cesa como vicepresidente y consejero

Rothschild finiquita a Vilarrubí, el lobista del Barça y los Pujol, por su independentismo

El banco de negocios ha decidido prescindir del marido de Sol Daurella, una de las mujeres más ricas de España, por su posición política y su implicación en casos de corrupción

Foto: El empresario y vicepresidente del FC Barcelona, Carles Vilarrubí (c), acompañado de sus abogados. (EFE)
El empresario y vicepresidente del FC Barcelona, Carles Vilarrubí (c), acompañado de sus abogados. (EFE)

Rothschild, el banco fundado por la familia de financieros con más linaje de Europa, no quiere ver manchada su reputación por los posicionamientos políticos de sus directivos. Por este motivo, la entidad dirigida en España por Íñigo Pañeda, ha decidido prescindir de Carles Vilarrubí como vicepresidente y miembro de su consejo de administración. Una decisión comunicada el pasado 20 de septiembre, apenas 10 días antes de la celebración del referéndum ilegal en Cataluña que el también directivo del Fútbol Club Barcelona apoyaba.

La decisión fue adoptada internamente por Rothschild antes del verano después de que su presidente en Madrid, Alexandro Daffina, analizase si la actitud de Vilarrubí y sus implicaciones en escándalos de corrupción en favor de la familia Pujol estaban perjudicando a la reputación del banco. Una entidad fundada hace más de 200 años bajo el lema 'concorcia, integratas, industria', tres palabras grabadas en el histórico escudo heráldico de la familia y que se traducen por 'en armonía, honestidad y con diligencia'.

Según distintas fuentes, las dudas sobre la conveniencia de mantener a Vilarrubí como consejero y vicepresidente de Rothschild vienen de lejos. Especialmente cuando en noviembre de 2015 la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) hizo un registro policial en su domicilio en busca de pruebas por su presunta participación en el pago de comisiones a los Pujol. Un caso por el que finalmente fue imputado tras comprobar la polícía 'las mordidas' al clan del expresidente de la Generalitat y por el que tuvo que ir a los juzgados a declarar.

Otras fuentes indican que, tras este escándalo, Vilarrubí había asumido un papel más secundario en Rothschild. Contratado como ‘senior advisor’ —asesor de primer nivel—, su función era cultivar los negocios de la entidad financiera en Cataluña. Una labor que le dio buenas rentabilidades gracias a sus relaciones con Florentino Pérez, presidente de ACS y del Real Madrid; Antonio Hernández, presidente de Ebro Foods; los Carulla, conocidos independentistas propietarios de Agrilomen (Gallina Blanca,, y los Godó ('La Vanguardia'), entre otros.

De hecho, subrayan que en muchas ocasiones ya no acudía a las reuniones que la dirección de Rothschild España convocaba todos los lunes para repasar las operaciones en que la entidad financiera está implicada. La justificación es que se había trasladado a vivir a Londres siguiendo los pasos de su mujer, Sol Daurella, la millonaria presidenta de Coca-Cola Iberian Partners y accionista destacada de la embotelladora de la marca estadounidense de refrescos.

Informe interno

Lo cierto es que Alexandro Daffina e Íñigo Pañeda encargaron a sus abogados un estudio para analizar si la continuidad de Vilarrubí era perniciosa para la reputación del banco. La unidad de auditoría y cumplimiento de la entidad, presente en 40 países y con una plantilla de 3.400 empleados, realizó un informe para contrastar si su presencia en el consejo de administración perjudicaba la reputación de la histórica institución financiera.

La salida oficial de Rothschild se produjo el pasado 20 de septiembre. Su asiento lo ha ocupado Alfonso Cortina de Alcocer, expresidente de Repsol y ya miembro del consejo asesor europeo del banco y ‘senior advisor’ de la entidad para España y Latinoamérica. El domingo dimitió también como vicepresidente del Fútbol Club Barcelona, del que era responsable de relaciones institucionales, después de que la directiva y los jugadores del primer equipo rechazasen su propuesta de no jugar el partido contra la Unión Deportiva Las Palmas tras los acontecimientos vividos en Cataluña.

De momento, el que fuera consejero de Telefónica tras el pacto de José María Aznar con la antigua Convergència i Unió en 1996, continúa como presidente en España de Willis S&C Corredería de Seguros y Reaseguros, la multinacional de origen londinense y que cotiza en la Bolsa de Nueva York. Otras fuentes indican que su continuidad en esta firma también está cuestionada internamente.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios