Los Lara, el Planeta y el fantasma del padre de Hamlet
  1. Empresas
El grupo facturará 3.000 millones, un 10% más

Los Lara, el Planeta y el fantasma del padre de Hamlet

La presentación del 64º premio Planeta, dotado con 601.000 euros, el mayor en lengua española, quedó ayer impregnada del espíritu de Lara, un editor al estilo de ciudadano Kane pero a la española

placeholder Foto: El presidente del grupo Planeta, José Creuheras. (EFE)
El presidente del grupo Planeta, José Creuheras. (EFE)

Nunca alguien que no acudió había estado tan presente. Ayer se celebró la primera rueda de prensa del premio Planeta tras el fallecimiento de José Manuel Lara pero el expresidente fue tan relevante como el fantasma padre de Hamlet, que sale en el primer acto y desencadena todos los acontecimientos. Incluso algunos periodistas hicieron las mismas preguntas que hacían al padre, esperando las mismas respuestas por parte del hijo: José Lara, a su vez consejero delegado del grupo editorial. Y lo consiguieron, vive Dios, como cuando preguntaron por la independencia de Cataluña y los herederos mantuvieron los designios del finado de cambiar la sede del grupo en caso de secesión.

El propio hijo invocó en diversas intervenciones la figura del progenitor. La más emocionante, cuando adelantándose a la tradicional cena de hoy en la que se entrega el premio Planeta aseguró: "Seguro que vendrán ministros, presidentes, autores, empresarios... y quiero pensar que mi padre estará también allí". Y puede que aparezca. Después de todo, fue como si José Manuel Lara siguiese en la rueda de prensa, al menos permaneció en la mente de todos. Incluso se proyectó un emocionante vídeo en su memoria.

Lara, un editor al estilo de ciudadano Kane pero a la española, queda en el imaginario colectivo como una figura más grande que la vida, como se dice en los seriales. Y sus hijos, los naturales -José Lara- y los empresariales -José Creuheras, presidente del grupo- quedaron atrapados ayer en esa situación, los dos visiblemente emocionados. La presentación del 64º premio Planeta, dotado con 601.000 euros, el mayor en lengua española, quedó ayer impregnada del espíritu del empresario.

Los periodistas de cultura quedaron un tanto decepcionados. Echaron de menos la figura del editor que entraba a todos los trapos. “Estos parecen banqueros”, se quejaba uno. Pero es que lo son. Creuheras estuvo detrás de una de las operaciones más brillantes de Lara y de Planeta, la venta del 10% de Telecinco en 2001 con fantásticas plusvalías. Esa transacción fue precisamente la base del imperio multimedia de los Lara: la compra primero de Antena 3 y luego de La Sexta. Y lo mismo se puede decir del hijo, José Lara, quien se ganó los galones de consejero delegado refinanciando los 650 millones de deuda de Planeta. Es lo que acostumbra a pasar cuando se van los grandes empresarios. Ellos construyen los imperios pero detrás llegan los financieros para apuntalar lo que levantaron los emprendedores.

Un buen año

Tras la rueda de prensa, Creuheras definió 2015 como un buen año para Planeta. Los responsables del grupo prevén un volumen de negocio de más de 3.000 millones, un 10% más que en el año anterior, y un beneficio bruto de 310 millones, superior en un 25% al pasado ejercicio gracias al buen comportamiento de los libros, de la televisión y del nuevo negocio de la formación 'online'.

“La deuda se encuentra estabilizada en 650 millones”, manifestó Creuheras. También detalló que el 45% del negocio proviene de los medios de comunicación: Planeta es el propietario del 46% del grupo Atresmedia y de diarios como 'La Razón'. Fieles a los designios del padre, los hijos mantuvieron la última operación que diseñó José Manuel Lara antes de morir: crear una sociedad para tomar una participación en 'El Periódico de Catalunya', una inversión de cuatro millones formalizada al margen del grupo pero con el mismo espíritu que siempre ha mantenido Planeta.

​En la memoria de todos

La persona de José Manuel Lara estuvo en la memoria de todos. No hubo un miembro del jurado que no glosara su figura. Quizá la mejor síntesis la hizo Juan Eslava Galán, elogiando la figura de Lara Bosch al definirlo como fruto de un matrimonio en el que el viejo Lara entendía de números y su esposa Teresa sabía de libros, y “José Manuel fue el resultado felicísimo de ambas sensibilidades".

Y esas dos sensibilidades son la síntesis perfecta del grupo Planeta y del Premio Planeta: dinero y libros, libros y dinero. El espíritu de Lara Bosch podrá sentirse satisfecho, esté donde esté.

José Manuel Lara Grupo Planeta Premio Planeta José Creuheras
El redactor recomienda