El Ayuntamiento de Madrid mantiene el pulso

Carmena tumba las cuentas de la funeraria con las que Mapfre quería pillar 25 millones

El Ayuntamiento de Madrid mantiene su plan de remunicipalizar los cementerios sin dar dinero al socio privado. La semana que viene, junta extraordinaria clave para la sociedad

Foto: Cementerio de La Almudena, en Madrid. (EFE)
Cementerio de La Almudena, en Madrid. (EFE)

El Ayuntamiento de Madrid mantiene el pulso contra Mapfre, socio de la funeraria municipal, un servicio que el equipo de Manuela Carmena prevé rescatar en septiembre, cuando termina la concesión. Mapfre, dueña de Funespaña, la sociedad que gestiona los cementerios de Madrid, intentó presentar unas cuentas de 2015 en las que contemplaba la devolución a los socios de 47,7 millones de euros existentes en caja, por lo que le correspondería la mitad. Eso supondría vaciar la empresa justo antes de que revierta al sistema público. En un consejo de administración el pasado 30 de diciembre, el ayuntamiento no aceptó la formulación de las cuentas propuestas por Mapfre y obligó a reformularlas. El viernes 29 de abril hay prevista una junta extraordinaria de accionistas para tratar el asunto.

Para comprender la historia de la privatización de la funeraria de la capital hay que desempolvar la hemeroteca y rastrear en la geneaología del PP de Madrid. E incluso más atrás. En 1966, el ayuntamiento crea la Empresa Mixta de Servicios Funerarios (EMSF) y le da la gestión de los funerales y tanatorios (no de los cementerios) durante 50 años.

Funespaña "invirtió 1,2 millones de euros y a cambio ha obtenido 64,6 millones", según el ayuntamiento

En 1985, la EMSF pasa a gestionar también los cementerios y en 1990, tras una enorme inversión pública, se privatiza el 49% de la sociedad. Fue entonces cuando Funespaña se quedó por 100 pesetas (60 céntimos de euro) con el 49% de la empresa y pasó a encargarse de la totalidad de la gestión. La privatización se eternizó en los juzgados, hasta que 17 años después uno de los concejales que aprobó la operación fue inhabilitado por prevaricación. Funespaña ha sufrido distintos cambios de acciones, aunque ahora es de Mapfre al 97,79%.

Después de esa aportación simbólica, hubo una ampliación de capital en la que Funespaña "invirtió 1,2 millones de euros y a cambio ha obtenido 64,6 millones", según el ayuntamiento. La empresa, que no ha querido hablar para esta información, mantiene que hay que tener en cuenta que la EMSF estaba quebrada y que Funespaña asumió el riesgo de levantarla sin que al ayuntamiento le costase un euro.

El Ayuntamiento de Madrid, de Ahora Madrid, anunció que en septiembre de 2016, cuando acaba la concesión, remunicipalizará el servicio. Y ahí surge la guerra. "Aparentemente, la intención de Funespaña es que se repartan los 47,7 millones de euros que figuran en la partida de los fondos propios 'Otras reservas' antes de que se extinga la sociedad mixta, el próximo mes de septiembre", según fuentes municipales.

Carmena tumba las cuentas de la funeraria con las que Mapfre quería pillar 25 millones

Según el ayuntamiento, durante años la funeraria apenas ha acometido inversiones. Eso ha dejado en un estado deplorable los cementerios municipales. Pero la caja de la empresa está boyante. Según interpreta Mapfre, si se liquida la empresa, se deben repartir los fondos entre los socios. Pero esas cuentas "no reflejan la imagen fiel de su patrimonio", responden desde el consistorio, y pueden interpretarse como un intento de recuperar dinero cuando se extinga la sociedad mixta y pase a ser una empresa municipal.

En el pasado consejo, a finales de marzo, el ayuntamiento tumbó las cuentas que llevó Funespaña. Los delegados del consistorio no aceptaron la formulación de cuentas propuestas por el socio privado. Argumentaron que no tenían en cuenta el déficit de inversiones (23,8 millones de euros) que acordó el anterior consejo. Con esas inversiones, se tendría que haber reducido el patrimonio de la funeraria y por lo tanto el supuesto dinero a repartir. 

Mapfre interpreta que si se liquida la empresa, se reparte la caja entre los dos socios y le toca la mitad

Las cuentas de Funespaña del año pasado valoran en 25,479 millones de euros la cantidad que espera recuperar Mapfre. El ayuntamiento se escuda en los estatutos de constitución de la EMSF, según los cuales, "llegado el momento de su extinción por transcurso del periodo de tiempo por el que esta fue constituida [algo que se cumple el 15 de septiembre de 2016] todo su activo revertirá al Ayuntamiento de Madrid sin que el accionista privado tenga derecho a cuota de liquidación alguna". Fuentes del equipo de Ahora Madrid añaden: "En los estatutos de la sociedad no se indica el modo en el que se producirá la liquidación de los activos netos y la amortización del capital privado, una vez que finalice el periodo de duración de las actividades sociales de la sociedad, lo cual dependerá de los acuerdos que, a este respecto, alcancen los accionistas público y privado". Es decir, que en los estatutos no hay prevista compensación y creen que dar dinero a Mapfre podría llegar a ser considerado prevaricación.

Mapfre considera en sus cuentas que estas disposiciones "van contra la legislación mercantil vigente" porque "supone la supresión del legítimo derecho del titular del 49% del capital social". Lo previsible es que el caso acabe en los tribunales. La remunicipalización ha sido una de las banderas del concejal de Economía, Carlos Sánchez Mato, muy crítico con el sistema de privatizaciones llevado a cabo por el PP durante años, lo que, afirma, solo han blindado los beneficios privados. El contrato de la M-30 es otro de los ejemplos que esgrime a menudo como beneficio para las empresas en contra del ayuntamiento.

"Funespaña ha recuperado sobradamente la inversión realizada en la EMSFM", señalan fuentes municipales

El acuerdo por el que Funespaña entró en los servicios funerarios, de 1993, era extremadamente ventajoso para la empresa privada, según interpreta Ahora Madrid. Funespaña se quedaba con el 20% de los beneficios antes de impuestos sin tener obligación de gastos o inversiones. Ese 20% de beneficios no incluía los sueldos de los directivos de la empresa mixta, que eran designados por Funespaña -el director gerente durante décadas está imputado por prevaricación-. "La remuneración consistente en el 20% del beneficio" por "la mera dirección estratégica" es semejante a "un dividendo mínimo obligatorio, exclusiva y preferentemente atribuible al socio privado". 

Este sistema de gestión ha llevado a que la EMSF haya destinado a dividendo la mitad de sus beneficios aproximadamente, salvo durante los últimos años, por la crisis y a petición del Ayuntamiento de Madrid, que decidió reforzar la caja de la empresa para futuras inversiones. Por eso el ayuntamiento considera que Funespaña ha cubierto con creces sus expectativas, al recibir el 20% de los beneficios más cuantiosos dividendos, por lo que ahora no tiene derecho a más. "Funespaña ha recuperado sobradamente la inversión realizada en la EMSFM", concluyen fuentes municipales.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios