MESA REDONDA CASER Y EL CONFIDENCIAL

Matrimonio de conveniencia: así empiezan a colaborar las aseguradoras y las 'insurtech'

Las 'insurtech' han renovado el sector de los seguros con una oferta personalizada, sin burocracia y digital. Sin embargo, tendrán que colaborar con las aseguradoras tradicionales

La tecnología ha hecho más sencillos tantos procesos de nuestro día a día que incluso hemos olvidado cómo se hacían en analógico. No obstante, hay sectores que han experimentado la transformación digital de una manera más reciente, con cambios que están en plena ebullición. Es el caso del sector de los seguros, que ha tenido que redefinir su relación con los asegurados ante el fenómeno de las ‘insurtech’. Las 'startups' tecnológicas de seguros han simplificado los procesos tradicionales cargados de burocracia y han renovado el sector asegurador con una oferta personalizada, ágil y completamente digitalizada.

Con el objetivo de analizar esta nueva relación entre las aseguradoras tradicionales y las ‘insurtech’, destacados miembros del sector se han reunido en la mesa redonda ‘Insurtech: La transformación del sector asegurador’, patrocinada por Caser y organizada por El Confidencial. En esta ocasión, han participado Germán Bautista, director de Clientes y Negocio de grandes cuentas de Caser; David Navarro, responsable de Insurtech de la Asociación Española de Fintech e Insurtech; Diego González de Cecilia, director de Servicios Financieros de Deloitte Digital; Ion Cuervas-Mons, director general de Muno; Vicente Arias, CEO de Coverfy, e Iñaki Arrola, fundador de K Fund.

Una relación necesaria

Hasta ahora, las aseguradoras contaban con relativamente pocas herramientas para recomendar los mejores productos a sus clientes. Denunciar un robo o un accidente a través de un mensaje de texto, de WhatsApp o de una 'app' era hasta hace poco un sueño. Sin embargo, hoy es lo que todos esperamos. Internet y los 'smartphones' ya se utilizan para informarse, comparar e incluso contratar una póliza. El resultado de todos estos cambios se explica con las ‘insurtech’.

Estas tecnológicas han cambiado el modelo de negocio, pero, según los expertos, tendrán que colaborar con las entidades ya existentes para alcanzar la meta compartida de ofrecer seguros preventivos en lugar de reparativos. Para Vicente Arias, el valor añadido de estos nuevos 'players' está en “intentar dar transparencia a un sector que tenía poca. Queremos explotar los datos que nos permiten obtener las herramientas digitales para ofrecer los mejores servicios a nuestros clientes. Creamos perfiles de usuario y les vamos recomendando lo que creemos que necesitan en función de su perfil. En definitiva, el dato nos permite ofrecer el mejor servicio”.

El acceso a la tecnología y a la información permite que “apostemos por la diversificación y la distribución”, explica Germán Bautista. Y es que, según el estudio de McKinsey ‘Insurtech, la amenaza que inspira’, el 61% de las ‘insurtech’ están orientadas a mejorar la cadena de valor, los productos y los servicios de las aseguradoras. El problema, lamenta David Navarro, es que “las ‘insurtech’ se están quedando en la transformación y el acercamiento al usuario pero no en el acceso a los datos. Tenemos que trabajar en una integración entre aseguradoras y 'startups' para que podamos acceder a esa información, pero la clave la tienen las primeras”.

La colaboración entre 'insurtech' y aseguradoras es la única alternativa.
La colaboración entre 'insurtech' y aseguradoras es la única alternativa.

Germán Bautista coincide con sus colegas en que es necesario un acercamiento entre estas dos visiones: “Hemos sacado productos al mercado aplicando 'design thinking' y buscando 'players' que cubren las tendencias que necesitamos. Por ejemplo, con el seguro de coche conectado, entregamos un dispositivo a nuestros clientes para que, en caso de detectar un accidente, se desplace directamente el servicio de emergencias”. En otros ámbitos como el del hogar, también existe esta colaboración con 'gadgets' que detectan el humo o el movimiento y avisan de incendios, intrusiones, etc.

Ahora bien, para Iñaki Arrola, "el problema del mundo asegurador es que no sé si se piensa en el usuario todo lo que a nosotros, como usuarios, nos gustaría que se pensase. Hay que intentar darle al usuario las herramientas que le gustaría tener para relacionarse con su compañía aseguradora".

En definitiva, "la clave al final está en la colaboración de ambos", asegura González de Cecilia. "La disrupción o la innovación vendrán por parte de las 'insurtech', pero son las aseguradoras las que les van a dar pulmón comercial, financiero y de conocimiento del negocio para poder hacer que los nuevos negocios crezcan y de verdad se haga dinero ahí".

¿Qué aporta cada parte?

En este matrimonio de conveniencia, tanto las ‘insurtech’ como las aseguradoras tradicionales tienen su propio as en la manga. En opinión de Ion Cuervas-Mons, “esta es una industria que llega tarde a la digitalización. Las aseguradoras están muy desconectadas de las necesidades de sus clientes. Las 'insurtech' están para solucionar esta distancia. Antes, la gente no confiaba en las marcas digitales, pero ahora sí”.

En cualquier caso, matiza, "las ‘insurtech’ aportamos la frescura y la tecnología, pero nos falta la parte de la regulación, conocer bien cómo son los productos de seguros en detalle, qué es lo que ocurre, cuáles son los principales problemas... Y eso nos lo aporta una aseguradora, que lleva muchos años de experiencia en este sector".

La conectividad y experiencia del usuario, la capacidad de desarrollar productos de cara a las nuevas necesidades del cliente, la toma de decisiones en función de los datos y la experimentación a partir de la innovación son los cuatro valores añadidos que los expertos identifican en las 'insurtech'. El desafío ahora está en que las compañías convencionales se adapten a ello. “El acuerdo entre 'insurtech' y aseguradoras más rápido que conozco ha sido en seis meses, y eso para una 'startup' es la vida o la muerte”, advierte David Navarro.

Germán Bautista, director de Clientes y Negocio de grandes cuentas de Caser.
Germán Bautista, director de Clientes y Negocio de grandes cuentas de Caser.

El negocio asegurador depende de la información y, para Diego González de Cecilia, “las 'insurtech' disrumpen el sector por su capacidad de analizar los datos con una profundidad que hasta ahora no existía. Pueden analizar la información mucho mejor, en más cantidad y calidad”. En este sentido, presionan a las aseguradoras porque “evolucionan el modelo de negocio. Sacan nuevos productos y llegan mejor al cliente. También ayudan mucho a mejorar los modelos de negocio actuales, simplificando procesos, digitalizando gran parte de la cadena de valor, etc”.

Iñaki Arrola levanta la voz por la otra parte: “Estamos siendo muy injustos. No es tan fácil que las aseguradoras cambien todo de la noche a la mañana, no pueden cambiar totalmente el negocio de repente. Lo sorprendente es aquel que se cierra del todo porque el cliente es suyo y no quiere que nadie entre”. Por otro lado, considera que "en las 'insurtech' no hay tanta tecnología como me gustaría. Necesitamos una experiencia de usuario y relación con las aseguradoras distintas, y eso es lo que marcará la diferencia".

La colaboración es la única alternativa, por eso Germán Bautista recuerda que el gran valor de las aseguradoras es que “gestionamos redes profesionales de todos los gremios, gestionamos al cliente. Podemos aportar soluciones de seguros y servicios para que las 'insurtech' fidelicen a sus clientes, ingresos adicionales y otras capacidades como procesos de retención de clientes, procesos de riesgos de fuga de clientes con inteligencia aplicada, etc”.

Una regulación actualizada

Para avanzar en esta relación, ambas partes piden una regulación más ágil que facilite la innovación. Según Vicente Arias, “la legislación actual no permite hacer todo lo que querríamos. Para prescindir de la intervención humana, necesitaríamos un cambio legislativo”.

La idea la comparte Diego González de Cecilia, para quien la normativa actual “claramente no es suficiente; la regulación siempre va por detrás de la realidad y al final se trata de que el cliente se beneficie de estas innovaciones”.

Ambas partes quieren ofrecer seguros preventivos en lugar de reparativos.
Ambas partes quieren ofrecer seguros preventivos en lugar de reparativos.

Y es que "nosotros tenemos una regulación que nos permite trabajar", asegura David Navarro, "pero es cierto que para algunas cosas, cuando ya hablamos de negocios grandes, de competir con una aseguradora, realmente complicado, o de lanzar un nuevo producto, tenemos dificultades. Eso podría minimizarse si hubiese más transparencia en cuanto a la información que tienen las aseguradoras y que la compartiesen a través de canales digitales".

Por su parte, Vicente Arias cree que si se está esperando es porque “tienen que entender nuestro modelo, necesitan saber qué hacemos para regularlo. Entender los procesos, los flujos, los objetivos... Para hacer una nueva regulación o adaptación. Los reguladores no pueden tomar decisiones improvisadas. Nos gustaría que fuesen mucho más deprisa, claro, pero están dando los pasos adecuados”.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios