MANUEL FRESNO PASA DE LA OPERADORA AL GESTOR

Renfe y Adif trasvasan al jefe financiero en su primera prueba piloto para la fusión

El traslado de Manuel Fresno de Renfe a Adif supone el primer paso en el proceso abierto por el Ministerio de Fomento para integrar ambas empresas en un nuevo 'holding' ferroviario

Foto: Juan Bravo Rivera toma posesión como presidente de Adif. (EFE)
Juan Bravo Rivera toma posesión como presidente de Adif. (EFE)

Es el primer fichaje de Juan Bravo al frente de Adif, pero en realidad supone un paso crucial de cara al proceso de integración funcional que el nuevo ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, quiere poner en marcha dentro del mercado ferroviario español. El administrador de la vía férrea ha incorporado a su cúpula directiva al responsable económico-financiero que hasta ahora venía haciendo este papel en Renfe. Manuel Fresno llevaba cinco años trabajando para la operadora que ahora preside Juan Alfaro y sabe mejor que nadie dónde y cómo tiene que apretar las clavijas para asegurar una estructura sostenida de balance en Adif.

La empresa estatal encargada de administrar la infraestructura ferroviaria es el primer inversor industrial de España, pero está acuciada por una deuda financiera de casi 16.000 millones de euros que trae por el camino de la amargura al ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. El máximo responsable de la consolidación fiscal no puede permitir ni media fisura en las cuentas de Adif, porque ello daría lugar a un problema de mayor cuantía con Bruselas si las autoridades comunitarias desconfían de la capacidad de la empresa para generar más del 50% de sus ingresos por cauces eminentemente comerciales.

La salvaguarda de Adif para cumplir este requisito depende directamente de Renfe, que a fin de cuentas es el único operador que transita por la vía férrea y, por tanto, el cliente distinguido, por exclusivo, que permite al Estado español dejar el pasivo de la sociedad gestora fuera de la contabilidad establecida en el sistema europeo de cuentas. En definitiva, la deuda de Adif está a buen recaudo gracias a los pagos que cada año efectúa Renfe a través del célebre canon de uso, que en los últimos años ha experimentado un fuerte incremento pasando de los 350 millones de 2012 a un total aproximado de 600 millones al cierre de 2016.

Juan Alfaro Grande toma posesión como presidente de Renfe. (EFE)
Juan Alfaro Grande toma posesión como presidente de Renfe. (EFE)

La voracidad forzada de Adif, con vistas a materializar los compromisos de inversión en la red ferroviaria, y el afán de Renfe por asegurar objetivos de rentabilidad en su cuenta de resultados han provocado un serio conflicto de intereses entre dos empresas hermanas, pero cada vez peor avenidas. La compañía operadora ha llegado a reducir frecuencias de servicios que no garantizaban ingresos recurrentes para recortar el pago de peajes a Adif. Una práctica que se hizo habitual en la anterior etapa de Renfe y que el Gobierno trata de erradicar, para no provocar tensiones sociales en distintas localidades españolas donde el ferrocarril es un elemento esencial de actividad económica y un factor básico de vertebración política.

La clave del futuro 'holding' ferroviario reside en la capacidad de Adif para conseguir estabilidad financiera con los ingresos que saque de Renfe

El nuevo ministro de Fomento ha querido zanjar las discrepancias y, antes de que cualquiera de las dos empresas pudiera ahondar en sus respectivas sensibilidades, ha encargado a sus colaboradores de Adif y Renfe que estudien las opciones de una integración operativa a partir de la creación de un flamante 'holding' ferroviario, que actuaría como sociedad matriz de ambas. Las directivas comunitarias del denominado 'cuarto paquete ferroviario' constituyen ahora el mejor argumento para acabar con las disfuncionalidades del modelo dual implantado en 2005, cuya experiencia se ha demostrado fracasada en los grandes países continentales. Tanto Alemania como Francia han unificado la operación y la gestión de sus respectivos sistemas ferroviarios en un ejemplo que ahora parece dispuesto a seguir el Gobierno de Mariano Rajoy.

El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna. (EFE)
El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna. (EFE)

El proceso destinado a eliminar los 'pasos a nivel' entre Adif y Renfe se sustenta en la designación de dos responsables que, como Juan Bravo y Juan Alfaro, ya trabajaron juntos en el equipo municipal del entonces alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón. En aquel momento, el hoy presidente de Adif actuaba como jefe directo de su colega de Renfe, en una relación profesional que los observadores más avezados del sector consideran clave para entender el nuevo esquema de colaboración entre las dos grandes compañías ferroviarias. El trasvase de Manuel Fresno prueba también el peso que el administrador de infraestructuras va a tener en la toma de las decisiones financieras que son determinantes para colocar en la vía rápida el proyecto de fusión.

La integración de Adif y Renfe se enmarca dentro de la estrategia de apoyo al sector público empresarial que el nuevo Gobierno ha reconocido públicamente, después de que la SEPI haya frenado en seco cualquier expectativa de privatización y toda vez que el propio ministro de Fomento acaba de asegurar que el Estado no venderá, al menos a corto plazo, nuevas participaciones de Aena. En esta línea de actuación, Juan Bravo se ha mostrado ante los sindicatos de Adif “como una persona decididamente convencida del sector público”. Una declaración de intenciones que supone un giro de 180 grados en el empeño de Renfe por convertirse en la Iberia del sector ferroviario. Está visto que los tiempos y los compromisos políticos han cambiado, y mucho, en la forma de hacer política económica por parte del Partido Popular.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios