el ebitda crece un 180%

Room Mate dobla su tamaño en un año y busca un socio que tome hasta el 30%

La cadena hotelera ha cerrado 15 nuevas aperturas que le permitirán superar las 3.000 habitaciones. Un salto que quiere consolidar este año con la entrada de un nuevo socio

Foto: Kike Sarasola, presidente y fundador de Room Mate y Be Mate.
Kike Sarasola, presidente y fundador de Room Mate y Be Mate.

Room Mate acaba de despedir "el mejor año de la cadena", en palabras de su propio fundador, Kike Sarasola, quien ha decidido aprovechar la celebración de Fitur esta semana en Madrid para desvelar todos los acuerdos que ha ido cerrando durante 2017: la firma de 11 nuevos proyectos que, unidos a los cuatro ya en marcha, le permitirán doblar el tamaño de la cadena. En concreto, gracias a todos estos contratos, "que ya están cerrados", como precisa Sarasola, la compañía pasará de 22 a 37 hoteles; el número de habitaciones, de 1.522 a 3.052, y se llegará a 20 destinos, frente a los 12 actuales.

A las anunciadas aperturas de Room Mate Bruno (Róterdam), Gorka (San Sebastián), Rex (Madrid) y Alba (inicialmente se iba a llamar Teresa, también en la capital), todas ellas previstas para este recién estrenado 2018, se han unido cuatro acuerdos en Roma, dos en París y uno en Nápoles, Lisboa, Málaga, Las Palmas de Gran Canaria y Mallorca. Este último, además, supondrá el desembarco de la cadena urbana en el segmento vacacional, un mercado en el que está estudiando nuevas opciones.

"Actualmente estamos negociando otra decena de proyectos tanto dentro como fuera de España", señala Sarasola, quien reconoce estar interesado en encontrar un socio que le ayude a abordar esta nueva fase. "Estamos en un momento muy dulce y ahora es cuando creo que si conseguimos un socio podemos crecer más rápido y mejor. Estamos hablando y abiertos a dar entrada tanto a un inversor financiero, que se hiciera como máximo con el 30%, como a un socio estratégico, por ejemplo, otra cadena que nos aporte sus hoteles o tome una participación en Room Mate", explica el empresario.

A pesar de los difíciles momentos vividos durante la crisis, Sarasola siempre ha contado con el apoyo de Sandra Ortega, dueña del 30% de la cadena. En cambio, Berbaz Familiar y Basphon Investment vendieron el 6% y 14% que tenían, respectivamente, a mediados de 2016, acciones que adquirió el propio fundador de Room Mate, que pasó así a controlar el 70% a través de la instrumental Tafay 2000.

Fachada del futuro Room Mate Bruno en Róterdam.
Fachada del futuro Room Mate Bruno en Róterdam.

El pasado ejercicio, Room Mate elevó un 12,3% sus ingresos, hasta 80 millones de euros, con un incremento del RevPar (ingresos por habitación disponible) de la cadena del 8,4%, hasta 125,73 euros, y un nivel a ocupación que se ha mantenido en el 86%. Pero el punto de inflexión para la compañía está en el resultado operativo (ebtida), que casi se ha triplicado, al haber pasado de dos a 5,6 millones de euros.

"Y eso a pesar de que hemos sufrido los atentados de Turquía [donde tuvieron que cerrar uno de sus dos hoteles por el desplome del turismo], el terremoto de México [que afectó a la ocupación durante un mes], el huracán de Miami [que obligó a cerrar 10 días su establecimiento] y la crisis de Cataluña, comunidad donde íbamos camino de hacer un año récord, pero donde en el último trimestre hemos sufrido una caída superior al 15%".

En la Ciudad Condal, Room Mate cuenta con cinco hoteles, que representan el 24% de la facturación de la cadena, y durante el pasado ejercicio estudió nuevos proyectos que no llegaron a cerrarse "porque nuestros inversores no quieren comprar nada en Barcelona". No obstante, Sarasola también señala que, tras la dura caída del pasado trimestre, la situación del turismo en la ciudad comienza a estabilizarse. La otra cara de la moneda corresponde a Estambul, ciudad donde mantiene su hotel Emir, que durante el segundo semestre del pasado ejercicio vio dispararse un 400% sus cifras de RevPar respecto al primero.

Objetivos y retos

En este 2018, los objetivos de la compañía pasan por alcanzar los 100 millones de facturación y un ebitda de nueve millones, además de seguir creciendo en su integración operativa como grupo con Be Mate, la firma de alquiler vacacional de Sarasola. El negocio de los apartamentos turísticos, lejos de ser visto como competencia del negocio hotelero, es considerado complementario por la compañía, que gestiona más de 600 apartamentos en exclusividad, además de ofrecer otros 10.000 en su plataforma, y que alcanza los seis millones de ingresos con este negocio.

Desde el punto de vista accionarial, Room Mate y Be Mate son independientes, ya que cuentan con inversores distintos, lo que hace que no consoliden las cuentas de una y otra empresa; pero, operativamente, todo el comité de dirección de Sarasola está inmerso en un proceso de integración como grupo que ha llevado durante el pasado ejercicio a nombrar a todos los directores generales de la cadena hotelera responsables también del negocio de alquiler vacacional. "Toda la cadena está enfocada al cliente que va a venir mañana, y yo vaticino que en tres o cinco años todas las cadenas tendrán sus divisiones de apartamentos, porque es el viajero quien decide".

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios