PONE A CERO SU RIESGO SOBRE LA EMPRESA DIRIGIDA POR GALÁN

ACS da por concluido su asalto a Iberdrola tras cancelar el contrato de recompra de acciones

ACS quiere pasar página a su ruinosa inversión en Iberdrola, que el año pasado le costó unas pérdidas de 1.926 millones y que ha estado a

Foto: ACS da por concluido su asalto a Iberdrola tras cancelar el contrato de recompra de acciones
ACS da por concluido su asalto a Iberdrola tras cancelar el contrato de recompra de acciones

ACS quiere pasar página a su ruinosa inversión en Iberdrola, que el año pasado le costó unas pérdidas de 1.926 millones y que ha estado a punto de llevarse por delante a todo el grupo de construcción, servicios e infraestructuras. La compañía presidida por Florentino Pérez canceló el pasado lunes 25 de febrero el contrato de derivado suscrito en julio de 2012 con Société Générale sobre el 8,25% del capital de la eléctrica y que le permitía disponer de esas acciones durante los tres próximos años.

Así lo indica la propia ACS en el informe de las cuentas anuales del pasado jercicio, en el  que detalla las numerosas operaciones de refinanciación llevadas a cabo para limpiar su balance. El holding hace referencia a la modificación llevada a cabo el 21 de diciembre en contrato prepaid forward o venta futura convenido por Residencial Monte Carmelo S.A., filial del Grupo ACS, con Société Générale por el 8,25% del grupo presidido por Ignacio Sánchez Galán (492.545.762 acciones), que pasó a ser liquidable exclusivamente en acciones (antes podía serlo en dinero).

Fruto de esa modificación, ACS contabilizó la desinversión de 493 millones de acciones de Iberdrola y canceló el pasivo ligado a esta operación por importe de  1.606 millones de millones. Es decir, se quitó la deuda vinculada a esa inversión, con el objetivo de que Deloitte le obligará a provisionar la millonaria pérdida contra resultados. Ahora, “esta operación ha quedado definitivamente cancelada el 25 de febrero de este año”, explica ACS, que también ha anulado el préstamo de acciones vinculado a esa compleja operación de derivados por la que la CNMV le obligó a enviarle tres hechos relevantes para explicarla con un mínimo de claridad. 

Con esa transacción, ACS había cancelado un crédito sindicado liderado por BBVA, cuyas garantías eran las propias acciones de Iberdrola. Dicha financiación lleva acompañada la existencia de un ratio de cobertura sobre el valor de mercado de los títulos de la eléctrica, de tal forma que, de nomantenerse, podría ser motivo de ejecución de la prenda constituida.  Para evitar que eso sucediese, Florentino Pérez llegó al citado acuerdo con Société Générale para montar esa enrevesada estructura por la que conseguía dar de baja el préstamo de 1.605 millones.

Ese mismo 21 de diciembre, la constructora decidió que el contrato equity swap suscrito con Natixis por 1.434,2 millones de euros y que tiene como subyacente un total de 277.971.800 acciones de Iberdrola, un 5% del capital, fuese liquidable en acciones o en dinero a opción de ACS. Hasta el último cambio, el realizado el 27 de julio cuando eliminó los margin call que le obligaban a poner más garantías cuando las acciones de la eléctrica caígan, la liquidación de la posición solo era en acciones. El vencimiento de este derivado es en marzo de 2015. ACS ya solo tiene un 1,22% de Iberdrola.

Menos deuda contable

Estas variaciones contables le han permitido no tener que consolidar la deuda vinculada a esos dos vehículos y que ascienden a cerca de 3.500 millones de euros. Esa cantidad es vital para la constructora, ya que le permite maquillar sus ratios financieros medidos por la relación entre su apalancamiento y el beneficio operativo. De hecho, ACS asegura en sus cuentas que su deuda ha descendido un 46%, hasta los 4.952 millones, gracias a los ajustes indicados anteriormente, que han reducido a cero el riesgo vinculado a Iberdrola.

Además, el grupo participado por la familia March y los Albertos sigue sin contabilizar los 3.023 millones de préstamos relacionados con los proyectos concesionales “mantenidos para la venta”. En concreto, los relacionados con las actividades de energías renovables (2.170 millones), los de líneas de trasmisión y desaladoras (238 millones) y los de infraestructuras de transportes (600 millones).

Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios