Estados Unidos (EEUU): Dcoop se abre a sacar a bolsa su grupo industrial con Pompeian (EEUU) a la cabeza
antonio luque: "no temo un arancel al aceite"

Dcoop se abre a sacar a bolsa su grupo industrial con Pompeian (EEUU) a la cabeza

La mayor cooperativa agroalimentaria andaluza descarta ahora más fusiones en España y las busca en EEUU o Asia. El presidente, Luque, sale de Cajamar también por discrepancias con su cúpula

Foto: Antonio Luque, presidente ejecutivo de Dcoop, con todos los productos del grupo. (Foto: Dcoop)
Antonio Luque, presidente ejecutivo de Dcoop, con todos los productos del grupo. (Foto: Dcoop)

Antonio Luque, el directivo malagueño de 59 años que preside Dcoop, lleva rompiendo tópicos en la gestión de una cooperativa agroalimentaria en España toda su vida. Y en ello sigue, tal y como explica en una amplia entrevista mantenida con El Confidencial. La que es la mayor firma de su sector de Andalucía, y una de las tres mayores de España junto a Coren y Grupo AN, con casi 1.100 millones en ventas, no descarta sacar a bolsa en un plazo de cuatro o cinco años el entramado industrial que está creando, con su filial envasadora de aceite americana Pompeian a la cabeza. Filial que es hoy líder en venta de aceite de oliva virgen extra embotellado en EEUU.

"Dcoop como tal no, porque es una cooperativa. Pero no descarto que las participadas como Pompeian, Mercaóleo, Quorteba, que está dentro de Mercaóleo, esas un día sean un grupo alimentario suficientemente importante para salir a bolsa. Pompeian habría que ver dónde interesa más, si en EEUU o no. Si ese grupo alimentario, no Dcoop como matriz, llega a 1.500 millones de dólares, con una buena cuenta de resultados, buena gestión, no descarto que salga a bolsa". Dcoop controla al 50% Pompeian junto a la familia de origen marroquí Devico, quienes a su vez tienen el 50% de Mercaóleo, la planta envasadora e industrializadora ubicada en Antequera, Málaga (donde está la sede social de Dcoop).

Luque abunda en esta opción, que tiene en su mente bastante perfilada. "Nos quedaríamos con el porcentaje suficiente para mantener el control. Y en una cotizada eso puede ser el 30 o 40%. Con eso es suficiente. Las ventajas serían dar liquidez a socios en el grupo que a futuro quieran o no vender, y en segundo lugar, a los socios agricultores les podemos garantizar con los recursos que captaríamos llegar a 250.000 toneladas de aceite envasado, a 120.000 toneladas de aceituna envasada, y que nuestros socios tengan también paquetes de acciones para remunerar a quienes llevan muchos años trabajando. Un 10% podría distribuirse entre los socios. Siempre y cuando la gestión de esa sociedad la mantengamos nosotros. No antes de cinco o seis años, pero no lo descarto si vienen las condiciones adecuadas".

Durante el encuentro mantenido en Sevilla, el presidente ejecutivo también explica con detalle los motivos de su salida del consejo del Banco de Crédito Social Cooperativo (controlado por la rural almeriense Cajamar) tras 32 años ligado a la entidad, como avanzó este medio. "Tenía mis discrepancias con el consejero delegado y me hubiera gustado que en el grupo Cajamar hubiera habido más representación de la otra Andalucía, que no es Almería, que no es el sector de frutas y hortalizas. Y lo he estado intentando, y eso era lo que me ataba también, representar a esa otra Andalucía. La verdad es que no ha podido ser. El consejero delegado [Manuel Yebra] entendía que era la hora de irme, y yo le decía que sí, siempre que entrara alguien de esa otra vertiente. Y ahí ha habido discrepancia. No quise salir en los años de crisis financiera para que no se malinterpretara. Pero mi salida hubiera querido que fuera de otra manera".

EEUU: la prioridad es la calidad, no un arancel "poco realista"

Deoleo, el grupo que Dcoop intentó adquirir en 2014 y que finalmente acabó en manos del fondo británico CVC, se manifestó recientemente a través de su consejero delegado, Pierluigi Tosato, como muy preocupado por la posibilidad de que los aranceles provisionales a la aceituna negra española se extiendan al aceite. Ha sido el primer directivo de un gran grupo aceitero español quien lo ha dicho tan claro. ¿Qué piensa Dcoop, que opera a través de Pompeian?

"No temo, sinceramente, un arancel al aceite. Es difícil, porque nosotros somos la primera empresa envasadora de aceite de oliva en EEUU. El arancel a la aceituna de mesa ha venido por una denuncia de la primera y segunda envasadora de aceituna. Y por nuestra parte no va venir ninguna denuncia, eso está claro. No veo yo a mis socios, sin que yo me entere, presionando a la Administración para poner un arancel, ¿no? Es poco realista plantearse alguna denuncia de una empresa americana. ¿Quizás algún envasador californiano? Son pequeños, envasan 10.000-12.000 toneladas. En aceituna, Dcoop puede ser el primer productor, pero no era el primer exportador a EEUU. Pero sí somos el primer vendedor de aceite de oliva envasado en EEUU, en virgen extra".

Instalaciones de Pompeian en EEUU. (Foto: Dcoop)
Instalaciones de Pompeian en EEUU. (Foto: Dcoop)

Precisamente ha sido Deoleo la que, como también avanzó El Confidencial, ha tenido que solventar mediante un acuerdo económico denuncias —por el etiquetado de su aceite en EEUU y la procedencia real del mismo— procedentes de consumidores americanos. "Nosotros, en Pompeian, somos la única empresa que tiene un certificado de la FDA [el Ministerio de Agricultura de EEUU] para el virgen extra. Tenemos un sistema de control de calidad, incluido panel de cata americano, sujeto a la FDA. Todas nuestras partidas lo pasan. Tenemos la máxima calidad en virgen extra y hay una buena relación con la Administración americana. Y por eso no veo peligro a arancel", reitera.

Luque saca pecho al asegurar que, según datos Nielsen, en los últimos meses la marca Pompeian suma la misma cuota de mercado en EEUU en virgen extra embotellado que las enseñas Filippo Berio y Bertolli (de Deoleo) juntas. "Y eso pica mucho a mucha gente. En total, de las 45.000 toneladas que envasamos allí, la mitad es virgen extra casi en su totalidad, en torno a 20.000 toneladas. Y en los próximos años, la península Ibérica tiene que vender 600.000 toneladas más, hasta las 1,5 millones. Y en EEUU hay que lograr que se pase de un litro a dos por persona y año, para pasar de 300.000 a 600.000 allí".

La península Ibérica estará produciendo de aquí a cinco años más de 2 M de toneladas de aceite, todos tenemos que abrir mercados para venderlo

Precisamente la apuesta envasadora en EEUU está mostrando ya claramente la doble faz de Dcoop como gran productor de aceite y gran industrializador del mismo. Luque reconoce que en algún momento concreto, con algún cliente específico, esto puede generar "interferencias". "Por eso es clave que tengamos una muy buena relación con todos y tengamos claro en qué aspectos somos competencia y en qué otros somos suministradores", resume sin complejos.

El directivo andaluz se muestra claro también respecto a las críticas de algún envasador sobre su cada vez mayor operativa como importador de aceite de países no europeos de la cuenca mediterránea. Algo que hacen todos los envasadores, por otro lado. "Si en un momento dado en Siria, Turquía o Túnez un aceite lampante [que necesita ser refinado al contener alguna impureza] está 30-40 céntimos más barato que en España, pues cara a la empresa en EEUU, donde solo tengo el 50%, es importante esa diferencia. Si fuera mía al 100%, podría operar de otra manera. Pero tengo otro socio al 50%. Y en vez de comprar el aceite refinado en Túnez o Turquía, pues lo traigo a España, lo refino e industrializo aquí y lo exporto".

Dcoop está enviando las citadas 45.000 toneladas de aceite a EEUU para las plantas de Pompeian en las costas Este y Oeste, y esta campaña, un máximo de 10.000 toneladas serán de aceite de fuera de España. "Eso nos es imprescindible para poder mandar los otros 20 o 30 millones de kilos, que y en el precio final de la botella de Pompeian podamos ser competitivos en EEUU". Luque piensa que a futuro, en promedio, exportarán unas 15.000 toneladas de aceite de fuera de España a EEUU.

Analizando más compras en Estados Unidos

Tras una carrera de integraciones en la última década —entre ellas, las bodegas Baco (Castilla-La Mancha) o Solagüen (País Vasco), la aceitunera familiar cordobesa De Prado, la aceitera granadina Tierras Altas o el acuerdo con el grupo cooperativo extremeño Acorex—, Dcoop se ha aliado con la francesa Agrial (ensaladas Florette) para crear dos fábricas de productos lácteos (leche de cabra) en Sevilla y Málaga. ¿Cuál es el siguiente paso?, ¿estará en España?

"No hay ninguna negociación con ninguna empresa de España en aceite de oliva en este momento para hacer una operación corporativa. Tenemos magnífica relación con Gonzalo Guillén, de Acesur, con Antonio Gallego, de Migasa, con Luis Torres, de Maeva, con Agustín Sánchez, de Las Pedrizas… Con todos menos con otros operadores de fuera con los que no estamos tan cerca. Con todos hablamos en la línea de acuerdos de aprovisionamiento, comerciales. Con Acesur, por ejemplo, trabajamos en la línea más de aceituna de mesa para suministrarla cara a la distribuidora que tienen ellos en EEUU. Las próximas operaciones corporativas será más probable que sean fuera que dentro de España".

Envasadora de Pompeian en Baltimore (EEUU). (Foto: Dcoop)
Envasadora de Pompeian en Baltimore (EEUU). (Foto: Dcoop)

En concreto, apunta a la adquisición de alguna distribuidora o bien alguna envasadora especializada en formatos para la hostelería y la restauración en EEUU que complemente la actividad de Pompeian. Pero, señala con vehemencia, ahora mismo el grupo está más centrado en un debate interno sobre cuál es el valor real de Dcoop cara a esas futuras integraciones, más que en esas operaciones en sí.

"El patrimonio neto de Dcoop está en 100 millones, incluyendo todas las secciones. En aceite de oliva, es de 70 millones. Esto en valor contable. Pero en valor de mercado esa cifra puede ser el doble o más. Esto puede dificultar que crezcamos con nuevos socios, a no ser que se den cuenta de que esto es un proyecto que les interesa y va a ser rentable. Esto afectará a los nuevos socios, pero también a los socios que no son comunes, que no comercializan todo a través de nosotros. A ambos estamos debatiendo cambiar las condiciones de entrada o de permanencia".

Cesión de funciones ejecutivas ya prevista

Tras la salida de Cajamar, y sabiendo que este 2018 cumplirá 60 años, cabe preguntarse cómo enfoca Antonio Luque su futuro a medio plazo en las máximas funciones ejecutivas de la empresa. Lo tiene claro: en tres o cuatro años cederá las funciones ejecutivas y su intención es aguantar tres o cuatro años más como presidente. No cree que haya que mirar fuera del grupo, ya que considera que hay talento más que suficiente dentro. Una planificación que se cumplirá, ironiza, "si estoy buenecito de salud, si no, pues me iré antes".

"Creo que he hecho un trabajo aquí y no me gustaría perjudicarlo por aguantar en el cargo y que te tengan que empujar a irte. Mi equipo y mi consejo lo saben. No hay que hablar de plazos estrictos, pero tengo un hijo en primero de carrera y esos tres o cuatro años más me gustaría aguantarlos. Pero no quiero estar 15 años más ni mucho menos, no creo que pueda aguantarlos". Quien siempre fustigó los personalismos y aferrarse al cargo, especialmente en el sector cooperativo, lo que levantó ampollas hace años, se aplica así su propio discurso.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios