DE CARA A LA próxima JUNTA GENERAL

Florentino Pérez ajusta cuentas con 'los Albertos' en el consejo de ACS

Los primos disponen de tres sillones en el máximo órgano de gobierno de la constructora, y su participación accionarial se ha reducido en los últimos años al 5%

Foto: El presidente de ACS, Florentino Pérez (c), durante una junta de accionistas. (EFE)
El presidente de ACS, Florentino Pérez (c), durante una junta de accionistas. (EFE)

El año pasado, les tocó a los March, y esta vez llega el turno de ‘los Albertos’. Florentino Pérez quiere ajustar también la representación que los célebres primos poseen en el consejo de administración de ACS desde el año 2003, cuando su participación financiera alcanzaba niveles casi tres veces superiores a los actuales. Cortina y Alcocer cuentan ahora con tres consejeros como apoderados de tan solo un 5,5% del capital. Todo ello dentro de un órgano de gobierno formado por 18 miembros, sin duda uno de los ‘sanedrines’ más numerosos de todos los que conviven en el selectivo club de las grandes sociedades cotizadas del Ibex.

El todopoderoso dirigente empresarial no está dispuesto a que nadie se confunda pensando que su doble avatar como presidente del Real Madrid pueda distraerle de su labor al frente de ACS. Florentino Pérez ya dejó claro al juez de la Púnica, Eloy Velasco, que la dedicación dispensada al club de sus amores (y de sus dolores) es tan escasa que ni siquiera utiliza el despacho instalado en las oficinas del Estadio Santiago Bernabéu. Lo que de verdad le ocupa y preocupa es la constructora, donde ha sentado sus verdaderos reales como primer accionista después de que los dos principales socios de referencia, la Corporación Financiera Alba y la Corporación Financiera Alcor, se hayan ido desenganchando estos últimos años del capital del grupo.

En el caso de ‘los Albertos’, la propia denominación de origen con que se hicieron célebres los exmaridos de las Koplowitz empieza a estar un poco en desuso. La proyección de los negocios particulares de Cortina ha supuesto un cierto ‘divorcio’ con Alcocer, que se ha puesto claramente de manifiesto en la configuración del nuevo 'holding' financiero africano creado en torno al nuevo Banco de Dakar. Esta situación facilita la tarea de Florentino Pérez a la hora de persuadir a sus socios para que cedan voluntariamente alguno de los puestos que, en puridad, ya no les corresponden dentro del consejo de administración de ACS.

Cortina y Alcocer tienen una participación en ACS equivalente a la del grupo turístico Iberostar, que solo cuenta con un vocal en el consejo de administración

La situación es tanto más evidente si se observa lo ocurrido en el caso de los March, cuya participación accionarial también se ha ido diluyendo paulatinamente, aunque todavía se sitúa prácticamente en el doble que la de ‘los Albertos’. La Corporación Financiera Alba tiene ahora un 11,7% de ACS, frente a más del 22% que llegó a atesorar en 2007. Los March se desengañaron de algunas de las aventuras empresariales del grupo presidido por Pérez, sobre todo a raíz de la batalla y posterior derrota en Iberdrola, lo que ha dado lugar a un programa de diversificación de riesgos con un nuevo y más surtido mapa de inversiones industriales a través de su 'holding' financiero.

La dimisión de Juan March de la Lastra, actual presidente de Banca March, como consejero de ACS marcó un punto de inflexión en las relaciones con la Corporación Financiera Alba. La salida del hijo de Carlos March se produjo en noviembre de 2014 y estuvo después acompañada por el cese del catedrático y director de Cunef, Álvaro Cuervo, uno de los consejeros independientes de mayor antigüedad en ACS, pero que ha mantenido siempre una exquisita relación profesional con la Corporación Financiera Alba. En la actualidad, el brazo financiero de los March está representado en el consejo de la constructora por Pablo Vallbona, en calidad de vicepresidente, y por Santos Martínez-Conde.

Fotografía de archivo de los empresarios Alberto Alcocer (i) y Alberto Cortina. (EFE)
Fotografía de archivo de los empresarios Alberto Alcocer (i) y Alberto Cortina. (EFE)

Los March han cedido, por tanto y de manera oficial, uno de sus tradicionales sillones en la constructora, que bien podrían ser dos a criterio de los observadores más suspicaces. En todo caso, su actual posición de gobierno está más ajustada a su participación menguante en el capital de ACS, lo que contrasta y deja en evidencia a ‘los Albertos’, cuyos poderes en el consejo están muy por encima de la proporción que teóricamente les corresponde por su participación accionarial. Cortina y Alcocer tienen ahora un paquete equivalente, si acaso algo menor, al que posee Iberostar en ACS, pero mientras el grupo turístico balear cuenta con un solo cargo de consejo, los primos están pertrechados con tres representantes a su nombre.

Lo más lógico en estas condiciones sería que dos de los vocales de Corporación Alcor cesaran durante la próxima junta de accionistas de ACS, si bien el detalle concreto del ajuste dependerá de la cortesía que finalmente quiera dispensar Florentino Pérez a sus distinguidos socios. Ninguno de los tres hombres de ‘los Albertos’ renovaron su mandato el pasado año, por lo que cualquiera podría dejar ahora el consejo de la compañía. La relación profesional y la mayor o menor vinculación que mantienen estos profesionales con uno y otro primo constituyen un aspecto básico para determinar la identidad de los nominados a abandonar el feudo que domina Florentino Pérez.

El expresidente de Indra Javier Monzón es el que tiene más papeletas para dejar ACS, dada su escasa relación profesional con 'los Albertos'

Los tres consejeros que podrían resultar afectados por los cambios son Javier Echenique, Manuel Delgado y Javier Monzón, si bien es este último quien tiene más papeletas, dado el escaso contacto que el expresidente de Indra mantiene a día de hoy con ‘los Albertos’. Monzón llegó a ACS como resultado de la propia relación societaria que Cortina y Alcocer tuvieron como partícipes en la privatización de Indra, allá por el año 1999. Pocos años después, los dos inversores vendieron las acciones de la empresa tecnológica que habían adquirido a través del Banco Zaragozano y abandonaron el consejo de administración en el que se sentaba Alberto Alcocer.

Javier Echenique, antiguo directivo del BBVA, cuenta todavía con estrechos lazos profesionales con ‘los Albertos’, a quienes también representa en el consejo de administración de la empresa papelera Ence; en tanto que Manuel Delgado es uno de los abogados penalistas más cercanos y de mayor confianza que vienen trabajando desde hace años para los dos financieros. Además, Echenique es miembro de la comisión ejecutiva de ACS, en tanto que Delgado participa en el comité de nombramientos y retribuciones. Monzón ha trabajado siempre en la constructora como ‘consejero raso’, por lo que su cargo de dominical es ahora el más sencillo de amortizar.

Si no se produjera ninguna sustitución, ACS podrá reducir sin más el número de administradores y acercarse al máximo de 15 consejeros que recomienda la CNMV. En caso contrario, cabe la posibilidad de buscar un relevo para cubrir la cuota mínima del tercio de independientes que recomiendan los códigos de gobernanza y que la constructora tampoco cumple en el momento actual. Sea como fuere, Florentino Pérez tiene una buena ocasión para congraciarse con los inversores más exigentes y ganar algún puesto en la clasificación de esa ‘liga bursátil’ por el buen gobierno donde su grupo sigue siendo uno de los grandes farolillos rojos del Ibex.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios