geólogos y ecologistas apuntan a la manipulación del acuífero

Las Cruces prescinde de entes públicos para investigar el macrodesplome de la mina

La compañía filial de la canadiense First Quantum, que ha podido reabrir la planta minera pero no la corta, contrata al profesor de la Politécnica de Madrid Ricardo Laín y a Subterra

Foto: Derrumbe en la corta de la mina Las Cruces al norte de Sevilla. (Ecologistas en Acción)
Derrumbe en la corta de la mina Las Cruces al norte de Sevilla. (Ecologistas en Acción)

El colapso el 23 de enero de buena parte de la corta minera del yacimiento de Las Cruces, al norte de Sevilla y que es la mayor mina de cobre de España, está siendo intensamente analizado ante la magnitud de lo ocurrido. El desprendimiento de al menos 14 millones de metros cúbicos de tierra, mineral y una balsa de agua ha llevado a la compañía, filial de la cotizada canadiense First Quantum, a ver paralizado el trabajo en la corta al menos 6 meses por decisión de la Junta de Andalucía. La planta minera sí ha reabierto trabajando con mineral que estaba acumulado, lo que le permitirá producir cátodos de cobre entre 4 y 6 meses. Y mientras, la firma ha configurado el equipo de trabajo para investigar lo ocurrido, pero dejando fuera a organismos públicos, como el Cedex o el Instituto Geológico y Minero.

Liderará el equipo el catedrático de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM), Ricardo Laín Huerta, buen conocedor del sector minero andaluz. Laín Huerta ha trabajado ya con Las Cruces pero también con Matsa (que explota tres minas en Huelva). Junto a él estará otro profesor de la Escuela de Ingenieros de Minas de la UPM cuyo nombre no ha trascendido. La empresa no ha querido confirmar este encargo a estos dos expertos, aunque otras fuentes del sector conocedoras explican que se trata en ambos casos de personas de prestigio. Laín en concreto es discípulo de Pedro Ramírez-Oyanguren, catedrático y profesor emérito de la UPM, y profesional de amplio reconocimiento en el sector minero español fallecido en agosto pasado. Junto a estos dos expertos, tiene un papel relevante la ingeniería madrileña Subterra.

Consultada la compañía sobre por qué no recurrir a organismos públicos igualmente prestigiosos, en busca de una investigación totalmente imparcial y avalada por entes públicos, Las Cruces es parca en explicaciones. "En este caso como en el resto de los estudios e informes técnicos externos que habitualmente se realizan, se cuenta -y se seguirá haciendo- con los organismos y expertos más acreditados, respetados y con una indiscutible experiencia en su campo, tanto del entorno académico como profesional y en ámbito nacional como internacional".

En paralelo, desde la consejería de Hacienda e Industria se explica que un primer informe preliminar sobre lo ocurrido debe de ser entregado por Las Cruces a la Administración estos días. En torno al 23 de febrero, cuando se cumpla un mes del derrumbe, la minera debe de aportar otro informe, ya definitivo. Sobre la base de ambos, la Junta podría tomar nuevas decisiones. Y, en paralelo a todo ello y en tanto en cuanto siga en pie la prohibición de trabajar en la corta, Cobre Las Cruces deberá entregar a la consejería un informe semanal de seguimiento del estado de la corta por parte de un Organismo de Control Autorizado (una empresa externa, en este caso sería Subterra). Informe semanal cuyo coste abona Las Cruces.

La manipulación del acuífero, ¿cuestión clave?

Consultado el doctor en Geología y consultor minero onubense José Manuel Cantó Romera, este manifiesta en primer lugar que la paralización de los trabajos en la corta debería ir más allá de esos seis meses. "Ni la teórica extracción de los materiales afectados por el derrumbe (parece que ahora la empresa los cifra en 14 millones de metros cúbicos, pero debería ratificarlo comprometidamente) podría hacerse en un período inferior a unos tres a cuatro años, ni las garantías de seguridad en la estabilización de la corta serían suficientes vistos los hechos que se han producido y que podrían afectar a otra zona de los taludes de la corta".

Sobre cuál debe ser la postura de la Administración regional, Cantó asegura con claridad: "Esta empresa no debe seguir jugando con el factor suerte, y ya ha tenido mucha, pero la Administración debe asumir su responsabilidad desde otra perspectiva en la que solo influyan los factores técnicos de seguridad y no los económicos o políticos. La planta acabará con el mineral acumulado en superficie sólo en unos pocos meses, por lo que en buena lógica va a establecerse una parada posterior de la misma a largo plazo".

Esquema de funcionamiento del sistema de drenaje de agua. (J.M. Cantó Romera)
Esquema de funcionamiento del sistema de drenaje de agua. (J.M. Cantó Romera)


Cantó apunta como muy probable causa clave del derrumbe al sistema de drenaje del agua del acuífero que existe bajo la corta. La gestión del agua de este depósito (denominado Niebla-Posadas) ya ha generado sanciones de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, condena de exdirectivos incluidas multas, y obligó a para un año la mina hasta que no se construyera una depuradora de agua la década pasada. "El sistema elegido para facilitar la explotación minera consiste en una variación forzada del nivel piezométrico del acuífero Niebla-Posadas existente sobre el propio yacimiento, y que se encuentra bajo un potente paquete de margas, con un espesor del orden de 150 metros", explica Cantó.

Y añade: "Para evitar la afección al acuífero como consecuencia de este proceso, el agua es bombeada y conducida mediante tuberías hasta otros pozos ubicados entre 2 y 3 km de distancia de la corta en los cuales el agua vuelve a introducirse en el acuífero (reinyección). El caudal involucrado en el proceso de extracción – reinyección puede alcanzar los 150 litros por segundo dependiendo de la ubicación del pozo de extracción. Este sistema opera en un circuito cerrado y se debe mantener teóricamente a lo largo de toda la vida de la mina". En principio, la vida útil acaba en 2021, y el proyecto para extender su producción (haciendo ya minería subterránea tras agotarse la corta a cielo abierto) está ahora en entredicho tras al derrumbe.

"La cuestión clave que debe aclarar la empresa es cómo funcionaron los controles y por qué no tomó medidas previas para proteger a las personas"

Extraer agua en un punto y reinyectarla kilómetros más allá es lo que habría hecho descender el 'suelo' del acuífero y desestabilizado la corta que se ubica sobre él. ¿Podía haber detectado la empresa que un derrumbe de esta magnitud iba a ocurrir, con la información de sus sistemas de control del terreno vía inclinómetros y extensómetros? "La cuestión importante que debe aclarar la empresa es cómo han funcionado esos controles (que en mi opinión deben haber proporcionado alertas previas) y cuales han sido las causas de que no haya efectuado acciones preventivas, especialmente para la seguridad de las personas".

Advertencia legal del CEO a los ecologistas

"La ausencia de una tragedia real no debe impedir que seamos conscientes de que esta ha sobrevolado sobre la mina de Cobre Las Cruces y que la empresa tiene una responsabilidad directa y efectiva sobre ello. Consecuentemente, cualquier futura acción debe estar orientada a evitar riesgos similares", añade el experto en geología y minería.

Por su parte, la tensión que se vive en la compañía ha derivado en el envío de una carta de advertencia de su CEO, Ian Anderson, al ingeniero y miembro de Ecologistas en Acción, Antonio Romero. Este activista declaró a El Confidencial que su organización estudia pedir una ampliación de una demanda que interpuso el año pasado contra el impacto de las obras de una rampa subterránea en el acuífero para que Las Cruces aporte la información previa que tenía de esos sistemas de control de movimiento del terreno.

Carta del CEO de Las Cruces, a Ecologistas en Acción
Carta del CEO de Las Cruces, a Ecologistas en Acción

En ella, el directivo canadiense le comunica que la empresa "está analizando la gravedad y el daño generado" por esas declaraciones "reservándose el derecho a ejercer cuantas acciones legales (civiles o penales) considere oportunas". Igualmente, se pone a disposición de Romero para "ofrecerle información contrastada y veraz sobre los hechos". "Negamos categóricamente lo señalado por usted en relación con la magnitud del incidente y el conocimiento previo de Cobre Las Cruces sobre la ocurrencia del mismo, así como que consciente de ello permitiese a los mineros trabajar en la zona", afirma la misiva remitida el pasado lunes 4 de febrero.

El derrumbe se produjo de madrugada, en un cambio de turno, lo que evitó que decenas de personas hubieran podido verse afectadas.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios