EL SUPREMO PREGUNTA AL TJUE sobre las marcas

La guerra del queso manchego llega a la UE con Rocinante: "Creen que El Quijote es suyo"

El Consejo Regulador intenta controlar en tribunales los símbolos tradicionales manchegos. El Supremo duda y pregunta al Tribunal de la UE qué quesos pueden usar aludir al Quijote

Foto: José Antonio Ruiz-Valdepeñas Molino, gerente de la quesería Cuquerella , en Malagón (Ciudad Real). (R. M.)
José Antonio Ruiz-Valdepeñas Molino, gerente de la quesería Cuquerella , en Malagón (Ciudad Real). (R. M.)

La quesería Rocinante no podría ser más manchega. Está situada en Malagón (Ciudad Real), sus quesos se llaman Rocinante, Maese Miguel, Adarga de Oro y Mancha Real y su gerente se apellida Valdepeñas Molino. Y sin embargo, la quesería protagoniza desde hace siete años una disputa legal contra el Consejo Regulador de la Denominación de Origen Queso Manchego, que le acusa de usar elementos alegóricos a La Mancha en algunos quesos sin denominación de origen para confundir al consumidor. El gerente no da crédito: "El queso Rocinante tiene 40 años, muchos más que el consejo regulador. Lo llamaron Rocinante, una cosa de la tierra, como es normal. ¿O qué quieren? ¿Que pongamos una orca y llamemos Willy al queso? Mira alrededor, La Mancha es nuestra tierra". El caso ha llegado al Tribunal Supremo que no lo debe de ver muy claro y ha elevado una cuestión prejudicial al Tribunal de la UE sobre quién tiene razón. ¿De quién es El Quijote?, parece la pregunta de fondo.

José Antonio Ruiz-Valdepeñas Molino cuenta la rocambolesca historia desde el principio. Es el gerente de la Quesería Cuquerella, fundada en 1968 y conocida popularmente como quesos Rocinante. Un cartel de un caballo está en la fachada de la fábrica y en un mosaico con azulejos en la tienda en la que venden directamente al público también aparece Rocinante. "¿Qué es un queso manchego? Este queso tiene el problema que no se distingue por la forma. Para que un queso sea manchego tiene que estar hecho en la Mancha pero además tiene que ser de leche de oveja de raza manchega, no con otra leche de otra oveja, y por una empresa que esté auditada por el consejo regulador". Siempre que no haya fraude se distingue porque pone queso manchego bien grande, tiene una pegatina del consejo regulador y una chapa de caseína, una proteína, fundida en la base.

Las sentencias son trabalenguas: "Primero existía La Mancha, el queso de La Mancha y después la denominación de origen de queso manchego"

Rocinante fabrica quesos manchegos y quesos que no lo son. El queso Rocinante, el emblema de la casa, se elabora con mezcla de leche de cabra, vaca y oveja. Así que no es manchego. Aunque sea de la Mancha. En ningún lugar pone que sea manchego, pero es cilíndrico y tiene un caballo y la marca Rocinante bien visible en la etiqueta. La marca y el caballo, así como los molinos de viento y las alusiones a Cervantes habían coexistido durante décadas sin problemas con el consejo regulador del queso manchego, el organismo encargado de garantizar la pureza del mercado del queso manchego. Hasta que hace siete años el consejo regulador decidió que los quesos que no son manchegos no pueden llevar alusiones al Quijote o a la Mancha. Argumentaba que Rocinante, Superrocinante y 'Adarga de oro' [adarga es el escudo utilizado por don Quijote] pretendían crear confusión y pasar por queso manchego.

Santiago Altares, secretario del consejo regulador, defiende la demanda con vehemencia: "El consejo regulador considera que cuando se utilizan etiquetas alegóricas a la Mancha en quesos que no son manchegos se confunde al consumidor. Si en un folleto aparece un Quijote, un molino o un nombre vinculado con el quijote entendemos que es publicidad engañosa. El reglamento europeo establece que se prohíbe evocar el nombre protegido por una denominación de origen y esto evoca".

La demanda "alegaba que el uso de la marca 'Adarga de Oro' infringía la denominación de origen puesto que se utilizaba el dibujo de un caballero montado en un caballo huesudo, con el aspecto con que suele representarse a don Quijote de la Mancha, que se encuentra en un campo en el que también hay ovejas y molinos de viento". Y así con el resto. Se basaba en el reglamento que establece que las denominaciones de origen estarán protegidas contra "toda usurpación, imitación o evocación, aunque se indique el origen verdadero del producto". La clave es la evocación: si Rocinante evoca en la mente del consumidor un queso manchego.

La respuesta fue la obvia, que Cuquerella era muy anterior al consejo regulador, que es de y que los signos distintivos de La Mancha no son de nadie. "La mayoría de fabricantes de queso tienen algún elemento alegórico a La Mancha. ¿Qué voy a poner? ¿Un velero, un barco con espetos, Los Alpes...? No sé. Estoy en La Mancha y uso elementos de La Mancha. Mire alrededor. La gente pone un molino o algo de la tierra. El logotipo de García-Baquero es un molino, pero para todo tipo de quesos, aunque sean de vaca", responde indignado Ruiz-Valdepeñas Molino, que ironiza: "Igual mis apellidos van contra el consejo regulador. O al poner en la etiqueta que la empresa está en Malagón también llamo a la confusión. Pero creen que el Quijote y la Mancha son suyos".

Una de las cosas curiosas es que Cuquerella pertenece al consejo regulador desde que se fundó. La empresa, propiedad al 50% de dos hermanos Cuquerella, factura 13,5 millones y emplea a 48 personas. Felipe Rivero, director de calidad, es uno de los patronos del consejo regulador, que ha emprendido la batalla contra la empresa. Junto al gerente explica que un 65%-70% del queso que venden ya es manchego, y la inmensa mayoría lo exportan. "Vendemos a más de 50 países. Incluso algún palé a Corea o Tailandia. Fuera se valora más que aquí". En la gran sala en la que trabajan los administrativos hay relojes con la hora de Sao Paulo, Los Ángeles y Tokio. Insisten en que son los primeros en denunciar los casos de mal etiquetado y fraude porque ellos mismos producen queso manchego. La diferencia es que ahora el consejo regulador va contra quesos que no dicen ser manchegos sino que considera que evocan por la etiqueta.

"¿Qué quieren? ¿Que pongamos una orca y llamemos Willy al queso? ¿O un velero? Esto es La Mancha y hace 40 años lo llamamos Rocinante"

La justicia dio la razón a la empresa quesera en dos ocasiones. Las sentencias son como trabalenguas, insistiendo en delimitar lo que es la Mancha y el queso manchego. El juzgado consideró en primera instancia que "la utilización de signos como la denominación 'Rocinante' o la imagen de don Quijote de la Mancha suponen una evocación de la Mancha pero no suponen una evocación del queso protegido por la denominación de origen 'queso manchego". La Audiencia Provincia confirmó esa sentencia en 2014: "Primero existía la Mancha, el queso de la Mancha y después la denominación de origen de queso manchego". "Esta sala entiende que la utilización en el etiquetado de rebaño de ovejas, molinos, don Quijote a caballo o Rocinante trotando por las llanuras manchegas no supone un acto de evocación prohibido [...] El consumidor informado sabe que La Mancha es tierra de quesos, hay quesos que están protegidos por la denominación de origen al cumplir unos requisitos y hay otros quesos que se hacen en la Mancha pero que no son quesos de denominación de origen".

Pero el consejo regulador no se dio por vencido y acudió en casación al Tribunal Supremo. Su responsable, Santiago Altares, es un tipo directo que admite que para él "la diplomacia no existe": "Hay jueces malos y alguno que ha fallado de esto no sabe ni lo que es un consejo regulador". Altares cuenta que encargaron dos encuestas y que ahí se ve que casi un 80% de los encuestados si veía un molino o un quijote en la etiqueta consideraban que era queso manchego. "Lo primero es el consumidor. Pensamos que prevalece el interés general de la denominación de origen frente al particular. No dudo de que pusieran molinos o quijotes de buena fe, pero por muy antigua que haya sido esa marca no se puede mantener si confunde al consumidor".

El asunto puede parecer casi una curiosidad, pero el Alto Tribunal se lo ha tomado muy en serio. Tanto, que en un movimiento poco habitual, el pasado 19 de octubre planteó una cuestión prejudicial al Tribunal de Justicia de la UE. Antes de decidir, el Supremo pregunta cómo se debe interpretar la norma europea, si el uso de términos del Quijote evoca el queso manchego y si tiene que distinguirlo cualquier consumidor europeo.

La empresa factura 13 millones y emplea a 45 personas.
La empresa factura 13 millones y emplea a 45 personas.

La evocación es lo que hace dudar a los magistrados, que plantean una cuestión de manera que la entienda un polaco. El resultado es chocante para un español, porque aclara cuestiones básicas. "Para que quienes lean esta resolución en una traducción a los idiomas de la UE distintos del español puedan entender las preguntas que se formulan al TJUE, debe precisarse que la palabra 'manchego' utilizada en la Denominación de Origen Protegida 'queso manchego' es el adjetivo con que en el idioma español se denomina a las personas, productos, etc., originarios de la Mancha, que es una región española. En esta región es tradicional la producción de queso elaborado con leche de oveja, siguiendo determinados modos de producción, elaboración y maduración". También aclara que "don Quijote de la Mancha es situado por su creador, Miguel de Cervantes, en la Mancha, donde se desarrolla la mayor parte de la acción de su novela, que suele ser considerada como la obra más importante de la narrativa en lengua española".

El Supremo recuerda en su cuestión que ha habido "algunas declaraciones del TJUE en el sentido de que puede haber 'evocación' incluso si no existe riesgo alguno de confusión ya que lo que importa es que no se cree en la mente del público una asociación de ideas sobre el origen del producto, y que un operador no aproveche indebidamente la reputación de una indicación geográfica protegida". Hasta ahora había jurisprudencia en nombres que fonéticamente evocaban a la denominación de origen (Gorgonzola-Cambozola o Parmigiano-Parmesan), pero ahora va de símbolos y de personajes históricos. El Supremo plantea tres cuestiones a la UE y decidirá cuando decida la respuesta sobre cómo se debe interpretar. Al tribunal de la UE llegan cada vez más conflictos de marcas. La semana pasada prohibió inscribir la marca 'La mafia se sienta a su mesa' de una cadena española de restaurantes.

Si la UE decide que la denominación de origen tiene el monopolio sobre el Quijote y otros términos manchegos las implicaciones no acaban en el queso Rocinante. En la quesería esgrimen un listado de marcas que se verían afectadas. Tienen un muestrario en una carpeta llena de logotipos. "Quesos Don Sancho, que es mezcla de las tres leches; en el de Roncero, que es la marca de Lidl, sale un molino en un queso de cabra; el logotipo de García-Baquero es un molino de viento para quesos que no siempre son manchegos... En El Quijote sale un ventero.... ¿el queso El Ventero será por El Quijote, que también tiene molinos? Usted no se puede apropiar de la Mancha. No estamos poniendo una estrella de Mercedes a un Seat Panda".

El Consejo Regulador denuncia que el uso de Rocinante lleva a engaño.
El Consejo Regulador denuncia que el uso de Rocinante lleva a engaño.

El consejo regulador está dividido, porque en caso de ganar el consejo esto afectaría a muchas empresas asociadas. "A las empresas que usan esta simbología no les parece nada bien, está claro, pero lo primero es el interés general de los consumidores. Lo fácil es mirar hacia otro lado o demandar a una empresa de que no esté inscrita en el consejo regulador, pero tenemos que dar ejemplo. Lo fácil sería machacar a un pequeño, pero hemos ido primero a por esta y si ganamos pediremos a muchas otras que lo retiren", responde Altares, que admite que García-Baquero o El Venterno podrían ser los siguientes. El consejo tiene otra pelea contra el queso manchego que se comercializa en México y que no tiene nada de manchego.

Pablo Franquet, abogado especializado del bufete Jausas, comenta que no es habitual que el Supremo eleve un caso al TJUE: "El Supremo está en la cúspide de la cadena y no suele pedir orientación aunque últimamente lo hace más. La sala civil busca dar seguridad jurídica y siendo los jueces de la máxima cualificación mantienen la humildad suficiente como para no tener reparo a plantear una cuestión prejudicial al TJUE". Sobre la cuestión, opina: "Es muy interesante por el tema que hay de fondo y ahora jueces de la UE tienen que delimitar el Quijote de la región de la Mancha. Me recordaba al caso de la marca Toro, donde el Supremo dijo que no era el toro sino la tauromaquia lo que se asocia a España. Al final en estos casos de marcas tienen que afinar en cuestiones muy evocadoras y sutiles". El futuro de los signos de la Mancha y la decisión sobre quién controla las imágenes del Quijote está en manos ahora de jueces que no saben lo que es un bacín ni han visto 'La hora chanante'.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
13 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios