pide una indemnización para evitar la quiebra

Quirón demanda a la Sanidad de Cifuentes por sobrecostes hospitalarios de 40 millones

El mayor grupo sanitario privado español ha interpuesto un contencioso contra la Comunidad de Madrid

Foto: Hospital Infanta Elena en Valdemoro.
Hospital Infanta Elena en Valdemoro.

El contrato de gestión privada de los hospitales públicos de la Comunidad de Madrid empieza a tener problemas médicos, económicos y legales. IDCSalud Valdemoro, empresa perteneciente al Grupo Quirón y encargada de la administración del Hospital Universitario Infanta Elena de la citada ciudad madrileña, ha presentado una demanda judicial de 40 millones de euros contra la Comunidad de Madrid por un presunto incumplimiento de contrato, al considerar que presta servicios que no estaban incluidos en la concesión.

Así describen fuentes del sector el movimiento del Grupo Quirónsalud, desde 2016 propiedad de la multinacional alemana Fresenius. El mayor grupo hospitalario español gestiona este centro médico desde 2007, cuando consiguió su administración en régimen de concesión por treinta años a cambio de pagar 178 millones de euros. Sin embargo, como ha pasado con la mayoría de las autopistas de peaje del país, lo que ingresa por los servicios que presta no se corresponde con lo que le cuesta la atención médica.

Ante este escenario, Quirón ha interpuesto un recurso contencioso-administrativo contra el Servicio Madrileño de Salud (SERMAS) después de que la Viceconsejería de Sanidad rechazase compensarle económicamente para restablecer el equilibrio financiero de la concesión. La decisión se ha ejecutado durante el mandato de Cristina Cifuentes, quien se negó a aceptar la reclamación de la compañía.

Cristina Cifuentes (c), acompañada por el consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero (i), presentó en febrero el Plan de Inversiones en Infraestructuras en hospitales de la Comunidad de Madrid. (EFE)
Cristina Cifuentes (c), acompañada por el consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero (i), presentó en febrero el Plan de Inversiones en Infraestructuras en hospitales de la Comunidad de Madrid. (EFE)

Otras fuentes indican que el origen del desequilibrio financiero del Hospital Infanta Elena de Valdemoro, que da cobertura a una población de unos 100.000 habitantes, se debe a que desde el inicio de la concesión ha venido soportando unos costes adicionales de prestaciones no incluidas en el contrato y por asumir el incremento del Impuesto del Valor Añadido (IVA) correspondiente a los servicios sanitarios.

Quirón reclama gastos derivados de la dispensación de fármacos especiales, como antirretrovirales (antibióticos contra determinados virus), terapias biológicas, tratamientos oncológicos y contra la hepatitis, entre otros. La compañía asegura que en el convenio suscrito con el SERMAS no incluía estos costes, que ahora son exigidos en todos los hospitales de la red sanitaria madrileña y por los que estima que debe ser compensada.

Un gigante que factura 2.800 millones

En consecuencia, Quirón reclama que le paguen 40 millones de euros por dos causas. La primera es por la dispensación de fármacos a pacientes no hospitalizados como consecuencia de distintas resoluciones de la administración general de Estado y de la propia administración autonómica, no incluidos en el objeto del contrato. La segunda es la prestación de pruebas diagnósticas cuyo origen no está en la atención especializada del centro, sino en la prescripción y derivación desde los servicios de atención primaria, ajenos a la cartera de servicios del Infanta Elena y no incluida en el objeto del contrato.

Además del de Valdemoro, Quirón gestiona otros tres hospitales públicos en la región: la Fundación Jiménez Díaz, el de Villalba y el Rey Juan Carlos I

Además del de Valdemoro, Quirón gestiona tres hospitales públicos más de la región: la Fundación Jiménez Díaz, el de Villalba y el Rey Juan Carlos I de Móstoles. El primero de ellos fue adquirido por Capio en 2004 y después vendido por Víctor Madera a Quirón cuando se fusionaron.

El hospital de Valdemoro pertenece al grupo de centros de baja complejidad, destacando en todos los ratios de eficiencia y calidad. Quirón asegura que ha tenido un tiempo medio de espera quirúrgica en el primer trimestre de 2018 de 14,62 días, frente a los 42,9 días de demora media de los hospitales de su colectivo y los 57,06 días de media del global de los hospitales de la Comunidad de Madrid.

El grupo Quirónsalud facturó el año pasado algo más de 2.800 millones de euros y su beneficio antes de impuestos superó los 327 millones. Se trata de los primeros resultados de la compañía hospitalaria -fruto de la fusión de Quirón y Capio- tras su venta a la alemana Fresenius, que pagó 5.760 millones de euros en septiembre de 2016 al fondo CVC Capital Partners para hacerse con los 44 hospitales que la firma tiene en España.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios