódicos” que hay entre los ejecutivos de los principales bancos. Los contactos en diciembre no fueron mencionados, aunque tampoco negados, en el hecho relevante de Liberbank del pasado viernes, tras filtrarse el interés de Abanca: "La entidad no ha recibido hasta la fecha ninguna oferta concreta” ni está “en conversaciones para llevar a cabo ninguna operación estratégica” distinta de la de Unicaja.

Tras este primer contacto, Abanca optó por plantear su oferta a los principales accionistas de Liberbank, entre los que están la Fundación Cajastur (24,3%), Oceanwood (16,7%), el mexicano Ernesto Tinajero (7,4%), el empresario asturiano Fernando Masaveu (5,5%), las fundaciones Caja Extremadura (4,8%) y Cantabria (3,3%), y el fondo soberano de Noruega (3,2%).

El papel de Oceanwood

La acogida fue buena por alguno de estos inversores, sobre todo los que buscan salir con la fusión u opa. Aunque no hay nada oficial, todo apunta a que uno de los interesados era el fondo Oceanwood. Según 'La Opinión de A Coruña', su consejero en Liberbank, David Vaamonde, empezó su carrera en Caixa Galicia.

Según la versión de Abanca, enviada a la CNMV, estas negociaciones “de buena fe” saltan por los aires “a raíz de las indeseadas filtraciones, totalmente ajenas a Abanca y su accionista de control”.

El presidente de Abanca, Juan Carlos Escotet (c), el consejero delegado, Francisco Botas (i) y el director general financiero, Alberto de Francisco (d), durante la presentación de los resultados.
El presidente de Abanca, Juan Carlos Escotet (c), el consejero delegado, Francisco Botas (i) y el director general financiero, Alberto de Francisco (d), durante la presentación de los resultados.

La filtración y el rechazo del consejo de la entidad asturiana hicieron entrar en escena a la CNMV, pidiendo aclaraciones y forzando dos comunicados de Abanca. En el primero, tuvo que reconocer las conversaciones con los principales accionistas de Liberbank —sin especificar—, sus asesores —Bank of America y Linklaters— y su intención de lanzar una opa a 0,56 euros, un 33% por encima del precio de cierre de este martes. En el siguiente, pedía autorización al consejo de Liberbank para examinar sus libros y confirmar la opa, con un plazo de respuesta de una semana.

La CNMV tomó cartas en el asunto de nuevo durante el fin de semana para exigir que si Abanca quería lanzar una opa no podía pedir acceso previo a los libros de Liberbank. Le daba 10 días para lanzar una opa vinculante, ante lo que se han retirado del proceso.


Desde el entorno de Abanca señalan que lo único que pretendían era examinar Liberbank en igualdad de condiciones a Unicaja. Mientras, desde el sector creen que una entidad financiera nunca ha revisado los libros de un competidor sin una subasta pública como las del FROB o sin un acuerdo previo de estudio de fusión.

Las mismas fuentes añaden que lo que ha pasado en los últimos días evidencia que a Liberbank no le cuadraba el proyecto a medio-largo plazo con Abanca, y que sus negociaciones con Unicaja cogieron desprevenido a Escotet. El accionista del banco gallego estuvo gran parte de 2018 involucrado en resolver la crisis de su banco en Venezuela, donde directivos fueron detenidos por el Gobierno de Maduro, y en cerrar compras de menor tamaño como la filial lusa de Deutsche Bank y el banco español de Caixa Geral.

Tras la negativa de Liberbank, Abanca queda con un tamaño en España similar al de Ibercaja, que está centrada en salir a bolsa; algo por debajo de Kutxabank, que seguirá en solitario, y por detrás del nuevo grupo que podría salir de la unión del banco malagueño y el asturiano. Aunque con músculo —capital— para seguir comprando.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios