dcoop y ángel camacho compran en EEUU, portugal y marruecos

Las aceituneras andaluzas compran rivales extranjeras para no perder acceso a EEUU

La pérdida del mercado de la aceituna negra en EEUU impulsa a las firmas españolas, líderes mundiales, a comprar empresas en otros países para sortear el arancel a base de ganar nuevos clientes

Foto: Planta de Agro Sevilla en La Roda de Andalucía. (Agro Sevilla)
Planta de Agro Sevilla en La Roda de Andalucía. (Agro Sevilla)

Los aranceles que el Gobierno de Donald Trump cobra a la aceituna negra cultivada o procesada en España desde el pasado verano han tenido un efecto inesperadamente positivo. Las empresas españolas, que ya lideraban el sector a escala mundial como ocurre con el aceite de oliva, han iniciado una ola de compras y toma de participaciones en compañías de otros países desconocida hasta ahora. Dcoop, que ya en agosto pasado tomó el 20% de una de las empresas americanas impulsoras del arancel, y Grupo Ángel Camacho han dado los primeros pasos. Pero nadie en el sector duda que detrás irán Aceitunas Cazorla, Agro Sevilla o Aceitunas Guadalquivir.

Ello no supone que las aceitunas negras españolas puedan llegar a EEUU vía esas empresas adquiridas o participadas, pero sí permite a las compañías poder seguir surtiendo a sus clientes estadounidenses de este tipo de fruta del olivo aunque sea indirectamente a través de esas nuevas alianzas. Es decir, vía estas integraciones el sector quiere captar parte del desplazamiento del suministro de aceituna negra desde España hacia empresas de países no afectados por el arancel, europeos o no, como Portugal o Marruecos.

La estrategia proteccionista de EEUU para salvaguardar a su pequeño sector californiano se ha llevado por delante, solo en sus dos primeros meses de aplicación (agosto y septiembre pasados), el 72% de las exportaciones españolas de aceituna negra. Anualmente, España exportaba 70 millones de euros a EEUU de este tipo. Ante un arancel del 35% que estará vigente por cinco años prorrogables otros cinco, el sector ha entendido que no quedaba otra que moverse.

"El arancel lo que ha hecho es acelerar decisiones de salida al exterior que llevaban rumiándose ya hace algún tiempo entre muchas empresas", explica un alto directivo de la industria de forma anónima. "Pero la motivación de las compras que se han hecho no es solo, ni mucho menos, sortear el arancel. Lo que se están comprando son marcas, cuotas de mercado, acceso a nuevos clientes de la distribución. Ya no es como hace unos años, que el sector español salió a hacer fábricas fuera con las que solo ha acumulado malas experiencias", resume este veterano aceitunero.

Principales países exportadores de aceituna de mesa. (Asemesa)
Principales países exportadores de aceituna de mesa. (Asemesa)

En efecto, si bien es cierto que Dcoop ha entrado en una empresa estadounidense y otra portuguesa (el 5% de Maçarico), y Ángel Camacho en una marroquí (un 5% de Cartier Saada), ninguna supone que una aceituna negra española vaya a llegar a EEUU. Dcoop, por ejemplo, gana presencia industrial propia en EEUU que se suma a la que ya poseía en envasado de aceite en Baltimore y California de la mano de su socio americano-marroquí Pompeian. Con la entrada en Maçarico toma posiciones en la que está considerada la mejor aceitunera de Portugal, desde donde poder abordar mejor mercados cercanos culturalmente como los de Brasil o Angola, entre otros.

Camacho entra en una empresa que, además de producir anualmente 10.000 toneladas de aceituna, tiene una cadena de supermercados y surte de productos locales a la emigración magrebí en Francia, Bélgica y Alemania. Y además le abre el mercado africano, donde se consumen ampliamente productos mediterráneos. Ángel Camacho también fabrica mermeladas (La vieja fábrica) en España y Polonia, infusiones y llegó a tener una planta aceitunera en Argentina que cerró en 2016. La previsión, según los medios marroquíes, es que la firma sevillana amplíe su peso en Cartier, que factura 22 millones frente a los 200 millones de Camacho.

Oportunidades escasas

También en Argentina llegó a estar instalada Aceitunas Guadalquivir, otra empresa familiar (Escalante) como Camacho. Ambas están ubicadas además en el mismo municipio, Morón de la Frontera (Sevilla). La familia Escalante también acabó saliendo del país austral, como también le ocurrió a Agro Sevilla en 2012. La inseguridad jurídica pesó más que la idea de tener capacidad productiva en los dos hemisferios para garantizarse poder suministrar todo el año a los clientes.

La nueva ola pasa por alianzas accionariales con quienes ya tienen capacidad productiva local, marcas y clientes. ¿Qué oportunidades quedan entonces que puedan interesar a Guadalquivir, Cazorla, Agro Sevilla o Aceitunas Torrent? Las fuentes del sector consultadas coinciden en que pocas, y concentradas en un puñado de países con seguridad jurídica que eviten errores como en Argentina.

Principales mercados de la aceituna española. (Asemesa)
Principales mercados de la aceituna española. (Asemesa)

En el propio EEUU está Musco, que junto a Bell-Carter (donde Dcoop tiene el 20%, y ambición de llegar al 50%), integró la dupla que activó el expediente que acabó en arancel. Son empresas con procesos poco eficientes y limitadas a la hora de abastecerse de aceituna ante la pequeña producción local, pero con la ventaja de estar implantadas en EEUU, el primer mercado importador del mundo. En Grecia hay algunos pequeños especialistas en variedades muy apreciadas como la kalamata, y también son pequeñas las aceituneras portuguesas. Quizá quede alguna oportunidad en Marruecos como el negocio que tiene en Marrakech el grupo olivarero francés Crespo.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios