fue valorada en 300 millones de euros

La petrolera de Cebrián, Zandi, Merino y la 'jet' madrileña se declara en quiebra

La junta general de accionistas celebrada el pasado mes de julio aprobó solicitar la liquidación de esta sociedad que fue valorada en 300 millones de euros

Foto: Juan Luis Cebrián, abrazado a Antonio Navalón, bajo la mirada de Massoud Zandi, a la derecha. (EC)
Juan Luis Cebrián, abrazado a Antonio Navalón, bajo la mirada de Massoud Zandi, a la derecha. (EC)

Las aventuras africanas de Massoud Zandi, Javier Merino, Juan Luis Cebrián y una serie de apellidos ilustres de la 'jet set' madrileña y árabe han acabado en quiebra. Al menos de momento. La junta general de accionistas de Star Petroleum, participada por estos inversores de renombre, aprobó el pasado mes de julio la liquidación de la sociedad con sede en Luxemburgo ante la incapacidad operativa y financiera para explotar los millonarios yacimientos de gas y petróleo sobre los que tenía derechos en Sudán del Sur.

La decisión fue adoptada por el actual presidente de Star Petroleum, Carlos Kinder, exdirectivo de Gas Natural y nombrado el pasado mes de abril en una reunión extraordinaria liderada por Javier Merino. El conocido inversor de gasolineras y restaurantes, que elevó su participación en la petrolera hasta el 25%, consiguió cambiar el consejo de administración, que pasó de estar compuesto por dos administradores manconudos -el propipo Zandi y Rafael Caro, en representación del propio Merino-, a estar liderado por Kinder. Un dos contra uno con el que le quitaron el poder al empresario de origen iraní.

Esta medida fue considerada como un episodio más en la guerra entre Merino y Zandi, que ha acabado con la compañía en liquidación, con lo que sus accionistas han perdido todo lo invertido, incluido el millón de euros que inyectaron el pasado año para atender gastos corrientes. En el auto de liquidación, los gestores le reclaman al promotor de la compañía cerca de nueve millones de euros en concepto de derechos de crédito.

Entre otros de los afectados están la familia Polanco, Guillermo Mesonero Romanos, Rafael Ansón, Alberto Alcocer, los Yufera -propietarios de Seur-, Jaime Malet -presidente de la Cámara de Comercio de Estados Unidos en España-, Antonio Navalón, Rafel Alcántara -millonario mexicano- y numerosos jeques árabes y fondos de Oriente Medio, como Abdullah El Reyes y Aliq Juma Ali Darwish, altos cargos del Gobierno de Dubái; Ali Shamekh, presidente de Tamoil, y Tabarak Investment, un fondo de los Emiratos Árabes.

Sirva como ejemplo que Navalón, hombre próximo a Cebrián, pagó 1,5 millones de euros en noviembre de 2014 por el 0,5% del capital de Star Petroleum en una cuenta en Suiza de Hypersonic, la sociedad propiedad de Zandi con sede en Seychelles que aparece en los conocidos como papeles de Panamá. Además, el lobista firmó una opción adicional para tomar un 3% de la petrolera por nueve millones.

Por su parte, Manuel e Ignacio Polanco, vicepresidente y presidente honorario del grupo de medios de comunicación, se gastaron 600.000 euros en mayo de 2015 para adquirir un 0,4% de Star Petroleum, sobre la que tenían una primera opción para suscribir un 0,80% adicional por 2,4 millones y una segunda por el 3% del capital suplementario por nueve millones. En total, 12 millones de euros de compromisos de inversión.

Cebrián, que ha tenido hasta un 6,9% del capital, aparece en el listado de accionistas antes de la liquidación, ya que el presidente de Prisa no llegó a entregarle los títulos a Zandi como el iraní le pidió hace unos meses. Su suerte es que no pagó presuntamente nada, ya que el primer 2% lo recibió mediante una donación valorada en 5,8 millones y el restante 4,9% era en forma de opciones sobre acciones sobre las que se desconoce si finalmente hizo el desembolso.

Las maniobras en la oscuridad

La decisión de instar la liquidación de Star Petroleum, que hasta hace un año se valoró en 300 millones de euros, se interpreta de varias maneras según los accionistas. Los afines a Zandi consideran que es una maniobra para que Merino pueda optar a los campos de petróleo y gas que estaban en la cartera de la empresa luxemburguesa.

En concreto, a través de Holcorp, una empresa constituida en verano de 2015 junto con sus hermanos, con la que está pujando ahora para quedarse con los derechos de explotación de los bloques E1 y E2 de la cuenca del Muglad que el nuevo Gobierno de Sudán del Sur le ha negado a Star Petroleum. Una zona en la que se pensaba que se podían obtener barriles de hidrocarburos valorados en 5.500 millones.

Otras fuentes indican que es el propio Zandi el que está maniobrando con Roger Kennedy, un exbanquero de inversión de JP Morgan, para quedarse con los 23.000 kilómetros cuadrados de tierra, de los que 15.000 se creen que son de "altísima calidad". Kennedy, que fue responsable de negocio de Star Petroleum Limited cuando el inversor iraní controlaba la compañía, es consejero de Victoria Oil & Gas, una multinacional británica que también está pujando por los activos que persigue Holdcorp.

Además, se le relaciona también con Royal Oil and Gas, que mantiene conversaciones oficiales con el Gobierno de Sudán para quedarse con el campo E2 y el A4. Zandi ha negado estar detrás de Kennedy, ya que considera que, como Merino, también le ha traicionado.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios