DESARROLLADO POR OHL

Cubipod: la innovación española llega a la industria marítima

La pieza, presente en la IV Semana de la Ingeniería de Caminos en Madrid, se exhibe en la plaza de Legazpi entre los días 22 y 28 de mayo

Foto:
Autor
Tiempo de lectura4 min

Si esta semana has pasado por la madrileña plaza de Legazpi, es probable que hayas visto un gran cubo con protuberancias troncopiramidales en sus caras. Si aún no lo has visto, date prisa: está disponible desde el 22 al 28 de mayo con motivo de la Semana de la Ingeniería de Madrid, cuyo lema de este año es 'Ingeniería de caminos para transformar el mundo'.

Y es que la pieza que verás ante tus ojos no es una mera escultura concebida para su disfrute artístico, ni mucho menos: en realidad se trata de Cubipod, toda una obra de ingeniería española que está dotando a la industria marítima de nuestro país de un avance de ingeniería inédito hasta la fecha.

Desarrollado por OHL en colaboración con la Universidad Politécnica de Valencia, Cubipod se configura como un elemento de escollera artificial utilizado en la formación del manto de protección en la construcción de diques portuarios y protecciones costeras. Su diseño, patentado a nivel internacional, presenta una serie de propiedades que lo hacen muy ventajoso respecto a otras alternativas de escollera artificial: tanto frente a los bloques cúbicos —casi la única pieza empleada en España desde hace décadas por su seguridad— como frente a los elementos más esbeltos, los llamados 'bulky', más utilizados en otras partes del mundo.

Estas ventajas son especialmente significativas en puertos con grandes alturas de ola de diseño o en zonas sísmicas, ubicaciones en las que supera en prestaciones técnicas, seguridad, sostenibilidad y coste a cualquier otra opción existente.

Ventajas de Cubipod frente a otros sistemas.
Ventajas de Cubipod frente a otros sistemas.

Cubipod ha sido concebido para neutralizar los inconvenientes del bloque cúbico manteniendo sus ventajas. Su diseño cúbico con protuberancias en sus caras evita el adoquinamiento cara contra cara de las piezas y aumenta la fricción con la capa inferior. Asimismo, permite evitar flexiones y torsiones en los impactos que pueda tener la pieza durante la construcción de un dique: su manejo se realiza con pinzas de presión y su acopio no precisa de mucho espacio, al mantener la pieza un núcleo cúbico importante.

Además, entre sus virtudes destacan su elevada estabilidad hidráulica y robustez estructural, su económico coste de producción, su facilidad de fabricación, acopio y colocación y su destacada flexibilidad frente al oleaje y posibles asientos del terreno, sin limitación de tamaño o profundidad.

Presente en cinco proyectos

Cubipod se dio a conocer en el marco de la III edición del Congreso de la Asociación Técnica de Puertos y Costas (ATPYC), en octubre de 2008 en Barcelona. Desde entonces, ha sido empleado en la construcción del dique de San Andrés, en el puerto de Málaga, en las dos primeras fases del contradique del puerto exterior de Langosteira (A Coruña), en el contradique de la Dársena de la Esfinge (Las Palmas de Gran Canaria) y en el dique de la Marina de Argel (Argelia). Estos proyectos han supuesto la construcción e instalación de 33.000 Cubipods de diversos tamaños, desde tres hasta 45 toneladas.

La imagen que abre este artículo (y la que hay bajo estas líneas) es un Cubipod original fabricado en el puerto exterior de Langosteira (A Coruña), abierto al océano Atlántico y diseñado para soportar olas de nueve metros de altura. Con 45 toneladas de peso y 3,8 metros de altura, se trata de uno de los Cubipod más grandes fabricados hasta el momento.

En total, 1.700 unidades de este tamaño protegen el morro del contradique de Langosteira, junto a más de 8.000 Cubipods de menor tamaño colocados en su tronco, de 1.350 metros de longitud.

I+D español en otros países

Actualmente, se están realizando ensayos a escala para nuevos proyectos en laboratorios de referencia en Chile, México, Escandinavia y Sudáfrica, de los que se espera se materialicen nuevas actuaciones a corto plazo. Los Cubipods no son construidos solo por empresas del Grupo OHL, sino que también son ejecutados por terceras compañías, como ocurre en el caso de la Marina de Argel.

En estos casos, OHL, a través de su filial SATO, actúa como proveedor de tecnología y no como constructor, lo que ha supuesto para la empresa abrir una nueva línea de negocio para la exportación de esta y otras tecnologías desarrolladas gracias a sus actividades propias de I+D.

Hasta ahora, Cubipod ha recibido numerosos reconocimientos públicos. Entre ellos, destacan la medalla de oro con mención de honor y premio al mejor invento español otorgados en la 39ª edición del Salón Internacional de Invenciones de Ginebra, el Premio Nacional de Innovación en 2011 y el premio al mejor invento español de la agencia de patentes española Garcia-Cabrerizo (2011), entre otros.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios