GARCÍA CARRión deja la patronal del vino

El bodeguero Don Simón que aireó el fraude del vino francés: "Es la punta del iceberg"

García Carrión, la mayor bodega de España, denunció hace dos años el fraude masivo en Francia ante las pérdidas para su negocio. Ha abandonado la patronal del vino por la bronca

Foto: José García Carrión. (EFE)
José García Carrión. (EFE)

José García Carrión y su mujer, Rafaela Corujo, 'Fala', no se muerden la lengua. Son presidente y vicepresidenta de J. García Carrión, la mayor bodega de España con 930 millones de facturación el año pasado y conocida por el vino Don Simón, pero con muchas otras marcas, y han recibido con enorme alegría el anuncio del Gobierno francés de que empieza a poner coto al vino español embotellado como si fuera francés. Estos agresivos empresarios sostienen que fueron ellos los que dieron el aviso del fraude masivo hace dos años porque sufrían la competencia desleal. "Lo del vino rosado que ha salido es solo la punta del iceberg. No son 700.000 litros falsificados. España exporta 500 millones de litros a granel a Francia y estimo que el 80% acaba camuflado como francés. Es un mercado oscuro".

Los García Carrión, herederos de una bodega fundada en Jumilla (Murcia) en 1890 y que hoy exporta a 155 países y tiene viñedos y vinos por media España, están acostumbrados a romper barreras. Lo hicieron cuando comenzaron a vender vino en 'brick', después cuando —en contra de los expertos en 'marketing'— mantuvieron la marca Don Simón para vender zumos, y finalmente cuando trajeron a España las campañas de publicidad en que comparaban sus productos con otros. Ahora no se cortan en enfrentarse al sector si es necesario.

Susana Díaz, con José García Carrión, en una visita a una planta. (EFE)
Susana Díaz, con José García Carrión, en una visita a una planta. (EFE)

García Carrión y Corujo tienen ganas de hablar. El martes, Francia anunció una operación en la que detuvo a intermediarios franceses por pasar vino español comprado a granel como si fuera francés. A veces, con un fraude directo; otras, con menciones sutiles en la etiqueta que llevan a la confusión. Ellos tienen las cifras y el caso en la cabeza. "En el año 2000, España vendía 100 millones de litros de vino a granel a Francia. En los últimos años, estamos en una media de 500 millones de litros a granel solo a Francia. La mayoría sale de La Mancha y Extremadura. Al mundo vendemos 1.200 millones de litros. Ha crecido muchísimo, ante el silencio de todo el mundo".

Tanto trasiego de vino en camiones cisterna pasa a engrosar lo que García Carrión define como "un mercado oscuro". "De estos 500 millones, yo estimo que el 80% pierde el origen español y se camufla como francés. Hay marchantes que embotellan en Burdeos, por ejemplo, y pone 'Embotellado en Burdeos'. No es Denominación de Origen pero tampoco pone que sea español. Y cuando eso llega al supermercado o China, parece vino francés". "Hace dos años", añade, "denunciamos esto en el ministerio y las primeras actuaciones arrancan a raíz de nuestra denuncia. Francia lo recibió muy bien porque era defender a sus agricultores".

Lo que está ocurriendo era lo que pasaba con el aceite de oliva. España exportaba a Italia, allí se embotellaba y lo vendían al doble de precio

A los dueños de Don Simón no les faltan razones comerciales para combatir este sistema. La empresa quitó la producción de vino a granel hace 40 años y solo exporta embotellado. Es un vino de mesa barato, pero que no puede competir con un vino español que ha sido embotellado como francés. "Lo que está ocurriendo era lo que pasaba con el aceite de oliva. España exportaba a Italia, allí se embotellaba y lo vendían al doble de precio. La interprofesional del aceite ha logrado a base de pelear que se etiquete y ponga que es de origen español, han dado pasos de gigante. Aquí el problema ha pasado en unos años de 100 a 500 millones de litros ante el silencio absoluto. Nuestra denuncia abrió los ojos, porque no sabían que tenía esta dimensión". El mercado ha hecho estos extraños aliados: uno de los grandes bodegueros españoles y los agricultores franceses. Rafaela Corujo y su marido se interrumpen continuamente para explicar a través del manos libres lo que ha ocurrido, algo que llevan denunciando dentro del sector desde hace años.

El aumento de camiones cisterna cruzando la frontera ha generado malestar entre los agricultores franceses, que los últimos años han llegado a generar un conflicto que llegó a Exteriores. "Los agricultores franceses vuelcan los camiones epsañoles. No lo defiendo, son actos vandálicos, pero hay que buscar por qué. Y es porque son los perjudicados. Francia conocía los actos vandálicos pero no la dimensión del problema", añade Fala.

José García Carrión, en una imagen distribuida por la empresa.
José García Carrión, en una imagen distribuida por la empresa.

A la vez, esta exportación masiva hace que en España falte vino. "Los agricultores franceses tienen problemas porque se les queda el vino en las cooperativas. Y a nosotros los años de escasez de vino, como este, nos falta vino. Sale el vino de España y, como falta, tenemos que subir un 30% el precio del vino de mesa. En España, el primer viñedo del mundo, nos falta vino y a veces tenemos que traer vino a granel de Chile. No tiene sentido", detalla García Carrión.

Parte de la culpa la tiene, según ellos, la normativa europea de etiquetado, que califican de muy laxa. "Cuando compro vino en Chile para mandarlo a Brasil, me obligan a etiquetar que es vino de Chile, y eso es lo normal. Pero en Europa la normativa es muy laxa. Francia e Italia lograron que se pueda poner que es vino procedente de varios países. Y ahora se ven los efectos", explica Corujo.

Aunque un portavoz de la autoridad francesa encargada de la investigación señala que el caso afecta de momento a intermediarios y bodegas francesas, el caso lleva meses generando sacudidas en España. El pasado mayo, García Carrión abandonó la Federación Española del Vino, la patronal que agrupa a más de 600 bodegas. "Fui presidente, me tuve que dar de baja hace ocho años. Ahora lo he intentado otra vez [cuando volvió en 2017 fue celebrado por el sector] y lo he dejado porque cuando lo decimos cae en saco roto y para nosotros es el problema más grave que existe", cuenta García Carrión.

Un camarero sirve un vaso de vino en un restaurante de París. (Reuters)
Un camarero sirve un vaso de vino en un restaurante de París. (Reuters)

Corujo es aún más directa: "Lo hemos denunciado muchas veces a la federación, pero no hacen ni caso. Entendemos que esto es prioritario para los bodegueros y los agricultores franceses harían palmas. No sé para qué existe la federación si no se defiende esto, así que dijimos: 'Nos vamos porque no lo podemos sorpotar". Cuenta que una bodega de su tamaño no necesita estar en la patronal: "Exportamos a 155 países, somos la mayor bodega de Europa y la cuarta del mundo. Nos va bien en EEUU, en Japón... Porque el vino español tiene una relación calidad precio única en el mundo. Deberíamos potenciarlo y vender menos a granel".

En la patronal, su director general, José Luis Benítez, asegura desconocer los motivos de la marcha de García Carrión: "Lo tendrán que decir ellos. Aquí lo comunicaron el 16 de mayo pero no sabemos por qué, no nos han dicho la razón". Benítez niega la pasividad de la Federación Española del Vino en el fraude francés. "Ellos pusieron sobre la mesa de la comisión ejecutiva hace unos meses este tema, hubo una larguísima discusión y ha ido en todos los órdenes del día de las comisiones ejecutivas y lo hemos trabajado en colaboración con ellos, cogiendo muestras incluso, hablando con eurodiputados, trasladándolo al ministerio... Hemos hecho todo lo que está en nuestra mano para denunciar este fraude y otros". Benítez insiste en que no le consta que el malestar de García Carrión proceda del otro lado de los Pirineos: "Pueden estar enfadados por eso o por otras 200 cosas", añade Benítez, quien califica como "temperamentales" a los dueños de García Carrión.

Un camión con vino español a granel atacado en Francia hace un año.
Un camión con vino español a granel atacado en Francia hace un año.

Lo cierto es que sí ha habido avances. Hace un año, España y Francia crearon una comisión entre los dos países para analizar el asunto. El ministro de Agricultura, Luis Planas, se ha mostrado "preocupado" por el fraude en Francia con vino español, apuesta por mejorar los etiquetados. Las cooperativas españoles, según fuentes del sector, venden y callan sin preocuparse por qué pasa con el vino español.

Juan Fuente, portavoz de Vino de Cooperativas de Castilla-La Mancha, niega cualquier responsabilidad del sector español. "Una cosa es que un intermediario en Francia intente confundir al consumidor en el etiquetado, pero el vino sale de España con toda su reglamentación y todo en orden". Este también señala que en ocasiones solo hay etiquetado que bordea la norma, que intenta dar la imagen de que es vino francés sin decirlo expresamente.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios