tras quedar fuera del concurso en california

Los franceses de SNCF torpedean el plan de Renfe para entrar en el AVE de Reino Unido

Tras fracasar las negociaciones para asociarse con Virgin y Stagecoach, Renfe ha optado por sacarse la licencia británica para poder operar por su cuenta en Reino Unido

Foto: Un tren de AVE. (EFE)
Un tren de AVE. (EFE)

Menos de dos semanas. Ese ha sido el tiempo que ha tardado el operador francés SNCF en desquitarse por quedarse fuera del concurso internacional del AVE a California. Y ha sido, precisamente, a costa del mayor beneficiado de aquella decisión: Renfe, que pasó a ser, junto con Adif y Globalvía, el gran favorito para hacerse con el proyecto de trenes de alta velocidad del principal estado de la costa oeste de Estados Unidos.

El caso es que si a principios de abril la compañía que preside Juan Alfaro estaba negociando con Virgin y Stagecoach unirse para optar a la licitación del corredor que unirá Londres con Birmingham, que será el AVE más caro del mundo, esta semana ha visto como la carrera por la alta velocidad británica se le ha complicado mucho tras perder a estos importantes dos socios locales.

Según han explicado fuentes de la compañía a El Confidencial, "no nos daban garantías en el proceso". Sin embargo, lo cierto es que esas mismas conversaciones las estaban manteniendo con SNFC, el mayor operador ferroviario del mundo, y ha sido éste el que finalmente se ha asociado con Virgin Trains y Stagecoach para quedarse la concesión de la línea convencional West Coast Main Line sobre la cual el Gobierno británico podrá en marcha el primer proyecto de Hight Speed 2 (HS2) del territorio en 2026, como ha publicado este miércoles 'The Guardian'.

De esta manera, el consorcio formado por Virgin, Stagecoach y SNFC se coloca en una posición de fortaleza a la hora de postularse como candidato en otras concesiones ferroviarias del país.

Ha sacado una línea a concurso y ahora la operan Virgin y Stagecoah, pero las futuras líneas que se construyan sobre otras nos interesan

En este sentido, desde Renfe le han quitado importancia a este contratiempo, en tanto que supone la retirada "de una primera fase", pero que no implica su renuncia a un proyecto que contempla una inversión de más de 30.000 millones de euros. Tal es así que, para no tener que depender de asociarse a un operador local, fuentes de la compañía han explicado a este periódico que van a sacarse la licencia -el llamado passport- del Reino Unido, imprescindible para poder optar a cualquier concurso público y que, una vez lo tengan, podrá ser la española la que lidere un consorcio que se presente a la concesión de otras tantas franquicias ferroviarias que hay en el país, como ya hace MTR, el operador del metro de Hong Kong.

No obstante, Renfe necesita buscar nuevos socios de peso para poder entrar en la carrera con posibilidades reales. Y es que las condiciones de la licitación establecen un mínimo de cinco años de operación en trenes de alta velocidad, un elevado capital para dotar los avales solicitados por el Gobierno británico, pagar el canon al Ministerio de Transportes y financiar las compras tanto de material rodante como para el acondicionamiento de las estaciones.

"Reino Unido nos interesa y estamos en contacto constante con el Gobierno de allí", han afirmado esas mismas fuentes. "El Estado tiene muchas líneas convencionales que funcionan con franquicias. Ha sacado una línea determinada a concurso y ahora la operan Virgin y Stagecoah, pero las futuras líneas que se construyan sobre otras convencionales nos interesan".

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios