análisis económico

Las franquicias registran su quinto año consecutivo de crecimiento

El número de locales franquiciados registró un crecimiento cercano al 4% el año pasado y acumula un incremento del 30% en el último lustro

Foto:

Convertido en refugio laboral para miles de parados tras la crisis económica, el sector de la franquicia vive un momento dulce, aunque no exento de riesgos ante las incertidumbres geopolíticas que ya están afectando al crecimiento de grandes economías y, en menor medida, a España. “2019 va a ser un año piloto, ya que esta actividad percibe con uno o dos años antes las tinieblas por la contracción del consumo”, señala Eduardo Abadía, director gerente de la Asociación de Franquiciados Españoles (AEF). “No lo veo un ejercicio problemático”, añade Santiago Barbadillo, director general de la consultora Barbadillo y Asociados, quien mira más hacia 2020 y considera que, gracias a las economías de escala que genera, este sector se ve menos afectado en caso de una hipotética recesión.

De este modo, el cierre del ejercicio pasado ha sido “bastante positivo”, aunque algo más “moderado” que en años anteriores, dice la AEF, organización que está ultimando el informe anual de cifras del sector. Así, el crecimiento estimado de cadenas de franquicias se sitúa alrededor del 1,3%. “Ya no se puede crecer de forma exponencial”, aclara Abadía. Y es que nos encontramos ante una actividad que antes de la crisis crecía a ritmos del 10%, ya que partía de una base de marcas franquiciadoras pequeña para reducirse en el entorno del 3%, recuerdan en Barbadillo y Asociados.

Ante las incertidumbres macroeconómicas que se avecinan y los nuevos hábitos de consumo, las franquicias deben ser flexibles

A falta de conocer los datos oficiales de 2018 de la asociación, en la actualidad existen 1.350 franquicias y casi 74.400 locales franquiciados que dan empleo a cerca de 280.000 personas y generan un volumen de negocio de 27.600 millones de euros, unos números que no han dejado de crecer desde 2014, un año antes del inicio de la recuperación del producto interior bruto (PIB) del país, lo que constata la capacidad del sector de anticipar subidas o bajadas del consumo, convirtiendo las franquicias en un termómetro de la economía.

Por su parte, los datos de la consultora Barbadillo Asociados sobre el número de locales franquiciados muestran que el año pasado crecieron un 3,7% y cerca de un 30% en el último lustro. En opinión de su máximo responsable, no es tan importante la cantidad como la calidad de los proyectos y su permanencia en el tiempo.

Ahora bien, ante las incertidumbres macroeconómicas que se avecinan y los nuevos hábitos de consumo, las franquicias deben ser flexibles y adaptarse a los cambios que implican un esfuerzo en logística y almacenamiento, como por ejemplo realizar entregas de pedidos 'online' en los tiempos del auge del comercio electrónico. Un negocio incipiente en el sector del 'retail', en general, y en el de alimentación, en particular, con nuevos 'players' como Amazon, Glovo o Deliveroo.

Sector alimentario, el motor de las franquicias

La distribución alimentaria es el motor del mercado de las franquicias por unidades (13.997 establecimientos que representan el 19% del total), por número de empleados (73.538, el 26,3%) y por facturación (10.740, el 39%). Está dominada por grandes cabeceras como Eroski, Carrefour, BM o SPAR, cuya estrategia, tras años volcándose en crecer en establecimientos en la periferia de las ciudades, se dirige al comercio de proximidad, con formatos más pequeños, ante un cliente que prefiere hacer pequeñas compras pero con mayor frecuencia, buscando alimentos frescos.

Mientras, en los establecimientos de mayor tamaño, están llevando a cabo un lavado de cara hacia el 'delicatessen' e introduciendo 'corners', donde el cliente puede degustar productos, y espacios de comida para llevar, en clara competencia con la restauración. Todo, en la búsqueda de crear ese ambiente de experiencia que fidelice a un cliente infiel y aumente su tique medio de compra.

En paralelo, trabajan por desarrollar un competitivo modelo de omnicanalidad, mejorando las plataformas digitales y la logística para atender aquellas compras de productos pesados y estandarizados, en que el cliente prefiere el servicio de envío a domicilio.

De este modo, para competir con los grandes de la alimentación, los nuevos operadores buscan en la especialización la clave de su éxito. Así surgen franquicias de nicho, como panaderías y pastelerías que ofrecen, además, servicio de cafetería, tiendas 'gourmet' o alimentación segmentada. “La perspectiva es que continúen desarrollándose los actuales operadores, al mismo tiempo que es previsible la incorporación acelerada de nuevos modelos de tiendas especializadas, sobre todo en productos más tradicionales, creando nichos de mercado”, señala otro informe de la consultora Tormo Franquicias.

Esa misma experiencia de usuario es también obligada en los otros dos sectores líderes por unidades franquiciadas, moda y hostelería, con 9.100 y 8.560 locales, respectivamente, donde, además el entorno digital es clave. En un mundo en el que no se puede vivir sin móvil, la conectividad y las aplicaciones son cruciales para satisfacer las necesidades del cliente, de un lado, y facilitar la interactuación, de otro.

Se trata, por otra parte, de los dos mercados que, por número de marcas franquiciadoras, están a la cabeza. Así, en moda hay 220 y en hostelería, 198. En este 'ranking', en cambio, alimentación ocupa el quinto puesto (68) por el predominio de los grandes operadores de la distribución.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios