l capital cierra su oficina en madrid

Louis Vuitton abandona su negocio inversor en España tras comprar El Ganso

L Capital, el fondo de capital riesgo de la reconocida firma francesa de lujo, ha decidido cerrar la oficina que tiene en Madrid tras invertir en Pepe Jeans o Purificación García

Foto: Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

L Capital, el fondo de capital riesgo de Louis Vuitton Moet Hennessy (LVMH), pliega velas en España. El brazo financiero de la conocida firma francesa de lujo ha decidido cerrar su oficina en Madrid ante la falta de oportunidades en el sector del textil y del 'retail', su especialidad. Julio Babecki, el máximo responsable del 'private equity' en nuestro país, se irá a la sucursal de Nueva York para buscar inversiones en Latinoamérica, mientras que el resto del equipo abandonará previsiblemente la firma.

La decisión ha sido tomada en París, donde L Capital tiene su sede central. La medida responde a que actualmente el fondo de capital riesgo tan solo mantiene una inversión en España, tras la compra de El Ganso en 2015. El equipo dirigido por Babecki también estuvo cerca de tomar una participación significativa en Tous y analizó la posible compra de Blanco cuando cayó en preconcurso de acreedores, pero ninguna de estas transacciones llegaron a buen puerto.

Según distintas fuentes, la decisión de abandonar España y estudiar cualquier oportunidad desde Francia se debe también a la constante incertidumbre política y las dudas sobre la recuperación real del consumo, que, pese a seguir creciendo por encima de la demanda interna, se ha enfriado en los últimos meses. Una tendencia que podría recrudecerse si el próximo Gobierno que salga de las elecciones del 26 de junio aprueba, forzado por Bruselas, medidas impositivas que afecten al bolsillo de los ciudadanos.

Julio Babecki, responsable de L Capital en España.
Julio Babecki, responsable de L Capital en España.

Con la excepción de la adquisición del 49% de El Ganso, cerrada en octubre de 2015 por un precio no revelado, las últimas decisiones de L Capital en España han sido de ventas. En enero del pasado año, se desprendió de su participación del 12% en Pepe Jeans, inversión en la que consiguió multiplicar casi por tres los 35 millones invertidos en 2010. En 2014, también traspasó a Puig su 30% en Textil Lonia, la sociedad 'holding' de los hermanos de Adolfo Domínguez, dueños de las marcas Purificación García y Carolina Herrera, por unos 70 millones.

Anteriormente, en 2008, el fondo de Bernard Arnault, el hombre más rico de Francia, vendió el 40% que llegó a tener en Imaginarium, su primera inversión en España, donde se instaló en 2007 con el objetivo de crear un 'holding' alrededor de la moda. Pero más allá de las cuatro operaciones realizadas en los nueve años con la sucursal abierta en Madrid, con una gran rentabilidad en las tres primeras inversiones, lo cierto es que L Capital no ha conseguido hacerse con una presencia significativa en la industria textil y del lujo.

Un sector desnudo

El propio Babecki explicó en una de las ediciones de la Barcelona Fashion Summit la dificultad de crear un grupo con el suficiente tamaño, dado las características del sector de la moda en España. El responsable de Louis Vuitton en España señaló que se trata de un mercado muy atomizado, con 6.842 pymes dedicadas a la ropa, al calzado y a los complementos, más que en Italia, Reino Unido y Alemania juntas, y más incluso que en Francia. Solo siete sociedades venden más de 500 millones, la mitad que en el país vecino. Y algunas que superan esta cifra, como Cortefiel y Adolfo Domínguez, llevan un cosido tras otro. Inditex y Mango son las excepciones

La mayoría, más de 6.700 empresas, facturan menos de 25 millones, un dato que para Babecki es uno de los talones de Aquiles de la moda española: muchas empresas demasiado pequeñas, lo que impide un mayor despegue del sector, y pocas con un volumen ya consolidado. Lo que ha echado en falta L Capital es encontrar compañías con suficiente masa crítica, con un producto diferenciado y con un ebtida o beneficio operativo de al menos dos dígitos.

Sea como fuere, el fondo de LVMH, dueño de marcas como Dior, Loewe, Givenchy, Kenzo y Gant, tanto a través de su 'holding' como de la sociedad de capital riesgo, es el segundo 'private equity' internacional que abandona España tras la espantada de Apax Partners en 2013. Babecki, que hizo su carrera en Merrill Lynch y BNP Paribas, no ha respondido a las llamadas de El Confidencial para conocer su versión sobre esta información.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios