operación corporativa

La inmobiliaria Habitat desafía el riesgo catalán: cierra su venta esta semana

La inmobiliaria catalana recibió ofertas en firme el pasado fin de semana de Apollo, Bain y Oaktree. Las dos primeras son las favoritas y el ganador podría conocerse este mismo viernes

Foto: Proyecto de Habitat en Valencia.
Proyecto de Habitat en Valencia.

Este fin de semana, se cumplió el plazo para que los tres fondos interesados en comprar la inmobiliaria catalana Habitat, Apollo, Bain y Oaktree, presentaran sus ofertas vinculantes por la compañía. A pesar de ser uno de los procesos inmobiliarios más importantes del momento, en el mercado había dudas sobre el impacto que podría tener el desafío soberanista en el apetito de estos tres gigantes de la inversión, cuyas casas madre han revivido los peores momentos de la crisis, pidiendo informes periódicos sobre la situación política en España.

Pero, al final, los tres interesados decidieron seguir adelante y pusieron sobre la mesa ofertas en firme para comprar la inmobiliaria, valorada entre 200 y 250 millones de euros. Irea, que ha sido contratada por los fondos accionistas de Habitat para dirigir el proceso de venta, prevé explicarles los pros y contra de cada propuesta de aquí al viernes, día en el que se espera elegir al ganador del proceso.

Fuentes consultadas por El Confidencial aseguran que las ofertas más atractivas son las presentadas por Bain y Apollo, y se da prácticamente por descartado a Oaktree. Según el calendario previsto, las dos mejores ofertas tienen de plazo desde hoy hasta el viernes para afinar sus propuestas, pero cabe la posibilidad de que, sin pedir mejora, Irea elija directamente la mejor propuesta para presentarsela a los accionistas de Habitat.

Ya sea por una vía o por otra, la idea es que esta semana se elija al ganador de la puja por Habitat, transacción que se quiere tener completada antes de concluir el año.

Plataforma de suelo finalista

La compra de Habitat permite hacerse con una importante plataforma para aprovechar la recuperación del mercado de promoción residencial español, apuesta que ha pesado en las casas madre de los tres fondos interesados, todos estadounidenses, por encima de la incertidumbre política y económica desatada por el órdago independentista.

Habitat es la heredera de la antigua Ferrovial Inmobiliaria, sociedad que la empresa entonces controlada por Bruno Figueras adquirió por 2.200 millones a finales de 2006, una operación que dio lugar a la quinta promotora de España. Pero, apenas dos años después, en los primeros capítulos de la crisis del sector, la compañía presentó el cuarto mayor concurso de acreedores de la historia, con una deuda de 2.800 millones de euros.

Aunque en 2010 consiguió salir de este agujero, cinco años después Figueras se vio forzado a ceder el control a sus fondos acreedores, y firmas como Capstone, Goldman Sachs, Bank of America, Värde y Marathon se hicieron con el 70% del capital al convertir el grueso de su deuda en acciones. Tras un primer intento fallido de venta, la pasada primavera, estas firmas encargaron a Irea diseñar una operación corporativa que ha terminado cristalizando en el acuerdo de venta de esta semana.

A pesar de ser una empresa históricamente catalana, los fondos accionistas tienen decidido trasladar la sede de la compañía a Madrid, dentro de su estrategia por acotar la exposición a Cataluña, donde cuenta con bolsas de suelo finalista, aunque el grueso de sus promociones se reparte entre Madrid, Andalucía y Valencia, además de estar también presente en Aragón, Portugal y Hungría.

Precisamente, uno de los mensaje que más ha convencido a los fondos para seguir adelante con sus ofertas es que, aunque por origen sea una promotora catalana, por negocio la mayoría se ubica fuera de este mercado, con el añadido de que Habitat cuenta con una de las mayores bolsas de suelo finalista de España, uno de los activos más cotizados del momento en el sector.

Tanto Bain como Apollo y Oaktree llevan tiempo intentando hacerse con alguna gran promotora nacional que les permita crear un gran grupo con el que aprovechar la recuperación del mercado. De hecho, el primero de ellos acaba de adquirir, junto a Ocean Wood, 602 millones de euros en activos inmobiliarios de Liberbank, mientras que Apollo estuvo peleando hasta el final por adquirir la cartera de 30.000 millones en activos tóxicos de Banco Popular que se vendió el pasado verano.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios