la junta ordena parar la explotación seis meses

El gran derrumbe en Las Cruces pone en jaque la mayor mina de cobre de España

First Quantum es la firma cotizada canadiense propietaria de la mina de Sevilla, que emplea a 850 personas. El proyecto de ampliación de la vida del yacimiento hasta 2034 queda en el aire

Foto: Imagen del colapso sufrido en gran parte de la corta minera. (Ecologistas en Acción)
Imagen del colapso sufrido en gran parte de la corta minera. (Ecologistas en Acción)

El derrumbe de alrededor de 14 millones de metros cúbicos de mineral que ha sepultado, desde el pasado 23 de enero, gran parte del yacimiento minero de cobre Las Cruces (Sevilla) ha llegado en el peor momento posible para la compañía. La explotación ubicada al norte de la ciudad de Sevilla, la mayor de cobre de España y la más grande de Europa a cielo abierto, está controlada por First Quantum, minera cotizada en Toronto. Afortunadamente, y esa es la otra cara de la moneda, el colapso de la zona norte de la crota minera se desencadenó de madrugada en un cambio de turno. Podría decirse que en el mejor momento posible, para evitar decenas de potenciales víctimas.

La Junta de Andalucía ha decidido este jueves, tras el examen provisional de sus técnicos, paralizar los trabajos de explotación minera en el yacimiento durante seis meses. "Dada la magnitud del incidente, se determina que este compromete gravemente la seguridad de los trabajos, de las instalaciones y de los trabajadores", señala la resolución de la Consejería de Hacienda e Industria. La empresa tendrá que elaborar un informe, para el que ya ha contratado a varios expertos académicos y profesionales, para comunicar a la Administración las causas, qué va a hacer para restaurar la zona y cómo está controlando los efectos del colapso.

Las Cruces esperaba lograr este año el visto bueno de la Consejería de Hacienda e Industria al proyecto de extensión de su vida útil más allá de 2021, cuando se estima que ya no quedará mineral para procesar y convertir en cátodos de cobre con el 99,5% de pureza. Pero el derrumbe, según varias fuentes del sector consultadas, genera serias dudas sobre si First Quantum seguirá adelante con la extensión de la actividad hasta 2034. Esto supondría una inversión de al menos 400 millones de euros. El proyecto de investigación, por valor de seis millones, que es la base para determinar la viabilidad de seguir operando, pero con minería subterránea, ha quedado también afectado. La rampa experimental de dos kilómetros construida para testar esa explotación bajo tierra tiene el acceso cortado tras el incidente.

Oficialmente, la minera ha enviado dos comunicaciones a la bolsa de Toronto, bajo la forma de notas de prensa. En la última, del pasado lunes 28, asegura que pretende reabrir la planta minera hidrometalúrgica en algún momento del mes de febrero. Es decir, el parón sería de al menos un mes en la planta, aparte de los seis dictados por la Junta para la corta minera. Fuentes de la empresa en España señalan que será un plazo menor, de días, el necesario para reabrir esa planta. Entretanto, la empresa ya está rescindiendo, acogiéndose a motivos sobrevenidos, los contratos con la mayoría de las empresas subcontratistas. Estas emplean a 580 personas. En la propia mina hay 275 empleados, a los que se ha enviado a casa de vacaciones, en su mayor parte por un periodo de dos semanas, a contar desde el día del derrumbe, el 23.

Planta hidrometalúrgica de Las Cruces. (CLC)
Planta hidrometalúrgica de Las Cruces. (CLC)

Además de paralizar la actividad extractiva un semestre, la Consejería de Hacienda e Industria señala que sus técnicos están preparando un informe que estará listo en un mes. Sobre esa base tomará la Administración otro tipo de decisiones más allá de esa paralización provisional de la actividad. La compañía, en la citada comunicación del día 28, señala que pretende utilizar en un primer momento el mineral metálico que tiene almacenado para reabrir la planta. Hay material acumulado fuera de la corta para trabajar "varios meses", según fuentes de CLC.

Además, First Quantum recuerda que está pendiente de que la Junta le autorice igualmente a iniciar la Fase 6 del proyecto de explotación, la última que queda antes de que la corta se quede sin mineral. Esa Fase 6 se desarrolla en la parte sur de la corta, no afectada por el derrumbe, especifica First Quantum. Si logra ese visto bueno, podría funcionar con ese último mineral aprovechable hasta 2021, como preveía.

Salidas de directivos clave

La cuestión clave es si la empresa va a asumir la multimillonaria inversión necesaria para retirar parte de los materiales derrumbados y poder acceder así de nuevo a la galería subterránea. Inversión que se sumaría a los al menos 400 millones citados para una nueva planta hidrometalúrgica que sea capaz de extraer no solo cobre sino también plomo, plata y zinc. O si pretende solamente agotar ese material almacenado y la última parte de la corta existente y luego cesar la actividad.

El tiempo es otro elemento clave, sobre todo desde la perspectiva laboral: si el final de un yacimiento no se enlaza con la apertura de la nueva planta y el inicio de la nueva explotación subterránea, los 850 empleos están en serio riesgo. Las fuentes de CLC señalan que el proyecto de ampliación de la vida útil "sigue activo, aunque la empresa tiene ahora volcados todos sus esfuerzos en determinar qué ha ocurrido y qué hacer para reanudar la actividad". La salida en las últimas semanas, antes de producirse el derrumbe, de los números 2 y 3 del organigrama de la mina ya había generado muchas dudas sobre el futuro de la explotación. El consejero delegado, Ian Anderson, ha visto cómo dejaban la empresa Enrique Delgado, director de planta y número dos, fichado por la minera Nueva Tharsis (Huelva), y Lorena García, directora jurídica y número tres, nombrada viceconsejera de Economía.

Otro interrogante por resolver es la posible existencia de responsabilidades penales tras lo ocurrido. Antonio Ramos, de Ecologistas en Acción, pone sobre la mesa esta opción y avanza que su organización tiene previsto llevarlo a los tribunales. Ecologistas se adhirió el año pasado a una denuncia de la Fiscalía de Medio Ambiente de Sevilla sobre el impacto de esa rampa de acceso al subsuelo de dos kilómetros sobre el acuífero situado bajo la corta minera (acuífero Niebla-Posadas). La idea es pedir al juzgado una ampliación de esa denuncia para que se soliciten a Las Cruces los datos de los inclinómetros, extensómetros y resto de sistemas de medición antes del derrumbe.

Ecologistas en Acción va a llevar el colapso a los tribunales: "Un derrumbe así deja huellas previas en los sistemas de medición y control de la mina"

"Es imposible que un colapso de esta magnitud no haya dejado previamente huellas o señales de alerta en esos sistemas. La empresa tenía que conocer lo que iba a ocurrir y aun así seguía permitiendo que los mineros bajaran a trabajar. Esas responsabilidades hay que determinarlas", resume Ramos.

También se da la circunstancia de que el derrumbe ha afectado una de las balsas donde se acumula el agua del acuífero que ha estado en contacto con el mineral metálico y por tanto ha quedado contaminada. Ese agua se recoge, se almacena y luego se envía a una depuradora para luego ser reinyectada, ya limpia, en otro punto del acuífero. Con ello se pretende que el depósito subterráneo sufra la menor merma de agua posible. Pero ahora todo ese circuito hidráulico ha quedado afectado, y está por ver cómo se restaura para que la actividad pueda reanudarse en la parte de la corta que aún se puede explotar.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios