GARCÍA COBALEDA es una leyenda del emprendimiento

Vendió por 150 millones con 8 empleados, pero nadie conoce al cerebro de Milanuncios

El emprendedor de moda es un extremeño, de familia ganadera, que montó una web en casa y terminó por hacerse con el negocio de los anuncios clasificados

Foto: La única imagen de Ricardo García Cobaleda en internet. (TechCrunch)
La única imagen de Ricardo García Cobaleda en internet. (TechCrunch)

La imagen del emprendedor que crea un imperio multimillonario desde su garaje ya es un mito. Ahora, a crecer con recursos propios se le llama ‘bootstrapping’ y es considerado una heroicidad. Con la globalización de los mercados y el auge del capital riesgo, un llanero solitario siempre está expuesto al ‘dumping’, esto es, a que otra empresa mayor copie su idea y la explote, incluso a pérdidas, hasta sacarlo del mercado.

En España, si de 'bootstrapers' hablamos, todos los emprendedores pronuncian el mismo nombre: Ricardo García Cobaleda (Cáceres, 1978). Estos días, Cobaleda ha cerrado la venta de su portal Milanuncios al grupo noruego Schibsted, por la que ha cobrado 150 millones de euros en total. Estas magnitudes lo colocan entre los mayores 'exits' del país, por encima de ventas más conocidas como Tuenti, Olé o la Nevera Roja, y desde luego la única del 'top ten' que se ha conseguido sin financiación externa, sin invertir en 'marketing' o redes sociales, y con solo ocho empleados. Un 'bootstraping' salvaje a cargo de una persona que no conoce casi nadie.

Cobaleda no da charlas, no se hace fotos, no concede entrevistas

Y, de los que le conocen, pocos quieren hablar de él. "Lo siento, me ha pedido expresamente que no hable con la prensa, es muy celoso de su intimidad", repiten desde círculos empresariales. Cobaleda no da charlas, no se hace fotos, no concede entrevistas. No ha respondido a este periódico. Si alguien le fotografía y lo sube a la red, inmediatamente le pide que retire la imagen. Tal es el misterio en torno a García Cobaleda que incluso algunos empresarios con los que ha compartido mesa y mantel tienen visiones distorsionadas del personaje: "Es un informático de Extremadura. Vivía en un piso muy pequeño, con poco dinero, hasta que creó la web de Milanuncios y pudo empezar a salir del pozo", dicen. Otros, de los que nunca le han visto, creen que García Cobaleda no es alguien relevante sino el hombre de paja de algún inversor que prefiere permanecer tapado.

Estas versiones chocan con las de los paisanos de Santibáñez el Alto, un pueblo de 400 habitantes en plena Sierra de Gata. Allí todos conocen a los García Cobaleda, pero no como emprendedores, sino como los ganaderos más importantes de la zona: "Tienen varias fincas de explotación de ganado por aquí y una casa enorme a orillas del pantano del Borbollón, allí se juntan todos", dice una vecina. "Son sumamente conocidos por aquí y en Moraleja [el pueblo más importante de la Sierra de Gata], donde tienen varias casas. Yo les he visto en televisión hasta con Monago", apunta otra.

Así, el García Cobaleda más popular en la Sierra de Gata no es el multimillonario Ricardo, sino sus padres. Ella, Mercedes Cobaleda Fernández, es heredera de una larga saga de ganaderos salmantinos que abarcan hasta los toros de lidia. Él, Manuel García Amigo, fue catedrático de Derecho en la Complutense, diputado por Alianza Popular y mano derecha de Fraga a comienzos de los ochenta. Cuando abandonó su escaño en el Parlamento Europeo, en 1994, centró sus últimos años en la ganadería: "Manuel era un tío majo, bajaba mucho por el pueblo. Nos decía en tono de broma: 'Mis vacas viven mejor que los turistas y que nosotros, tiene cada una dos hectáreas para correr'. ¡Y era verdad, mucho mejor al menos que yo!", dice la primera vecina. Tanto es así que una de las fincas familiares, El Campete, es la única granja insignia de McDonald's en España y uno de sus principales proveedores de carne a nivel nacional.

En Santibáñez, apenas son capaces de confirmar que el de la minúscula foto de TechCrunch, la única que hay en la red, es Ricardo García Cobaleda. "De los seis hermanos, este es de los que menos me suenan", dicen en el pueblo, acostumbrados a tratar más con Alfonso, el hermano que dirige el negocio ganadero. Tampoco conocen al más mediático de los hermanos, Manuel, un prestigioso abogado con alto cargo en Gas Natural. En el pueblo, no saben qué hacen los que se van a Madrid, pero tampoco les sorprende el éxito de los Cobaleda más jóvenes: "No me extraña que ganen perras, son gente muy bien educada, riquinos, como decimos aquí. Lo que me da pena es que todos los que tienen perras tiran para Madrid o para Salamanca, pero a Cáceres no se va ninguno", continúa la vecina con cierta amargura.

El Campete, propiedad de la familia García Cobaleda. (Fincas del Borbollón)
El Campete, propiedad de la familia García Cobaleda. (Fincas del Borbollón)

El milagro Milanuncios

Los principales competidores de Milanuncios sabían que Ricardo procede de una familia acaudalada. Se interesason por su historia a finales de la década pasada, cuando vieron que la web de anuncios de un autónomo se les acercaba como un cohete en los audímetros: "No comprendíamos por qué estaba ofreciendo gratis todos los productos por los que nosotros cobrábamos, y descubrimos que era porque no lo necesitaba para vivir, era para él un proyecto personal en el que demostrar sus habilidades", dice un extrabajador de Segundamano. "Pero eso no le quita un ápice de mérito a lo que ha conseguido: hay empresarios que queman miles de millones y no se hacen con el mercado, como ha hecho Ricardo", continúa.

No malgastó un euro en 'marketing' ni publicidad, no hizo redes sociales, no ha cambiado el diseño en 13 años, no tenía una 'app'... ¡Es el CEO con el que cualquier inversor sueña!

Fuentes que conocen a García Cobaleda lo describen como un hombre retraído, inteligente, aficionado a la Fórmula 1 y con una capacidad de trabajo y ahorro inigualables. Una 'rara avis' tanto en su familia, donde es un informático entre abogados y ganaderos, como entre los emprendedores, un grupo en el que nunca ha intentado militar. "Empezó en 2005 en su casa y lo hizo él todo. Diseñó, programó y sacó adelante Milanuncios sin tener siquiera el respaldo de una empresa. Claramente, se inspiró en Craiglist, pero a mí lo que más me sorprende es que mantuviese los servidores y la web él solo durante cinco años, eso es un trabajo ímprobo para una página con tanto tráfico", señalan sus competidores. A los pocos meses de inscribir Milanuncios como una mercantil, en 2010, sobrepasó a Segundamano en visitas y se convirtió en la primera página de anuncios en España. Esos días, como si de una escenificación de David contra Goliat se tratase, Cobaleda, el trabajador autónomo, se enfrentó a Segundamano y sus abogados de Cuatrecasas por la propiedad del dominio 'segundamano.org'.

¿Cuál es el secreto de Milanuncios? "Hay muchos aciertos en muy pocos años de trayectoria. El primero fue su agresiva política de optimización para Google (SEO), que sacó a sus rivales de los primeros resultados, incluso cuando Ricardo trabajaba solo", dicen fuentes del sector. "Y movimientos estratégicos como mantener los anuncios de prostitución, mientras Mundoanuncios y Segundamano los tenían vetados, le permitieron ganar mucha cuota de mercado que ya nunca ha perdido", continúan. "La estructura de costes también es brillante. Con un solo jefe de operaciones, el ex eBay Klaus Gottschlich, y siete más, vencieron a sus rivales, con plantillas 10 veces mayores", explica un inversor, que se confiesa enamorado profesionalmente de Cobaleda: "No malgastó un euro en 'marketing' ni publicidad, no hizo redes sociales, no ha cambiado el diseño en 13 años, no tenía una 'app'... ¡Es el CEO con el que cualquier inversor sueña!".

Un emprendedor resume así la trayectoria de Cobaleda: "Solo hizo un anuncio durante el tiempo que dirigió Milanuncios. Se empeñó en que fuera lo más sencillo posible, con las categorías de la web sobreimpresas en pantalla y nada más, pese a que muchos, y supongo que la agencia de publicidad más, le presionábamos para que fuera más ambicioso, para que diera un salto en su imagen de marca. No hubo manera, porque lo tenía clarísimo. Al final fue un éxito rotundo, cualquiera se acuerda de él a pesar de que no tiene nada especial. Ricardo solo piensa en el usuario, en nada ni nadie más". Hoy, Milanuncios registra 57 millones de visitas al mes.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios