radiografía de dos compañias turísticas

Barceló y NH: estas son las claves de la fusión que daría lugar al gigante hotelero español

El mercado ve el proceso iniciado con el encargo al Banco Santander como una opción viable que desbancaría a Meliá del liderazgo por combinar el segmento vacacional y el urbano

Foto: Simón Pedro Barceló, copresidente del grupo Barceló, en una ponencia en Alicante el pasado mes de julio. (EFE)
Simón Pedro Barceló, copresidente del grupo Barceló, en una ponencia en Alicante el pasado mes de julio. (EFE)

Las compañías hoteleras españolas necesitan músculo, volumen, para competir con los gigantes internacionales. Una comparativa con Hyatt, Marriott o Accor no resiste ni medio asalto. Por este motivo, el encargo del grupo Barceló al Banco Santander para estudiar una fusión con NH, adelantado por El Confidencial el pasado miércoles, ha causado impacto en la hostelería nacional, aún muy atomizado: apenas el 20% de los establecimientos turísticos pertenecen a cadenas.

La cadena mallorquina, copresidida por los primos Simón Barceló y Simón Pedro Barceló (Palma, 1966); cabeza visible, de proyección pública, y expresidente de Exceltur, ha tenido una vocación por la operativa vacacional: fue la primera compañía española internacionalizada con la inauguración en 1985 del Barceló Playa Bávaro (República Dominicana). También cuenta ya con una infraestructura moderna en entornos urbanos y estratégicos como el Barceló Torre de Madrid, el Barceló Sans o el Barceló Málaga. El segmento urbano representa el 69% de su portfolio.

La adquisición de NH supondría dar un salto hacia el liderazgo nacional. Ambas compañías mantienen culturas empresariales distintas. Barceló es una empresa 100% familiar que nunca ha querido cotizar en Bolsa. “No lo hemos necesitado para seguir creciendo. ¿Para qué sacar una parte del capital al mercado? Hay sintonía entre los miembros de la familia”, precisan a este diario fuentes oficiales de la compañía.

NH ha mantenido en los últimos años fuertes vaivenes en su accionariado, con continuos cambios de timón en el equipo directivo. El 29,34% del capital pertenece al grupo inversor chino HNA, aunque no está presente en el consejo de administración. El 11,97% a Oceanwood Capital Management LLP, el 9,27% al grupo Hesperia y el 4,19% a Henderson Global Investors LTD.

Fachada de un hotel en Barcelona (NH Hoteles).
Fachada de un hotel en Barcelona (NH Hoteles).

“Mientras Barceló ofrezca una cierta independencia a NH, todo le iría bien. Si, por el contrario, deciden comprar NH para hacerlo más Barceló, la transición sería muy dura y traumática para ambas corporaciones. Si ambas mantienen su filosofía se pueden producir unas sinergias tremendas en comercialización y fidelización”, señala a El Confidencial Antonio López de Ávila, asesor especial en Innovación y Tecnología de la OMT y directores de relaciones corporativas del Instituto de Empresa.

Los números de ambas compañías

NH, con 400 hoteles, 60.000 habitaciones en 30 países y 21.000 empleados, ha presentado en el primer semestre de 2017 una mejora del resultado neto recurrente de 8,7 millones de euros, positivo por primera vez desde 2008. El crecimiento de los ingresos medios por habitación disponible (RevPAR) subió el 10,7%, gracias al incremento del ingreso medio del 6,1% hasta los 96 euros y al aumento de la demanda del 4,3%. La compañia multiplicó por 33 su beneficio en 2016 hasta 30,8 millones.

La cadena, que se estrenó en Bolsa en 1998, dos décadas después de abrir su primer hotel, ha subido su cotización en el parqué madrileño desde la publicación del interés de Barceló. El mercado ha creído en la operación: el martes cotizaba a 5,46 euros la acción. El miércoles se 'disparó' a 5,70. El viernes acabó en 5,66. La compañía completó en 2006 “el reposicionamiento de nuestros hoteles en el que hemos invertido más de 200 millones de euros”, según explica Ramón Aragonés, CEO de NH y primer ejecutivo de la compañía desde el 25 de enero de 2017, en la memoria anual de 2016.

La división hotelera de Barceló opera con cuatro marcas: Royal Hideaway, Barceló, Occidental y Allegro. La compañía, que emplea a 25.000 personas, cuenta con 229 hoteles y 50.486 habitaciones en 21 países (datos de marzo de 2017). En su memoria anual de 2016 precisa que ha logrado reducir su deuda financiera neta en un 8,3%, quedando situada en menos de 500 millones de euros (494,8 millones). En 2013 llegó a estar en 847 millones. El RevPAR subió el 12,2%, mientras que la ocupación ha descendido el 1,8%: en 2016 fue del, 70,9% frente al 72,2% de 2015.

¿Y los resultados de Barceló? El año pasado obtuvo un beneficio consolidado neto de 125,4 millones de euros, frente a los 100,2 de 2015. En esta cifra se incluye la división de viajes, compuesta por 625 oficinas, nueve turoperadores y la compañía aérea Evelop. El grupo prevé para este año un beneficio neto de 150 millones de euros.

La compañía precisa que ha logrado reducir su deuda financiera neta en un 8,3%, quedando situada en menos de 500 millones de euros

Uno de los problemas es el modelo operacional de los hoteles. El 56% de los establecimientos de NH son de alquiler, el 23% en gestión y el 21% en propiedad. En Barceló, del total de habitaciones, 14.717 son en propiedad; en alquiler, 13.465 y en ‘management’, 5.336. Meliá Hoteles, el líder en España y la mayor cadena vacacional del mundo, opera bajo cuatro fórmulas: el 28% de los establecimientos en régimen de arrendamiento, el 12% en franquicia, el 43% en gestión y el 17% en propiedad.

Fuentes del mercado hotelero español resaltan como uno de los problemas de la fusión entre Barceló y NH sería la alta concentración de hoteles en alquiler. “Como el turismo es cíclico sube el riesgo de su operativa en un ciclo bajo, como ya ocurrió con NH”. También admite que la operación “tiene sentido al formarse una compañía más grande y diversificada con una buena combinación del ‘mix’ vacacional y urbano”.

Un portavoz oficial de Barceló, tras desmentir que ahora mismo exista un proceso de fusión con NH, “según nos confirma el director general económico y financiero de la compañía”, admite que el grupo siempre “ha creído” en la concentración del sector en España. “Cualquier operación de concentración sería bien visto por Barceló. Nos gustaría ser partícipes activos, como ya ha señalado nuestro copresidente Simón Pedro Barceló”.

El grupo Barceló quiere crecer en el segmento urbano, sobre todo en capitales de provincia de Galicia. Y en ciudades como Londres, Lisboa y Oporto. “Queremos estar en los principales núcleos urbanos. Estamos hablando con los propietarios hoteleros y nos interesa la gestión y el arrendamiento. Analizamos oportunidad por oportunidad para mejorar nuestra operatividad".

Hacen falta más movimientos. Vamos a seguir viendo procesos de fusión

En NH señalan que están concentrados en el ‘Investors Day’ que tendrá lugar el 28 de septiembre. “Servirá para analizar nuestra operativa en el medio plazo en los próximos años y los objetivos marcados por la compañía”, indicaron fuentes oficiales de NH, que indicaron: “No estamos en conversaciones con Barceló. Como equipo gestores no podemos valorar lo que está en la mesa de trabajo. Nos dedicamos a hablar de los planes en curso”.

Según López de Ávila, el proceso de consolidación de la hostelería española se encuentra todavía “en pañales”. “Hacen falta más movimientos. Vamos a seguir viendo procesos de fusión”.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios