concentran la edificabilidad

Carmena y BBVA resucitan operación Chamartín con la idea de aprobarla este año

Las dos partes ultiman un principio de acuerdo que permitirá desbloquear el proyecto este mismo año. Todas las partes ceden una porción y se actuará en todo el ámbito

Foto: Trazado de operación Chamartín.
Trazado de operación Chamartín.

Tras año y medio de desencuentros, el Ayuntamiento de Madrid y Distrito Castellana Norte (DCN), entidad promotora de operación Chamartín, han conseguido acercar posturas y ultiman un principio de acuerdo que permitirá desbloquear el plan este mismo año.

Según varias fuentes conocedoras consultadas por este medio, tanto el consistorio dirigido por Manuela Carmena como el Ministerio de Fomento y los accionistas de DCN (BBVA y San José) están convencidos de que antes de finalizar este ejercicio el ansiado plan de desarrollo del norte de la capital tendrá todas las bendiciones.

Para llegar a este punto, ha sido clave el papel intermediador del nuevo ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, quien desde que asumió el cargo, el pasado noviembre, se marcó como prioridad desbloquear este proyecto, crucial para Adif, organismo dependiente de esta cartera y propietario del grueso de los suelos sobre los que se desarrolla operación Chamartín.

De hecho, uno de los primeros puntos de acuerdo ha sido retomar las dimensiones iniciales, es decir, los más de 3,1 millones de metros cuadrados sobre los que DCN preveía levantar 16.000 viviendas, y que el Ayuntamiento de Madrid redujo a la mitad en su área urbanizable con la propuesta de Puerta Norte.

Para Adif, es clave salvar este punto, ya que el gestor de los ferrocarriles cuenta con el cheque de 1.200 millones pactado con DCN por la venta de los terrenos para financiar su plan de Cercanías, y ya ha realizado actuaciones contando con este dinero.

Sobre esta base, el siguiente gran acuerdo consiste en mantener en 1,05 la edificabilidad media, pero concentrándola en un área, la destinada a levantar un gran centro financiero, lo que permitirá rebajarla en otras zonas, como las residenciales, y que será prácticamente nula en la zona más al norte del ámbito, en los terrenos limítrofes con el barrio de Fuencarral, donde prevén realizarse grandes zonas verdes y concentrar el dotacional.

Primer acuerdo y próximos pasos

El próximo martes, 9 de febrero, era la fecha prevista para realizar la cuarta mesa de negociación, tras la cual todas las partes confían en poder poner prácticamente el lazo al principio de acuerdo, un calendario que, por motivos de agenda, se ha retrasado una semana, hasta el día 16 de febrero a las 10 de la mañana. Una vez concluido este encuentro, el consistorio confía en que ya pueda dibujarse el boceto de la nueva operación Chamartín o, como mucho, cerrarlo en una sesión más.

Eso sí, se tratará de un primer acuerdo sobre el cual deberán entrar a negociar los técnicos de todas las partes para concretar el detalle de esas grandes líneas ya marcadas, un trabajo de detalle donde terminarán de definirse aspectos espinosos como la inversión final que realizará DCN, inferior a los 6.000 millones comprometidos hasta ahora, qué infraestructuras se llevarán a cabo y cuáles no, cómo y quién las pagan, o los flecos de cómo se reparte la edificabilidad bruta en cada zona del ámbito.

Estas conversaciones, si evolucionan según lo previsto, podrían dar a luz el nuevo proyecto para mediados de año. A partir de ese momento, entraría en juego todo el trámite administrativo: para acelerarlo, la idea es llevarlo a cabo mediante modificaciones del Plan Parcial y del Plan General de Ordenación Urbana, lo que abriría la puerta a tener todas las bendiciones para finales de 2017 o principios de 2018.

El concejal de Desarrollo Urbano Sostenible, José Manuel Calvo, ha marcado como una línea roja concentrar el terciario (oficinas, hoteles y comercial) entre la estación de Chamartín y la M-30, área donde se levantará un gran centro de negocios, que enlazará con el complejo de las Cuatro Torres, idea que ya estaba recogida en su propuesta de Madrid Puerta Norte.

En esta área será donde se concentren los rascacielos y, con ellos, la edificabilidad del ámbito, con la idea de crear un pequeño Manhattan en el que las partes están dispuestas a mantener el rascacielos más alto de Europa, proyectado por DCN. Con esta fórmula, se consigue que en el global del desarrollo haya menos densidad y más zonas verdes.

BBVA y San José, por su parte, han defendido que las primeras obras que se lleven a cabo, en consecuencia, sean las más próximas a la estación de Chamartín, ya que el desarrollo de todo el ámbito es un trabajo de dos décadas que se irá haciendo por fases, y estas irán ligadas al número de zonas en las que se divida el ámbito, en función de su edificabilidad.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios