El Banco de España mantiene el desafío al PNV por el fondo de reserva de Kutxabank
  1. Empresas
LINDE DECIDIRÁ SI HAY ACCIÓN CONCERTADA

El Banco de España mantiene el desafío al PNV por el fondo de reserva de Kutxabank

El Banco de España ha mantenido en la redacción final de la circular de fundaciones bancarias una definición claramente aplicable de Kutxabank que le puede obligar a dotar un fondo de 700 millones

placeholder Foto: El presidente de Kutxabank, Gregorio Villalabeitia. (EFE)
El presidente de Kutxabank, Gregorio Villalabeitia. (EFE)

La aprobación de la circular de fundaciones bancarias ha provocado una interpretación opuesta entre el Banco de España, por un lado, y Kutxabank y el PNV (que controla las tres cajas dueñas de la entidad), por otro. La redacción de la norma es, a priori, claramente aplicable a la situación de la entidad vasca, según fuentes del supervisor, lo que supondría determinar una acción concertada que les obligaría a dotar un fondo de reserva de unos 700 millones o a vender el 50% del capital, como tendrán que hacer Unicaja o Ibercaja. Sin embargo, el texto se ha suavizado un tanto y en el País Vasco sostienen que no hay ninguna concertación, por lo que la norma no les es aplicable y solo tendrá que dotar el fondo BBK, ya que controla el 57% del banco, por unos 250 millones.

Este enfrentamiento viene de lejos. Las fuentes citadas de la formación nacionalista aseguran que llegaron a un pacto con el PP por el que podrían acogerse a un 'truco' para escapar de la norma general -impuesta por Bruselas-, que obliga a las antiguas cajas a dotar un fondo de reserva para eventuales déficits de capital futuros en el banco o a vender más del 50% del capital, normalmente mediante una salida a bolsa. Dicho 'truco' era no considerar la participación de las tres cajas vascas (BBK, Kutxa y Vital) de forma conjunta, sino independiente. De esta forma, la única que se pasa del 50% es la caja vizcaína, que tiene el 57% frente al 32% de la guipuzcoana y al 11% de la alavesa.

Sin embargo, el Banco de España echó por tierra esa pretensión con un proyecto de circular elaborado a finales de 2014 cuya redacción parecía hecha 'ad hoc' para considerar que la actuación de las tres cajas vascas debe considerarse concertada (no hay ninguna otra entidad a la que pueda aplicársele) y, por tanto, deben cumplir las mismas obligaciones que el resto de las nuevas fundaciones bancarias. Esto puso en pie de guerra al PNV, que exigió al Gobierno que mantuviera sus compromisos. Pero la disputa no se ha resuelto con el texto definitivo de la circular publicado el viernes en el BOE, que permite interpretaciones contrapuestas.

La literalidad del texto legal dice: "A los efectos de la presente norma, se entenderá por actuación concertada entre distintas fundaciones con participación en una misma entidad de crédito la existencia entre ellas de acuerdos o pactos estatutarios o parasociales, ya sean expresos o tácitos, verbales o escritos, que, aun permitiendo la emisión ocasional de votos contrapuestos en aspectos concretos de la gestión de la entidad participada, supongan la asunción de criterios comunes básicos de carácter estratégico sobre su dirección".

Un texto que, a primera vista, parece claramente aplicable a las tres cajas vascas, que controlan de forma conjunta los criterios básicos estratégicos de Kutxabank. De hecho, incluso la norma incide en que no vale con que ocasionalmente voten de forma distinta en algún asunto concreto para dejar de considerarse acción concertada. De hecho, uno de los planteamientos de hace un año era que BBK podía vender ese 7% de exceso a sus dos socios, algo que sería muy difícil no considerar concertación.

Suavizado, pero en manos de Linde y del BCE

Es cierto que la redacción definitiva suaviza un tanto la original, que iba todavía más lejos al decir que "salvo prueba en contrario, se presumirá la existencia de actuación concertada de las distintas fundaciones que mantengan participación en una misma entidad de crédito, en los casos en que aquellas provengan de la transformación de cajas de ahorros que hubieran suscrito en el pasado un acuerdo para la realización conjunta de su actividad financiera a través de la propia entidad de crédito participada o de otra que hubiera resultado absorbida por ella".

La versión final permite que no se considere acción concertada si los protocolos firmados no están en vigor, cosa que ocurre con las cajas del País Vasco

En la versión final, se permite que no se considere acción concertada si esos protocolos firmados en el pasado ya no están en vigor, cosa que ocurre en el caso de las cajas del País Vasco, según las fuentes consultadas. Por tanto, ya no es automática esta calificación en Kutxabank, pero sigue dejando la decisión en manos del supervisor: fuentes cercanas al Banco de España coinciden con esta interpretación y consideran que, si el gobernados Luis Linde quiere, no tiene ningún obstáculo legal para considerar que hay actuación concertada en Kutxabank y para aplicarle las obligaciones del resto del sector.

Aquí hay otro elemento que se debe tener en cuenta: la actitud del BCE. El supervisor único europeo se opone a la existencia de excepciones y regímenes especiales a la hora de aplicar las normas bancarias, y coincide con la Comisión Europea en la necesidad de despolitizar las antiguas cajas de ahorros para evitar repeticiones de los desastres provocados en la burbuja por una gestión que atendía más a criterios políticos que económicos.

No a salir a bolsa, en todo caso fondo de reserva

En todo caso, tanto en el PNV como en la entidad hay tranquilidad absoluta tras la publicación de la norma. Consideran que no cumplen los requisitos para que haya acción concertada porque los protocolos citados ya no existen y porque cada caja actúa de forma independiente en el consejo de Kutxabank. Asimismo, siguen confiando en la vigencia del acuerdo alcanzado con el PP.

La sustitución de Mario Fernández por Gregorio Villalabeitia en la presidencia ha acabado con las veleidades de salir a bolsa del primero para ratificar el control de la entidad por las autoridades políticas de Euskadi. Lo cual descarta totalmente esta opción y, en caso de que el Banco de España se ponga farruco con la acción concertada -instado previsiblemente por el BCE-, se decantarían por dotar el fondo de reserva. Algo que tampoco sería dramático, ya que la entidad tendría que dotar unos 700 millones y tenía un superávit de capital de 2.300 millones en 2014 (es la entidad más solvente de las españolas supervisadas por el BCE), según los test de estrés.

Kutxabank Banco de España PNV Luis María Linde
El redactor recomienda